Cables

Muere niño británico en coma tras ser desconectado al final de dura batalla legal

Archie Battersbee, un niño británico de 12 años en estado de muerte cerebral desde hacía cuatro meses, falleció este sábado tras ser desconectado en un hospital londinense, poniendo fin a una larga, penosa e inconciliable batalla judicial entablada por sus padres contra el sistema de salud.

Los tratamientos que lo mantenían en vida desde abril habían cesado dos horas antes, después de que sus padres viesen rechazados todos sus recursos ante las cortes británicas y europea, para impedir el cese de los tratamientos y lograr el traslado del niño a un establecimiento de cuidados paliativos.

"Archie falleció a las 12H15 de hoy" (11H15 GMT), informó por televisión su madre, Hollie Dance.

"Luchó hasta el final", agregó, rompiendo a llorar y declarándose "orgullosa de ser su mamá".

Archie Battersbee fue hallado en abril inconsciente, con señales de haberse colocado una ligadura en el cuello, probablemente como parte de un desafío online.

La justicia británica autorizó a mediados de julio al hospital a poner fin a sus soportes vitales, que incluían la ventilación mecánica en combinación con medicamentos.

Los médicos sostenían que su caso no tenía esperanza y que esto justificaba esa decisión.

Pero sus padres, Hollie Dance y Paul Battersbee, apoyados por una organización cristiana, multiplicaron los recursos judiciales.

El hospital fue "muy claro" respecto al hecho de que "no hay otra opción" y que los procedimientos médicos se interrumpirían el sábado a las 10H00 (09H00 GMT).

"Fue muy duro. Estoy destrozada. He hecho todo lo que le había prometido a mi hijo hacer", agregó.

El niño murió después de que se interrumpiera su tratamiento "de acuerdo con las decisiones de los tribunales", confirmó en un comunicado Alistair Chesser, jefe médico del London Royal Hospital.

Uno de los miembros de la familia del niño, Ella Carter, contó que permaneció estable "durante dos horas" hasta que se le retiró completamente el respirador.

"No hay ninguna dignidad en ver cómo se asfixia un familiar o a un niño", dijo. "Ninguna familia debería pasar por lo que nosotros pasamos, es una barbaridad", añadió.

El sábado por la mañana, algunos transeúntes colocaron flores y velas a los pies de una estatua frente al hospital.

El Reino Unido registró dos casos parecidos. En abril de 2018, un niño de 23 meses con una rara enfermedad neurodegenerativa llamado Alfie Evans murió también tras una larga batalla judicial iniciada por sus padres para que no se interrumpiera sus tratamientos. Los padres recibieron incluso el apoyo del papa Francisco.

En 2017, otro caso, el de Charlie Gard, que sufría una rara enfermedad genética, murió después de que se interrumpiera su ventilación artificial pese a la multiplicación de recursos de sus padres.

spe/ia/js-sg-an

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.