Por: Larisa Paez.   8 junio
Cada persona puede trabajar a su propio ritmo, en hábitos concretos que le ayudarán en el proceso de mejorar la salud para potenciar sus metas. (Foto Mayela López / Archivo GN / Con fines ilustrativos)
Cada persona puede trabajar a su propio ritmo, en hábitos concretos que le ayudarán en el proceso de mejorar la salud para potenciar sus metas. (Foto Mayela López / Archivo GN / Con fines ilustrativos)

¿Cómo definiría usted lo que es una persona saludable? Es fácil dar esta respuesta pensando en alguien con ausencia de enfermedad.

Aunque esto no es del todo erróneo, sí excluye partes fundamentales de este concepto.

De hecho la OMS define la salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social, convirtiéndola en una herramienta para satisfacer nuestras necesidades, cumplir metas, y lidiar con los retos de la vida.

Entonces: ¿cuánto está usted logrando de ese bienestar integral?

Siga leyendo y lo guiaremos a descubrirlo.

La idea de alcanzar un completo bienestar físico, mental y social suena un poco utópico, un privilegio reservado para unos pocos. Sin embargo, esto no debe ser una limitación para buscar nuestra propia versión de salud.

Antes que nada es vital reconocer, aceptar y valorar mi propia realidad. Mi vida y mi contexto son únicos, el tratar de encasillarlos y acomodarlos al de alguien más puede resultar en frustración.

No digo esto con el afán de conformarnos y pensar que no se puede mejorar.

Todo lo contrario, hasta no aceptar mi realidad con sus privilegios y retos, no podré desarrollar las herramientas para construir mi propia versión de salud.

Entendiendo la salud como una herramienta, y siendo respetuosos de nuestro contexto, podemos trabajar a nuestro propio ritmo, en hábitos concretos que nos ayudarán en el proceso de mejorar la salud para potenciar nuestras metas.

Para hacer una revisión de cómo está su salud integral, le invitamos a revisar cada indicador que se presenta a continuación.

A cada uno le hemos asignado un puntaje para que al final usted pueda revisar como está su salud en una escala del 1 al 10 y en que áreas debe enfocarse.

Viva una vida con intención (vale 2 puntos): procure que sus labores diarias tengan un propósito claro, ya sea lavando platos o en trabajos remunerados económicamente. Aprecie y disfrute el impacto de sus acciones.

Practique una alimentación consciente y flexible (1.5 puntos): más allá de perder peso el alimentarnos adecuadamente potencia todo lo que hacemos durante el día. Comer bien no se trata de contar macros o no comer carbos, se trata de tener una relación sana con la comida, de estar presente mientras disfruto la cena, de valorar el trabajo y amor detrás de cada plato. Una alimentación consciente y flexible es cuando disfruto comer alimentos que le hacen bien a mi cuerpo y también incluyo con moderación comidas divertidas que evocan alegría y disfrute.

Respete su cuerpo (1,5 puntos): los ideales de belleza sin duda cambian de generación en generación. El tratar de acomodarnos a ellos no solo es fastidioso sino que peligroso. Por suerte tener una buena salud tiene poco que ver con el tipo de cuerpo. Amemos y aceptemos nuestro cuerpo con todo y celulitis. Valoremos las piernas que nos sostienen, los brazos que nos permiten abrazar, el vientre que ha dado vida, y aún los cabellos indomables.

Aprenda a escuchar las señales de su cuerpo (1,5 puntos): con el constante bombardeo de información nos cuesta parar y prestar atención a lo que el cuerpo nos dice. Sobretodo en estas épocas de cuarentena nuestras necesidades cambian. No me refiero sólo a necesidades de comida sino también emocionales y sociales. Si siento un deseo incontrolable de comer lo que sea, quizás deba parar y revisar de donde viene esa emoción, ¿qué es lo que verdaderamente necesito?. O bien si del todo se me olvida comer y me vuelvo experto en ignorar mi señal del hambre también debo reflexionar sobre qué me está provocando esto. Ser saludable significa conectarse con uno mismo y ser capaz de atender nuestras necesidades.

Practique el movimiento placentero (1,5 puntos): los seres humanos necesitamos movernos, el tiempo que sea y en la condición que sea. No todos tenemos el lujo de tener horas para recreación y ejercicio. Si puede brincar suiza, hacer rodillo, o simplemente jugar con los niños o perseguir al perro, ¡hágalo! que su cuerpo y mente se lo agradecerán.

Cultive relaciones interpersonales profundas y propicie espacios de relajación (2 puntos): una de las cosas más difíciles de la cuarentena ha sido el distanciamiento social y el estar en casa por tantas horas. Los espacios para salir y compartir con familia y amigos se han reducido a las pantallas. Procure mantenerse conectado con ellos y divertirse en la manera que sea posible. La risa es de las mejores medicinas.

Le invitamos a que a consciencia sume los puntajes de cada rubro y revise sus resultados:

1 a 3 puntos: ha descuidado su salud, haga una pausa y priorice su bienestar

4 a 6 puntos: preste atención a las áreas de mejora y téngase paciencia en el proceso

7 a 10 puntos: va por muy buen camino, nutra diariamente los buenos hábitos

Para más información de este y otros temas, puede revisar la pág web www.centrodenutricion.co.cr y buscarnos en nuestras redes sociales en Facebook e Instagram.