Por: .   1 julio, 2015

Constantemente escucho de las supuestas “dietas milagrosas” donde las personas nos comentan los cambios extremos que han realizado en su alimentación para lograr una pérdida de peso veloz. Por ejemplo eliminan grupos de alimentos de sus comidas, comen muy pocas calorías o de un solo grupo de alimentos.

¿Le suena conocido la dieta del metabolismo, la de la avena, dietas de sopas, o sin carbohidratos, de batidos, de la remolacha, la de tres días o una semana?

La mayoría de estas “curas milagrosas” son tan solo las causantes de lo que conocemos como efecto rebote. Esto le pasa al cuerpo al verse restringido de nutrientes que son esenciales para el organismo, a consecuencia de estas dietas locas, comienza a manifestar un descontrol e inestabilidad en el organismo de la persona por comer todo lo que se le había prohibido.

Por un impulso natural el cuerpo busca reponerse de lo que él interpretó como un período de ayuno o escasez. Resultado de esta situación, es el desorden que nuevamente se genera en la alimentación y que llevará a que las libras pérdidas vuelvan y que usted nuevamente crea que no pudo con una dieta al no lograr mantener resultados.

Un estudio publicado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI), por sus siglas en inglés, reveló que factores como la grasa corporal, los niveles de leptina así como otros elementos del organismo, también influyen en la condición de las personas que sufren de un efecto rebote.

En otros estudios realizados se ha visto que la restricción calórica excesiva produce un aumento en la hormona grelina que se encarga de estimular apetito, disminución de péptido YY el cual suprime el apetito y también de leptina la cual disminuye el hambre y aumenta el gasto energético. En otras palabras, a nivel fisiológico un mantenimiento del peso después de una dieta de este tipo es casi imposible. ¡Tendrá más hambre y su cuerpo quemará menos calorías diariamente!

Estos factores, son parte de las consideraciones que por desconocimiento las personas omiten y se requiere de un especialista para determinar su influencia; por ello no tome decisiones precipitadas de iniciar una dieta sin asegurarse que esta es equilibrada y no le va a causar este rebote.

No son los programas de televisión, artículos o la recomendación de un conocido lo que su cuerpo necesita en cuanto a dietas, cada persona tiene necesidades especiales en hidratación, alimentación y ejercicio que solo un asesor nutricional puede ajustar correctamente a su medida y que además; le brindará el acompañamiento que necesita para no desistir y ver los cambios como oportunidades para ganar en salud.

Si usted es víctima del efecto rebote ¡deténgase y asesórese! Busque un método que se adapte a su estilo de vida, sus condiciones de salud y lo más importante, que sea sostenible a largo plazo; donde usted no se prive de las bondades y sabores de los diversos grupos de alimentos.

Si su deseo es bajar de peso, recuerde que hay formas muy simples de contribuir a su salud alimenticia, mencionando algunos sencillos:

  • Nunca saltarse tiempos de comida, contemplar de 5 a 6 tiempos cada 3 a 4 horas.
  • Eliminar la grasa visible en carnes, cocinar con poco aceite y utilizar el horno de cocción.
  • Utilizar productos altos en fibra como el pan, las galletas, el arroz, entre otros.
  • Comer suficientes ensaladas y verduras no harinosas.
  • Buscar un balance entre alimentación y ejercicio. Hacer ejercicio diariamente no significa comer en cantidades excesivas.
  • Hidratarse, beba entre 8 a 12 tazas de líquido al día.
  • Ahorrar calorías con la reducción de porciones en cada comida.
  • Lo más importante, busque un plan que sea sostenible a largo plazo. Que cada cambio que usted decida hacer en pro de su salud sea sostenible.
No se desanime si es de las personas que hasta el momento son víctimas de esta situación, nunca es tarde para poner un alto. Comprometiéndose a un cambio de vida permanente verá los resultados que tanto espera en su estilo de vida.

Además le recomiendo nuestro artículo en la página web que habla sobre mitos en relación a las dietas, para que no sea presa fácil de las “modas” http://centrodenutricion.co.cr/dietas-de-moda/.

Referencias

  • Centro de Nutrición Larisa Páez. (s.f.). Centro de Nutrición Larisa Páez. Obtenido de http://centrodenutricion.co.cr/dietas-de-moda/
  • National Center for Biotechnology Information. (s.f.). NCBI. Obtenido de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16280290
  • Sumithran et al. Long-Term Persistence of Hormonal Adaptations to Weight Loss. N Engl J Med 2011; 365:1597-1604