23 enero, 2018
Las firmas de impresión reorientaron su estrategia a ofrecer productos más rápidos y económicos, así como hacia los servicios administrados y de digitalización.
Las firmas de impresión reorientaron su estrategia a ofrecer productos más rápidos y económicos, así como hacia los servicios administrados y de digitalización.

Estaban destinadas a los hogares o se utilizaban en el área de producción en las empresas, pues el costo les cerraba las puertas de las oficinas corporativas.

Ahora que los fabricantes están reduciendo los precios de los equipos y de los consumibles, los equipos de inyección de tinta se hacen un espacio mucho mayor en medio de los escritorios.

"Con la propuesta de cartuchos de mayor capacidad se puede trabajar en las empresas", dijo Diego Rosero, gerente general de Epson.

La firma japonesa presentó este 23 de enero el nuevo equipo WorkForce Enterprise WF-C20590 e inició la comercialización en Costa Rica a través de seis canales de distribución directa. La firma cuenta con una cobertura de 2.000 comercios locales.

Las empresas venían optando por los equipos de impresión laser. La preferencia era un asunto de costos.

Los tiempos cambian. Con el nuevo equipo que presentó Epson se puede imprimir con costos 50% menores en colores y en blanco y negro. Y el gasto de energía es 80% inferior a los modelos anteriores, similar a la electricidad que consume un bombillo o luminaria de 20 watts o un refrigerador.

El equipo imprime a una velocidad ISO de 100 ppm (páginas por minuto) y tiene una autonomía de impresión de 100.000 páginas en negro sin interrupciones y de 50.000 en color. Además, reduce en 90% los consumibles que utiliza, necesitando solo tinta y el tanque de mantenimiento.

Utiliza la tecnología exclusiva de Epson Precision Core, que permiten impresiones de alta calidad a bajos costos ya que regula el consumo de la tinta. En el caso de las empresas con alto volumen de impresión, esta máquina cuenta con funciones incorporadas para grandes cargas de trabajo, como la bandeja de capacidad para más de 5.350 páginas.

En este caso, Rosero dijo que el ahorro se genera a partir de la tecnología implementada, la cual es mecánica y no térmica. Además, se usa un cabezal propietario de Epson. La compañía invirtió $300 millones de innovación.

Equipo WorkForce Enterprise WF-C20590 que Epson empezó a comercializar este 22 de enero en Costa Rica.
Equipo WorkForce Enterprise WF-C20590 que Epson empezó a comercializar este 22 de enero en Costa Rica.

De acuerdo a la firma IDC, especializada en investigación de mercados tecnológicos, la inyección de tinta está provocando un cambio en la industria, precisamente por los menores costos de fabricación, de operación y de mantenimiento de los equipos.

Otros factores son el bajo consumo de energía y la reducción de los requerimientos de servicios.

IDC indica que todavía en el 2015 el 52% de los equipos de oficina eran láser y el 48% eran de inyección de tinta. Para el 2020 se espera que el 60% de los embarques o compras sean de equipos de inyección de tinta.

A diferencia de los equipos láser, las impresoras de inyección de tinta Epson, por ejemplo, no utilizan calor durante el proceso de impresión, lo que permite que las compañías reduzcan el consumo eléctrico, disminuyendo el costo de impresión y minimizando el impacto con el medioambiente.

Las impresoras de inyección incursionaron en 1998 y en el mercado hay disponibilidad de equipos de distintas marcas.

La firma Ricoh ofrece dos equipos en esta categoría para producción (InfoPrint 5000 MP y GP). Lo mismo Xerox con los modelos para producción Brenva, CiPress, Impika, Rialto y Trivor.

A nivel de oficinas se pueden encontrar equipos de las marcas HP (Officejet Pro X476dw MFP y Deskjet Ink Advantage) y Canon (Maxify).

Datos de Epson revelan que en el primer semestre del 2017, la tecnología de inyección de tinta, en el mercado de consumo, generó ventas por $6,9 millones a escala nacional y específicamente en la categoría de tanque de tinta, lideró con el 92% de participación frente a otras tecnologías.

El uso de impresoras con esta tecnología creció 15% en el primer semestre del 2017 para el mercado local.