La ruta hacia el liderazgo

“Distorsionar la realidad”, el extraño sistema de persuasión de Jobs

Hacía creer a colegas que tenía razón o tomaba las ideas que le habían propuesto una semana antes

El “campo de distorsión de la realidad” (en inglés, “Reality Distortion Field” - RDF) es un término acuñado por Bud Tribble en 1981, para describir el carisma de Steve Jobs y sus efectos en los desarrolladores que trabajaban en el proyecto Macintosh. Para Trible, “en presencia de Jobs la realidad era algo maleable. El efecto se desvanecía cuando él no estaba, pero era peligroso quedarse atrapado en su campo de distorsión”.

Andy Hertzfeld, también de Apple, lo definía como la capacidad de Jobs para convencerse a sí mismo y a los que lo rodeaban, haciéndoles creer casi cualquier cosa con una extraña mezcla de encanto, carisma, patanería, hipérbole, marketing, tranquilidad y persistencia.

En efecto, se decía que distorsionaba la proporción y la escala de las dificultades, y hacía creer a sus colegas que cualquier tarea imposible era realizable. También usaba la distorsión de la realidad para apropiarse de las ideas de los demás, a veces proponiendo una idea a quien la creó, tan solo una semana después de descartarla.

Persuasión

Para convencer a las personas de que tenía la razón, a pesar de no poseerla, mantenía firme su postura aunque la de la otra persona fuera mejor. Además, nunca reconocía el mérito ajeno. En la célebre biografía de Walter Isaacson, Tribble, uno de los ingenieros de software más importantes de Apple y Next, comentó:

“Solo porque él te dijera que algo era malo o bueno, no quería decir que opinara lo mismo al día siguiente. Si le contabas una buena idea, normalmente te decía que era estúpida. Pero luego, si le gustaba, exactamente una semana más tarde, venía y proponía tu idea, como si él la hubiese pensado”.

Un ejemplo de esto lo ofrece Ron Johnson, responsable de retail de Apple. Johnson sugirió la idea de “Genius Bar”, que agruparía a los colaboradores más inteligentes de Mac. Al inicio Jobs consideró esa idea una locura: “No puedes llamarlos genios, son bichos raros. No tienen las habilidades suficientes para entrar en algo llamado Genius Bar”. Al día siguiente se le pidió al abogado de Apple que registrara el nombre de “Genius Bar”.

Para Bill Atkinson, también miembro del equipo de Apple, “Jobs era capaz de engañarse a sí mismo. Eso le permitía lograr que los demás adoptaran su visión del mundo, porque él mismo la había creado y hecho suya”.

Algunos analistas han atribuido esta facultad a empresarios y principalmente a políticos de diferentes épocas. Steve Jobs, la película estrenada en 2015, ejemplifica muy bien esa terquedad inaudita que hacían de su verdad una realidad indiscutible.

Roy Campos

Roy Campos Retana

Roy es especialista en Gobierno y Cultura de las Organizaciones. Es asesor en procesos de capacitación corporativa, para áreas como negociación, ética, trabajo en equipo, estrategia e innovación. Es profesor de la Escuela de Negocios de la UCR y autor del libro "Integridad 24/7: ¿cómo liderar siempre?” https://apple.co/3dLTYhf