Cables

Un séptimo migrante muere en la frontera de Polonia con Bielorrusia

La policía polaca anunció el jueves el hallazgo del cuerpo de un hombre en la frontera con Bielorrusia, lo que eleva a siete el número de migrantes muertos en el límite oriental de la Unión Europea.

Un helicóptero que patrullaba en la zona halló el cuerpo el miércoles en un terreno, en una zona en estado de urgencia en la frontera bielorrusa, cerca del pueblo de Klimówka, detalló la policía polaca en Twitter.

El fallecido es un migrante sirio de 24 años, según el portavoz de la policía local, Tomasz Krupa.

"Según las primeras averiguaciones, esta persona estuvo en Bielorrusia, como demuestran los documentos encontrados cerca del cadáver: un visado bielorruso fechado a mediados de septiembre", dijo, citado por el diario Gazeta Wyborcza.

En total, siete personas han muerto en la frontera entre la UE y Bielorrusia desde el comienzo de la ola migratoria observada en la región este verano, según las autoridades polacas, lituanas y bielorrusas.

Miles de migrantes, en su mayoría de Oriente Medio, han cruzado, o intentado cruzar, la frontera entre Bielorrusia y la UE, en Lituania, Letonia y Polonia, durante los últimos meses.

Bruselas sospecha que el régimen de Minsk fomenta este flujo en represalia por las sanciones europeas impuestas por la represión política interna.

La mayoría de los migrantes que vienen a la Unión Europea atraviesan el mediterráneo, por lo que se trata de un fenómeno sin precedentes el trayecto por estos países de Europa del este.

Las organizaciones no gubernamentales han criticado a Polonia por haber impuesto el estado de emergencia en la frontera, lo que impide que estas asociaciones puedan ayudar a los recién llegados y prohíbe el acceso a los que no son residentes, incluidos los periodistas.

Además, los activistas acusan a Varsovia de practicar una política de devolución sumamente controvertida, que dificulta el proceso de solicitud de asilo por parte de los migrantes y los fuerza a regresar a Bielorrusia.

El gobierno polaco anunció el miércoles que construirá un muro para evitar que los inmigrantes crucen la frontera, un proyecto cuyo coste se estima en 353 millones de euros (unos 400 millones de dólares).

str/bo/sw/meb/mb