Por: Krissia Chacón.   23 enero

Si hoy perdiera su celular, ¿estaría a salvo la información que guarda en ese dispositivo?

Un aspecto relevante que deben tomar en cuenta las personas al elegir un smartphone es la seguridad.

Características como la integridad de la comunicación que ofrece el dispositivo, la protección de los datos almacenados, el resguardo de la identidad del usuario y las barreras para impedir la fácil clonación o manipulación de sus componentes internos son indispensables.

Considere la reputación del fabricante, los servicios de soporte que brinda y la constancia en la que liberan sus actualizaciones.

En plena era digital, los datos de los usuarios toman mayor relevancia.

Considere el precio que puede tener en la deep web la información de su huella dactilar o bien los rasgos de su cara. ¿Dónde puede ser conseguida esa información tan sensible? En su celular.

Tenga claro cómo debe manipular los dispositivos de una manera responsable y segura, salvaguardando la información que posee. (Foto: Graciela Solís).
Tenga claro cómo debe manipular los dispositivos de una manera responsable y segura, salvaguardando la información que posee. (Foto: Graciela Solís).
Resguardo de su información

En los más recientes lanzamientos de celulares, los fabricantes han tomado un espacio dentro de sus presentaciones para hablar acerca de la seguridad que ofrecen a sus usuarios. Unos optan por la nube y otros por el fortalecimiento de su procesador.

En el caso de Huawei, con su Mate 20 Pro, la marca aseguró que cada detalle biométrico como huellas o rasgos faciales, que se utilizan para desbloquear el celular, ahora se guardan en el procesador del dispositivo y no en la nube, lo que lo hace menos vulnerable al robo de información.

“En los procesos en que la persona registra usuarios, contraseñas, rasgos faciales y dactilares en el Huawei Mate 20 y Mate 20 Pro, el celular identifica el tipo de información y conoce que se trata de datos sensibles y recurre a almacenarla en una memoria diferente de la que normalmente almacena fotos, videos, aplicaciones y otras informaciones”, señaló el fabricante.

La ventaja de tener dentro del celular un chip solo para almacenar estos datos es que en la eventualidad de que exista una infección en el dispositivo, el virus malicioso llegaría únicamente a la memoria normal, no a esa otra memoria donde se almacenan los datos biométricos.

En el caso de Apple, sus políticas de privacidad se basan en el iCloud, donde, según la empresa, se protege la información encriptándola mientras está en tránsito.

En el caso de algunos datos confidenciales, Apple usa una encriptación de extremo a extremo. Esto significa que solo el usuario puede acceder a la información, y solo desde dispositivos en los que haya iniciado sesión en iCloud.

Nadie más, ni siquiera Apple, puede acceder a la información encriptada de extremo a extremo, asegura la compañía.

Este tipo de encriptación requiere que se active la autenticación de doble factor en el ID de Apple. Este mecanismo y mantener el software actualizado son las dos mejores prácticas que se pueden llevar a cabo para preservar la seguridad de los dispositivos.

Los datos de Face ID, incluidas las representaciones matemáticas del rostro de la persona, se cifran y protegen con una clave que solo está disponible para el Secure Enclave. Los datos biométricos no salen del dispositivo y nunca se guarda una copia de ellos en iCloud ni en ningún otro sitio.

Por su parte, Samsung utiliza la plataforma de seguridad bautizada como Knox, la cual da cobertura tanto para mantener los datos personales y empresariales separados y seguros, como para permitir la gestión remota de los teléfonos de empresa.

Se recomienda que en los dispositivos Galaxy se desconecte la opción de “instalar fuentes desconocidas”, para así evitar abrir portillos a malwares.

Con respecto a la pregunta ¿qué es más seguro Android o iOS? La firma ESET publicó su reporte de seguridad del 2018, en donde se muestra que Android tuvo 517 fallos de seguridad y esto significa un decrecimiento del 39% con respecto al 2017.

Mientras que en iOS se publicaron 125 vulnerabilidades en 2018, sin embargo, las detecciones de malware incrementaron un 26% con respecto al 2017.

Recomendaciones

Lo fundamental es identificar sus necesidades de seguridad y los datos que quiere mantener resguardados.

El primer paso es seleccionar apropiadamente el dispositivo basado en el uso que le va a dar –negocio o personal– y según el tipo y valor de la información que va a manejar.

Una vez seleccionado el dispositivo se deben explorar las opciones que provee el celular para proteger la información (bloqueos, claves, almacenamiento).

También es recomendable que el usuario habilite las opciones de recuperación de información, copias de seguridad en las aplicaciones y respaldos automáticos de memoria.

Una de las opciones más acertadas es activar el rastreo del dispositivo que ante cualquier eventualidad le permitan al dueño ubicar el dispositivo vía GPS.

Existen otros métodos como descargar un software antivirus que ofrezca la opción para borrar la memoria de forma remota y dejar el dispositivo inútil, en caso de robo u extravío.

“Muchas veces confundimos comodidad con seguridad y por tener la información disponible en varios lugares olvidamos protegerla. Es necesario seguir las mejores prácticas sin importar el repositorio final, contemplar encriptación de los datos, segundos factores de identidad y contraseñas robustas”, explicó Rodolfo Castro, gerente de ingeniería de Fortinet para Centroamérica.

Actualice periódicamente su dispositivo, así sabrá que sin importar el lugar de almacenamiento podrá mitigar la posibilidad de verse comprometido con un problema de seguridad.