Por: Krisia Chacón Jiménez.   14 junio
La institución se fijó el norte de incorporar tecnología de punta tanto en el servicio al cliente como en la administración del negocio. Para esto invertirá $1.750.000. Foto: Rafael Murillo.
La institución se fijó el norte de incorporar tecnología de punta tanto en el servicio al cliente como en la administración del negocio. Para esto invertirá $1.750.000. Foto: Rafael Murillo.

La Asociación de Servicios Médicos para el Bien Social (Asembis) se fijó la meta de ofrecer medicina de forma vanguardista y, al mismo tiempo, asequible.

Con una inversión de más de $1 millón, el centro médico apostará por el desarrollo de lentes digitales, la incorporación del expediente digital, el uso de inteligencia artificial (IA) para atención al cliente y la aplicación de la telemedicina.

Las iniciativas pertenecen al proceso de innovación que vive la asociación y al deseo de llevar los beneficios de la tecnología a las personas de escasos recursos.

Para financiarse, la organización obtuvo un crédito del laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID Lab).

Para todos

Asembis tiene 13 sucursales en el país con énfasis en servicios médicos como oftalmología, imágenes médicas, audiología, laboratorio, cardiología, cirugías, dermatología y medicina general.

"Lo que puede cambiar el proceso de salud me parece que va a estar ligado a la tecnología, dispositivos móviles y atención a distancia, siempre y cuando el servicio médico así lo amerite”. Edwin Contreras, gerente general de Asembis.

La institución se fijó el norte de incorporar tecnología de punta tanto en el servicio al cliente como en la administración del negocio. Para esto invertirá $1.750.000.

El primer paso que dará el centro médico es renovar la maquinaria para la elaboración de anteojos. Con la compra de un equipo especializado, Asembis podrá ofrecer lentes digitales. Esto quiere decir que el proceso de fabricación de las gafas estará a cargo de una computadora que procesará toda la información del paciente y la usará para crear lentes con mayor precisión, que ayuden a obtener una mejor definición de los colores y con mejoras en la visión nocturna.

Esta tecnología mejorará las condiciones de uso y de adaptación de la vista de los clientes.

“Uno de los efectos más importantes es que estos lentes serán asequibles a la población y no un lujo”, afirmó Edwin Contreras, gerente general de Asembis.

Además, la firma también invertirá en programas para el uso de expediente médico digital, atención al cliente con IA, a partir de chatbots, y una central telefónica automatizada, así como en la inteligencia de negocios.

El expediente digital será sincronizado en tiempo real en todas las sucursales de Asembis. Esto significa que los pacientes tendrán su información médica resguardada y podrá ser consultada por los diferentes especialistas.

El software de inteligencia de negocios no solo permitirá obtener estadísticas y métricas del funcionamiento de la empresa, sino también información a través de indicadores médicos. Estos últimos posibilitarán asignar servicios médicos, tratamientos y especialidades a localidades con mayores necesidades.

Una innovación que revolucionará los servicios de salud, según Contreras, es la telemedicina.

En Asembis trabajan en el desarrollo de aplicaciones que sirvan para atender poblaciones rurales y personas con problemas de movilidad.

“Los dispositivos móviles y la innovación que trae toda la cobertura en las redes, la proyección de 5G, facilitarán compartir información en tiempo real y no solamente una videollamada, sino también compartir datos como la presión arterial”, acotó el gerente.

El proyecto de telemedicina está en proceso de diseño. Luego será necesario efectuar planes piloto para valorar la aceptación del servicio, la definición de las zonas en donde operará y las regulaciones necesarias por parte del Ministerio de Salud.

Los fondos que recibió Asembis por parte del BID Lab se aprobaron luego de que la entidad financiera estudiara el caso de la institución.

El BID busca organizaciones que toquen problemas mundiales, en este caso el acceso a la salud a precios asequibles.

La aprobación del dinero se dio en marzo de este año y se espera que todos los proyectos estén completados para el 2021.

“Necesitamos un unicornio de Costa Rica”

Entrevista con Irene Arias, CEO de BID Lab.

La digitalización de las economías abre grandes oportunidades para la innovación y el desarrollo de nuevos productos que contribuyan a la resolución de conflictos mundiales.

Precisamente este el objetivo del BID Lab: apoyar a empresas y emprendimientos mediante capacitaciones y capital semilla para que incorporen soluciones novedosas e inclusivas al mercado.

En EF conversamos con Irene Arias, CEO de esta organización, quien profundiza en su visión de Latinoamérica y Costa Rica en términos de oportunidades y potencial disruptivo.

—¿Cuáles son las características que busca el BID Lab para invertir en proyectos?

—Impacto, escalabilidad e innovación. Nuestro propósito es la innovación para la inclusión y mucho lo apalancamos con tecnología.

"Un ejemplo son los servicios financieros. Aquí las fintechs irrumpen en poblaciones donde los bancos no han logrado llegar.

“Estamos buscando asociarnos con innovadores en la región; con startups que están arriesgando para buscar nuevas formas de dar soluciones a personas vulnerables a quienes hasta hoy estos servicios no les llegan de manera rentable”.

¿Cuánto dinero tiene BID Lab para invertir en Costa Rica?

—A nivel regional invertimos alrededor de $85 millones al año: una parte en forma de búsqueda para probar nuevos conceptos y desarrollar capacidades que todavía no se pueden monetizar y, la otra, en forma de capital emprendedor en etapa temprana.

"En Costa Rica tenemos 11 proyectos activos. Al mismo tiempo tenemos fondos de capital emprendedor en Costa Rica, como Carao Ventures, que apoyan emprendedores también de otras partes de la región.

“En nuestro rol no es tan importante la parte del financiamiento como el aspecto de conexiones y conocimiento”.

—¿Han identificado las características que tiene Costa Rica como hub de innovación?

—En Costa Rica tenemos ya bastante habilidades digitales y del futuro. Costa Rica es conocido como un país que ha logrado, con el apoyo con Cinde, atraer empresas multinacionales y eso es una plataforma increíble para entrenarse en las necesidades laborales del futuro.

—¿Por qué es tan importante invertir en emprendimientos y en nuevas ideas pese a los riesgos financieros?

—El mundo se está moviendo exponencialmente en la emergencia de soluciones que no nos hubiéramos imaginado hace unos años. Es un mundo donde estamos en la etapa del acceso, experiencia, poder computacional infinito, la abundancia de datos que, con una buena analítica, puede generar soluciones mucho más potentes...

"Queremos aprovechar eso y es riesgoso. Por eso, primero, es necesario hacer pruebas y, como laboratorio de innovación, queremos correr esos riesgos con los emprendedores.

"La otra cara de la moneda es que la región está muy rezagada. Todavía hay muy poco que se invierte en esto, y la región sufre de una falta de productividad en los sectores tradicionales tremenda; es el talón de Aquiles.

"Si logramos que se invierta lo principal en infraestructura de telecomunicaciones, en crear las condiciones, estos emprendimientos pueden escalar y lograr soluciones en la falta de competitividad que ha sufrido Latinoamérica en tanto tiempo.

"Hace falta cambiar la mente en los inversionistas y de las redes que se podrían convertir en capital ángel; eso ayudaría mucho.

“La región ya tiene 18 unicornios. Hasta hace unos pocos año había solo cinco. Necesitamos uno de Costa Rica y que eso ayude a otros a emprender”.

Irene Arias es la CEO del BID Lab, entidad que tiene como objetivo brindar apoyo en capacitaciones y financiamiento para emprendedores. Foto: Cortesía BID Lab.
Irene Arias es la CEO del BID Lab, entidad que tiene como objetivo brindar apoyo en capacitaciones y financiamiento para emprendedores. Foto: Cortesía BID Lab.