Cables

Bolivia golea 4-0 a Paraguay y sigue soñando con llegar a Catar-2022

Bolivia goleó 4-0 a Paraguay este jueves en los 3.600 metros de altitud de La Paz en el inicio de la duodécima fecha de la eliminatoria sudamericana a Catar-2022, y revivió su sueño de clasificar al próximo Mundial.

Con empuje y sacrifico, la Verde hizo los goles a los 21, por medio de su voluntarioso delantero Rodrigo Ramallo, a los 53 con Moisés Villarroel, a los 84 por Víctor Abrego y a los 90+4 con Roberto Fernández.

Con esta victoria Bolivia suma 12 puntos en 12 partidos y al medio de un pelotón de países que pelean al menos la repesca ante un seleccionado de otro continente, mientras que Paraguay se queda estacionado también con 12 puntos y su técnico Eduardo Berizzo sin aplacar las críticas a su labor.

El equipo boliviano se mantenía en terapia intensiva con sus magros resultados en la ronda premundialista, pero sus últimas dos victorias, este jueves ante Paraguay y el domingo frente a Perú (1-0), lo reanimaron para volver a soñar con el próximo ecuménico de fútbol.

En la próxima doble fecha, en noviembre próximo, Bolivia visita a Perú y recibe a Uruguay, mientras que Paraguay se enfrenta a Chile en Asunción y viaja a Colombia.

Marcelo Martins, goleador de la presente eliminatoria con 8 goles, dijo tras la goleada que "teníamos que ganar para seguir soñando para ir al mundial".

El 'flecheiro' del Cruzeiro brasileño agregó muy emocionado que "vamos a seguir trabajando muy duro para ir al Mundial, este grupo tiene compromiso".

Bolivia metió presión desde los primeros minutos, urgida de ganar en condición de local.

Optó por abrir la cancha por el sector derecho, por medio de su carrilero Rodrigo Ramallo y luego por el volante Juan Carlos Arce.

Con mayor volumen de juego, los bolivianos abrieron el marcador a los 21 minutos con un disparo de zurda de Ramallo que dejó sin capacidad de reacción al meta Antony Silva.

La apertura del marcador empujó a Paraguay a abrirse y a buscar el arco contrario. A los 26 se perdió una gran oportunidad para igualar el marcador, cuando Sanabria falló un penal.

Al pasar la mitad del primero tiempo, el plantel de Eduardo Berizzo emparejó el trámite y comenzó a jugar sin achicarse.

Los bolivianos aumentaron los guarismos a los 53, cuando el recién ingresado Moisés Villarroel hizo el segundo gol, tras un pase de Martins Moreno en un mortífero contragolpe.

Paraguay sintió el dolor de las heridas y mantuvo su idea de al menos descontar, hizo el gasto y se quedó al final sin aire en los 3.600 metros de La Paz.

Entonces Bolivia siguió machacando e hizo el tercer gol a los 84 por medio de Víctor Abrego, que había ingresado a la cancha a los 66.

Y el cuarto gol lo alcanzó en los descuentos, a los 90+4, por medio de Roberto Fernández, para darle a Bolivia su resultado más abultado en el presente premundial y a Paraguay un duro golpe del que deberá levantarse.

jac/ma