Cables

Picasso deja caer la máscara africana en Dakar en una rara exposición

Frente a un xilófono prestado por su museo a la exposición de Picasso, el senegalés El Hadji Malick Ndiaye habla de orgullo: no el suyo, sino el que debería sentir todo africano al ver la obra de gente anónima asociada a un artista como ese.

Ndiaye es uno de los comisarios de la exposición "Picasso en Dakar 1972 - 2022", que permanecerá abierta hasta el 30 de junio en la capital senegalesa.

La exposición exhibe unas 15 obras del maestro, prestadas por el museo Picasso de París, con creaciones africanas de autores desconocidos: máscaras sobre todo, y el xilófono proveniente del museo Théodore Monod de Arte Africano, de Dakar, del cual Ndiaye es curador.

El instrumento balante (grupo humano de África Occidental), con sus hojas de madera forradas en cuero que hacen eco en una docena de calabazas, recuerda sorprendentemente a un gran mural de un Picasso de 76 años tocando un xilófono como un niño en La Californie, la mansión de Cannes donde vivió.

Al salir del museo de las Civilizaciones Negras, donde se realiza la muestra, el visitante debe quedar con "un sentimiento de orgullo por lo que los artistas del continente han hecho y por la diversidad de estilos que han engendrado nuevas formas y alimentado el arte moderno", expresó Ndiaye.

"Picasso en Dakar" se propone restituir en un formato estrecho, la fascinación e influencia que el arte africano ejerció sobre el pintor, dibujante, escultor, grabador y ceramista español que pasó casi toda su vida en Francia.

El descubrimiento se remonta a la época precubista, alrededor de 1907 y de la época de las "Señoritas de Avignon", en plena época colonial: "Una versión de la historia cuenta que (el artista André) Derain descubrió esculturas africanas y oceánicas en el Museo Británico y (de vuelta a París) llevó a sus amigos al Museo de Etnografía del Trocadero", dijo Cécile Debray, presidenta del museo Picasso.

La exposición compara un estudio de 1907 para "Las señoritas de Avignon" con una máscara antropomórfica silbante que data de antes de 1968, prestada por el museo del Quai Branly.

Debray ve en este estudio la "relación muy relajada de Picasso con sus fuentes. Arte romano, arte ibérico, máscaras africanas: es muy picassiana esa manera que tiene de apoderarse de todas las formas".

En sus talleres, Picasso se rodeó toda su vida de pequeñas estatuas, máscaras, objetos africanos u oceánicos, algunos incluso sin valor artístico.

Era la revelación de miradas nuevas lo que le interesaba, la forma y la relación que tiene con su creador. La historiografía reciente también evidenció la atracción ejercida sobre él por la dimensión espiritual o incluso mágica de los objetos.

Picasso no parecía muy sensible a la procedencia de las obras.

"Picasso en Dakar 1972 - 2022" toma como pretexto la exposición que se le dedicó hace 50 años en Dakar, bajo el mandato del presidente Léopold Sédar Senghor, del cual era cercano.

Picasso, que no viajaba mucho, nunca pisó el suelo africano, comentó Debray, quien indicó que su interés por África era estrictamente formal y recordó su conciencia política y su compromiso contra la colonización.

La recepción que tendrá la exposición, apoyada al más alto nivel en Senegal y Francia, es uno de los desafíos de "Picasso en Dakar".

Picasso no es en Senegal el gigante que es en Occidente. Los organizadores han trabajado, incluso a nivel de escuelas, para llegar a una población de la cual más de la mitad es menor de 20 años.

Daouda Sarr, de 24 años, estudiante de gestión de proyectos, dijo que escuchó "hablar de Picasso pero pensaba que era solamente un artista francés o europeo".

"Me sorprende ver que Picasso hizo todo eso alrededor de la cultura africana sin jamás poner pie en África", comentó el viernes, día de la inauguración, en medio de estudiantes que se tomaban "selfies" frente a un Picasso de tamaño natural inmortalizado por Robert Doisneau en una pose de estatua.

Antes de las Señoritas de Avignon, Starr prefirió la máscara silbante "porque es una máscara africana".

Para su amiga Awa Dia de 27 años, las relaciones entre Picasso y África fueron un descubrimiento: "Allí están nuestros artistas, allí están nuestros ancestros, es mucho orgullo".

lal/mas/me

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.