Por: Krisia Chacón Jiménez.   24 septiembre
Cuando se habla de IA en los teléfonos, se hace referencia a los chipsets o popularmente conocidos procesadores, que trabajan con redes de procesamiento neuronal directamente en el dispositivo. Foto: Google para EF.
Cuando se habla de IA en los teléfonos, se hace referencia a los chipsets o popularmente conocidos procesadores, que trabajan con redes de procesamiento neuronal directamente en el dispositivo. Foto: Google para EF.

¿Qué es un teléfono inteligente o smartphone? Hasta hace poco menos de dos años usábamos ese término para referirnos a los celulares con conexión a Internet y con aplicaciones móviles. Hoy, esto no es suficiente.

Un verdadero smartphone es el que puede tomar decisiones por sí mismo gracias a la incorporación de la Inteligencia Artificial (IA). Esta es una de las fuertes tendencias entre los fabricantes de celulares.

¿Sabe usted si su teléfono tiene IA? ¿Conoce para qué sirve esta tecnología y cómo puede aprovecharla?

Cuando se habla de IA en los teléfonos, se hace referencia a los chipsets, popularmente conocidos procesadores, que trabajan con redes de procesamiento neuronal directamente en el dispositivo.

Una red neuronal tiene como objetivo imitar el funcionamiento del cerebro humano. Cuando se equipa a un dispositivo con estas redes puede detectar patrones, aprender –machine learning– e incluso tomar decisiones para hacer más eficiente el rendimiento de las diferentes aplicaciones.

Entre los ejemplos de cómo beneficia el IA en los dispositivos se encuentran: mayor rendimiento de batería, tomas de mejores fotografías en modo automático según el objeto que tiene al frente, más rapidez, seguridad y personalización.

El 80% de los teléfonos que se vendarán en el 2022, estarán equipados con IA, según proyecciones de la firma especializada Gartner.

¿De qué me sirve?

El impacto de la IA en el celular puede ser percibida conforme se utiliza el dispositivo, debido a que las redes neuronales comprenden paulatinamente los hábitos de los usuarios para facilitar la navegación.

Por ejemplo, si usted todas las mañanas lo primero que hace es revisar las noticias de Costa Rica, el dispositivo le dará prioridad a esos contenidos para que sea más fácil acceder a ellos, incluso le hará recomendaciones de medios de comunicación. Si usted frecuentemente llama a su madre a las 10:00 a.m. y un día olvidó hacerlo, el dispositivo le recomendará que se contacte con ella a esa hora.

El uso de la IA ayuda a mejorar la experiencia de acuerdo con el perfil de cada persona. El teléfono se convierte en una especie de “yo digital” que actuará como usted lo haría, pero de forma autónoma.

La clave para que la IA se convierta en una experiencia útil para el usuario está en el constante entrenamiento.

La capacitación continua en los teléfonos inteligentes, también mejorarán la precisión del reconocimiento de voz, al tiempo que comprenderán de forma acertada las intenciones específicas del individuo.

“Cuando un usuario dice ‘el clima es frío’, dependiendo del contexto, su verdadera intención podría ser pedir una chaqueta en línea o subir la temperatura del aire acondicionado. La comprensión del lenguaje natural hará que el teléfono pueda brindarle al usuario lo que realmente necesita”, explica Gartner en su reporte 10 usos para teléfonos inteligentes con Inteligencia Artificial.

Los celulares también se vuelven más rápidos en el procesamiento de información, debido a que ya no dependerán de estar conectados en la nube para dar respuestas.

Por ejemplo, cuando una persona le dice a su dispositivo “Oye Siri” o “Hey Google”, la terminal tiene que conectarse a la nube para dar respuesta. Con la incorporación de IA en el chipset, esto ya no será necesario debido a que el celular estará capacitado para atender los requerimientos de su dueño.

Lo mismo sucede con la privacidad de los datos. Una ventaja de la IA incorporada en el teléfono es que muchos de los datos ya no tienen que ir a servidores externos para ejecutar una acción, sino que la información se queda resguardada en la terminal.

“Se trata de una inteligencia innata, tan fluida que trae un nuevo nivel de experiencia para los usuarios y tan eficiente que logra cambiar nuestro mundo,” comentó Amikam Yalovetzky, gerente de ventas senior para MediaTek Latinoamérica.

Una de las capacidades más notorias de la IA es cuando se utiliza la cámara. El IA trabaja cuando se le aconseja a la persona cuál de todos los modos de captura es el más indicado. En caso de tomarle una foto a una persona, la recomendación automática es el modo retrato, o bien si es a un paisaje, el teléfono resaltará los verdes, azules y amarillos, por ejemplo. Es como tener a un fotógrafo dentro del dispositivo.

También se usa IA para desbloquear el celular o acceder a otras aplicaciones con el sistema de reconocimiento facial.

Marcas se suman a la ola

Ahora más smartphones ofrecen un alto rendimiento, mejores funciones de cámara y eficiencia energética con ayuda de esta tecnología.

“Se trata de una nueva gama que ha ido creciendo aceleradamente llamada: new premium”, según explica MediaTek.

Este concepto se refiere a que los usuarios ya no tienen que gastar altas sumas de dinero para tener en sus manos IA.

El secreto está en los avances y desarrollos tanto de los procesadores como de software que se encargan de gestionar todas las funciones de forma inteligente.

Marcas como MediaTek han desarrollado chipsets con IA como por ejemplo los Helio P22, P60, P70 y P90.

Estos chips están integrados en modelos de celulares como LG Q60, Nokia 5.1 Plus, ZTE Blade V10, Bold N1, OPPO, entre otros.

Precisamente la estrategia de Nokia para ganar mercado en el país es vender terminales a ¢169.000 con características sofisticadas como los es IA desde el procesador.

Esta tecnología es uno de los estandartes de innovación que lleva Huawei, marca que incorporó Inteligencia Artificial desde su teléfono Mate 9 con el procesador Kirin 960.

En los modelos posteriores de la empresa china, la IA no ha faltado. El objetivo principal es, sin interrumpir la experiencia de uso de cada consumidor, aprender cuáles funciones se utilizan en un determinado momento del día, para precargarlas, de forma que el tiempo de respuesta sea mucho más rápido.

En Samsung, las versiones Galaxy S10 y Note 10 cuentan con el chipset de Qualcomm, el Snapdragon 855. Este procesador se apoya de una NPU (Unidad de Procesamiento Neuronal) que efectúa tareas relacionadas con la IA.

La NPU se enfoca en el procesamiento de fotografías. La IA ofrece una función de disparo rápido, que mediante una base de datos alimentada por más de 100 millones de imágenes, es capaz de sugerir posicionamiento y la composición antes de capturar la imagen.

Mientras que el procesador A13 Bionic de Apple aumentará el desempeño de sus nuevos iPhone 11 por lo menos en 20% en comparación con sus antecesores, que incluye, velocidad del procesador, gráficos e IA, aseguró la manzana durante el lanzamiento de sus nuevos productos.

En los últimos años, ningún otro dispositivo recolectó más y mejores datos que nuestros celulares, por esta razón es apostar por la IA significa más rendimiento y conveniencia para el usuario.