Cables

Amplían acusación por torturas en FFAA argentinas durante guerra de Malvinas

La fiscalía argentina incorporó casos de abuso sexual y de antisemitismo en el expediente con el que se impulsa el juicio contra militares argentinos por torturar a sus propios soldados durante la guerra de Malvinas, en vísperas del 40 aniversario del inicio de ese conflicto bélico con Gran Bretaña.

La presentación del fiscal federal de Río Grande Marcelo Rapoport y de la procuradora de crímenes contra la humanidad, María Ángeles Ramos, "analiza la inmersión en aguas heladas como método de tortura y casos de abuso sexual en un contexto de antisemitismo cometidos contra 24 víctimas", informó el jueves el portal de noticias del Ministerio Público Fiscal.

La causa por torturas abierta en 2007 ante la justicia de Río Grande (Tierra del Fuego, sur) en base a testimonios de excombatientes, tenía hasta ahora unos 180 hechos denunciados y un centenar de militares imputados, pero solo cuatro están procesados a la espera del juicio oral.

Según el Centro de Excombatientes CECIM de La Plata, los militares trasladaron a las islas Malvinas la metodología represiva de la dictadura (1976-1983) y las víctimas fueron sus propios soldados.

Además de hambre y frío, algunos soldados padecieron torturas como estaqueamiento (permanecían por horas crucificados en el suelo con las extremidades atadas a estacas) y enterramientos en barro y nieve, entre otros tormentos.

La causa se encuentra virtualmente paralizada a la espera de que la Corte Suprema de Justicia resuelva si se trata de crímenes de lesa humanidad, es decir imprescriptibles.

"En esta oportunidad la fiscalía sumó a los hechos investigados 22 casos de imposición de tormentos -por los que imputó a 18 oficiales y suboficiales del Ejército- y dos de abuso deshonesto -imputados a otro suboficial- cometidos contra soldados del Regimiento de Infantería Mecanizado 3", explicó el comunicado.

La acusación describe "el arraigado sentimiento antisemita dentro de las fuerzas armadas argentinas" y apunta que "particularmente en el contexto de Malvinas, se los cuestionaba (a los judíos) por no considerarlos argentinos, acusándolos de cobardes o traidores".

Un soldado del RIM 3 que no fue identificado relató que un subteniente de nombre Flores Ardoino lo "castigó todos los días de (su) vida en Malvinas por ser judío". Lo discriminaba por su condición religiosa y le atribuía la culpa de todo lo malo que pasaba, provocando el resentimiento de sus compañeros, sostiene la fiscalía.

La ampliación parte de un nuevo análisis hecho sobre las pruebas incorporadas a partir de desclasificación de todos los archivos de las fuerzas armadas relativos al conflicto por Islas Malvinas, precisa el informe.

ls/nn/dg

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.