Por: Krissia Chacón.   6 agosto
Glovo es una compañía que ofrece entregas a domicilio de cualquier producto que requiera el usuario.
Glovo es una compañía que ofrece entregas a domicilio de cualquier producto que requiera el usuario.

¿Olvidó las llaves de su casa, pero ya está en la oficina? ¿No tiene tiempo para hacer las compras del supermercado?

Cada vez más Costa Rica cuenta con opciones de empresas que hacen entregas a domicilio e incluso ofrecen el servicio de hacer mandados.

El caos vial que existe en el país, así como la necesidad de aprovechar el tiempo en otro tipo de actividades que no sean los quehaceres cotidianos, le han abierto las ventanas a empresas como Go Pato, Glovo y Moovin.

Una encuesta de la Contraloría General de la República en 2015 reveló que el 25% de las personas consultadas y que se movían en la Gran Área Metropolitana (GAM) reportaron haber invertido más de dos horas diarias para llegar a su destino.

Si a esta realidad se le suma el tiempo que se necesita para salir a hacer compras o realizar una tarea simple como movilizar unos documentos, ¿cuánto tiempo pasaría usted en su vehículo, bus o taxi?

El tiempo es un activo cada vez más escaso, y por ende, más valioso para las personas.

Además, las tendencias de movilidad, las compras en línea y los servicios de logística han hecho que los clientes requieran de servicios de entregas eficientes. Este es el caso de Estados Unidos, un mercado que ha madurado en este ámbito en gran parte por el establecimiento de empresas como Amazon.

Enfoque de microzonas

Go Pato es una de las compañías pioneras en Costa Rica en cuanto a ofrecer servicios de entregas.

Los patos comenzaron a operar la startup con la asesoría de la aceleradora Carao Ventures. Su norte fue ofrecer servicios de entregas a domicilio a través de pedidos que les ingresaban por WhatsApp.

Dejar el perro en el veterinario, hacer las compras en el supermecado, movilizar documentos y hasta la entrega de comida que en sus inicios no era catalogada como “exprés” como es el caso de sushi y alitas, son parte de los trabajos que realizan los patos desde 2015.

“Llevamos a nuestros clientes cualquier producto que sea fácil de transportar. Por ejemplo, les llevamos los medicamentos desde la farmacia o hacemos sus compras en el supermercado y les llevamos sus productos hasta la puerta de su vivienda. Somos una empresa costarricense que siempre busca innovar dentro del mercado de la movilidad”, expresó José Navarro, fundador de Go Pato.

Esta firma recibió una inyección de capital por parte de Cuestamoras por lo que ahora sumarán dentro de su oferta la opción de realizar compras bajo el modelo de suscripción y efectuar trabajos tipo ‘concierge’ en residenciales.

Los patos se consolidaron en Cartago, Curridabat y la zona este de la capital; y desde el 1.° de agosto comenzaron a operar en Escazú, Santa Ana y Lindora.

Los servicios de esta firma están habilitados solo dentro de sus microzonas. Por ejemplo: un pato recoge en Tres Ríos y debe entregar en Tres Ríos. Esto para garantizar los tiempos de entrega y calidad del servicio.

Cifras brindadas por Navarro indican que la plataforma cuenta con 40.000 clientes y con más de 350 repartidores en las diferentes zonas.

El gran diferenciador de Go Pato es ofrecer entregas con drones. Este servicio será potenciado de la mano con Cuestamoras. El precio base por los servicios de Go Pato es de ¢1.300.

Startup española

En abril de este año comenzó a operar la startup española Glovo, una firma que opera de forma similar a Go Pato.

Su modelo de negocio es el multidelivery on-demand que le permite al usuario comprar, recibir y enviar casi que cualquier producto dentro de la misma ciudad.

En Glovo se puede solicitar entregas de comida, compras del supermercado, encargar un regalo y con la opción “anything” el cliente puede ordenar prácticamente cualquier servicio de entrega.

La plataforma está disponible en 40 ciudades en el mundo entre las que se encuentran Lima, Perú, Buenos Aires, Argentina y ciudad de Panamá.

En tan solo cuatro meses de operación, Glovo registra más de 30.000 descargas y cuenta con más de 100 repartidores asociados, indicó Toni Riera, gerente país de Glovo para Centroamérica.

Actualmente el servicio está disponible en San José, pero la empresa tiene un plan de expansión para cubrir toda la GAM.

“La nueva ronda de inversión que hemos recibido recientemente de más de $130 millones nos ayudará a expandirnos rápidamente en el país y el continente”, dijo Riera.

La compañía además de atender a los clientes, también está interesada en realizar alianzas comerciales para así asentar su presencia en el país. Según el gerente, están en proceso de cerrar acuerdos con los principales supermercados, farmacias y tiendas de conveniencia para así dar acceso a los ciudadanos a cualquier producto en tiempo récord.

Los precios del servicio de Glovo van desde los ¢650 por entrega.

“Hacemos de todo”

Moovin es una aplicación que opera en el país desde diciembre del 2017 y surge como una necesidad del propio fundador que por motivos de trabajo no disponía de tiempo para realizar tareas simples.

En esta plataforma los clientes pueden solicitar cualquier mandado que requiera comprar, enviar y/o recoger productos.

También realizan todo tipo de trámites que no requieran de la presencia de una persona específica, como por ejemplo hacer depósitos en el banco, envíos, compras en el supermercado o en cualquier tienda, hacer fila para comprar las entradas de un evento e incluso realizar devoluciones y cambios de tallas de prendas.

“Hemos realizado trámites en la embajada y hasta hemos rescatado celulares olvidados”, señaló Javier Núñez, fundador de Moovin.

Moovin ofrece la opción para que el usuario pueda solicitar el servicio directamente desde la computadora y planificar rutas de hasta seis puntos de entrega en un solo servicio. Esta opción resulta atractiva para negocios que desean repartir sus productos en un mismo día.

El servicio está disponible en un horario de 8 a.m. a 12 medianoche todos los días del año, y según Núñez, ya están pensando en ampliarlo a las 24 horas.

Con respecto a los precios, el cliente puede realizar estimaciones a través de la aplicación. El costo mínimo por servicio es de ¢1.000.

Go Pato, Glovo y Moovin ofrecen pago en línea, lo único que hay que hacer es descargar la respectiva aplicación, crear una cuenta e introducir los datos de la tarjeta.

Javier Núñez es el fundador de Moovin, empresa que se dedica a realizar mandados y entregas a domicilio.
Javier Núñez es el fundador de Moovin, empresa que se dedica a realizar mandados y entregas a domicilio.
Logística es la clave del e-commerce

El futuro del retail se vislumbra de la mano de la tecnología. Las decisiones de compra seguirán siendo apalancadas por las facilidades de ordenar y recibir los productos que el cliente necesita.

En Estados Unidos las compras en línea son el pan de cada día. No piense solamente en artículos como ropa o electrónicos, sino que la compra de abarrotes y medicamentos cada vez cobran más fuerza y los clientes se ven motivados a acudir al e-commerce por el excelente servicio de logística.

El gran líder en este tema es Amazon, quien gracias a la rapidez de la entrega y la impecable experiencia del cliente ha sumado todos los puntos para que más personas se sumen a las compras en línea.

En el 2015 Amazon anunció su servicio de entregas del supermercado a domicilio, enfrentando así al mayor problema de la industria de los abarrotes por Internet: trasladar alimentos, sin daño y frescos, del almacén a la casa del cliente. Las entregas con Amazon Prime Now son de alrededor de una hora con un costo adicional y gratuito si es en dos horas.

¿Está Costa Rica preparado para sumarse a esta ola de compras en línea y entregas inmediatas?

El gerente de Glovo dice que “la población costarricense es muy propensa al delivery y ya están educados en este tipo de servicios”.

Para reafirmar este argumento, Angélica León, manager de estrategias e innovación de Ernst & Young, explicó que la gente quiere transacciones sin fricción, quiere experiencias personalizadas, quiere visibilidad de su pedido en todo momento, y las aplicaciones de entregas a domicilio brindan todos esos beneficios, “así que hay mercado para rato”.

El cliente controla el proceso desde su smartphone y en la comodidad del hogar, de forma tal que puede redistribuir su tiempo en actividades que sí le aportan valor, a diferencia de pasar horas estancado en una presa.

Las compañías que decidieron entrar en este negocio saben que están ante un mercado lleno de oportunidades, siempre y cuando mejoren los tiempos de entrega y se le brinde al cliente el acompañamiento y confianza para que dejen en manos de ellos las tareas cotidianas que conllevan desplazarse de un lado a otro.