Por: Larisa Paez.  20 diciembre, 2017

Es un tema de conversación obligatorio de todos los años cuando se acerca esta época: el aumento de peso después de las fiestas de fin de año. Ya que en años anteriores hemos expuesto ideas de cómo evitarlo, este año quiero compartir en este blog datos que nos pueden hacer caer en cuenta qué pasa cuando no seguimos este tipo de recomendaciones.

Los tamales, el queque navideño y el rompope son solo algunas de las preparaciones a las que nos veremos expuestos en los próximos días, y aunque no los hagamos en casa, no falta el familiar o amigo que te ofrece alguno de ellos en las esperadas reuniones de Navidad y fin de año. Ya que el tema de peso siempre es cuestionado en esta temporada, muchos científicos se han dado a la tarea de investigar un poco más sobre las características de las actividades así como el comportamiento de las personas en ellas, vamos a listar algunas de ellas:

Aumento en alimentos altos en calorías: no es ningún secreto que los alimentos que más se consumen en esta época contienen ingredientes que nos aportan bastantes calorías provenientes de fuentes como azúcar, grasa y alcohol.

Mayor palatabilidad: es innegable que las preparaciones de esta época son deliciosas para la mayoría, éste factor sumado al ambiente en el que se consumen como el compartir con familia y/o amigos hace que su consumo se eleve.

Incremento en las actividades sociales: la agenda usualmente está llena para el mes de diciembre, tanto los fines de semana como los días entre semana, la actividad de la empresa, la cena con la familia, la parrillada con los amigos, no va a faltar excusa para reunirse junto a la mesa en estos días.

Pseudocelebraciones: estas son las ingestas posteriores a las celebraciones, teniendo su origen en los alimentos sobrantes de la celebración y que es fácil el acceso a mucha variedad de comida.

Disminución de la actividad física: muchos de los centros deportivos cierran algunas semanas para estas fechas y debido a las celebraciones y actividades el tiempo para practicar actividad física muchas veces deja de ser prioridad.

Todo esto se traduce según los estudios en un aumento promedio de un kilo de peso corporal durante el mes de diciembre, sin hablar de los cambios en composición corporal (masa muscular vs grasa corporal) y de las implicaciones que esto tiene en otros indicadores de salud como perfil de lípidos, azúcar en sangre, ácido úrico, etc.

El grave problema de esta situación en particular es que si nos ponemos a pensar un poco, un kilo de peso extra no es tan perceptible físicamente, lo cual hace que muchos no sean conscientes de esta ganancia y lo que los lleva a arrastrar ese peso extra durante el año siguiente llegando a aumentar hasta 1 kilo de peso más por año sin notarlo.

También es importante contemplar que esto no solo pasa en adultos, los niños pueden experimentar la misma situación al encontrarse fuera del entorno escolar en donde reciben semanalmente clases de educación física y tienden a ser más activos cuando se encuentran rodeados de niños de su misma edad.

¿Quiere decir esto que no podemos disfrutar de todas las celebraciones que nos trae esta época? Claro que no, todo lo contrario! Pero haciendo un recordatorio de todas las recomendaciones que hemos conversado anteriormente como mantenerse activo físicamente o mantener sus tiempos de comida le recomiendo también que:

Recuerde el sentido real de las celebraciones: las reuniones no son excusas para comer de más o mal, son planeadas para poder compartir tiempo con las personas que queremos como familia y amigos.

Navidad puede ser todo el mes: que comamos un poco más de comida o alimentos con más calorías en una o un par de ocasiones debido a las celebraciones no va a hacernos daño en el peso y la salud como si lo hace comer así un mes completo.

Escoja lo que de verdad le guste: hay miles de opciones en la mesa que tal vez ni le gusten o las ha probado todos los años, enfóquese en la comida que de verdad se le apetece y no consuma alimentos por inercia.

Piense antes de comer: ¿tiene hambre o solo quiere comer por la disponibilidad de alimentos? siempre es importante escuchar nuestro cuerpo y las señales que nos brinda sobre su estado de hambre o saciedad.

Es por esta razón que los insto a disfrutar de esta época incluyendo las comidas tradicionales pero con consciencia y moderación, mantenerse activo físicamente aun cuando esté de vacaciones y no olvidar buenos hábitos que ha tenido siempre y así se evitará muchos dolores de cabeza con el peso y la salud el próximo y varios años siguientes, tanto usted como todos en su familia.

Referencias