Por: Laura Ávila.   4 junio
Rodrigo Chaves, exministro de Hacienda, llegó a la cartera en noviembre de 2019 con la consigna aplicar de manera estricta la regla fiscal. Sin embargo, seis meses después dejó el puesto por falta de apoyo del presidente de la República. Foto: Roberto Carlos Sánchez. Presidencia
Rodrigo Chaves, exministro de Hacienda, llegó a la cartera en noviembre de 2019 con la consigna aplicar de manera estricta la regla fiscal. Sin embargo, seis meses después dejó el puesto por falta de apoyo del presidente de la República. Foto: Roberto Carlos Sánchez. Presidencia

Desde setiembre de 2019 el Ministerio de Hacienda experimenta un aluvión de renuncias que socavaron las bases de su cúpula, y en cuestión de ocho meses la institución perdió a dos ministros y cinco viceministros.

Las causas de estas bajas son diversas pero confluyeron en un corto periodo de tiempo para agrietar las altas esferas de la institución en medio de una complicada situación fiscal que se agravó por la llegada de la pandemia del nuevo coronavirus.

Cartera con alta volatilidad

Ministerio de Hacienda enfrentó oleada de renuncias en los últimos ocho meses

  • 28-9-2019

    Nogui Acosta, viceministro de Ingresos

    Renunció luego de que trascendiera que un negocio familiar le debía ¢10 millones por concepto del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al Ministerio de Hacienda y ¢15 millones en cuotas obrero patronales a la CCSS.

  • 23-10-2019

    Rocío Aguilar, ministra de Hacienda

    Dimitió luego de que la Contraloría General de la República (CGR) le recomendara al presidente de la República suspenderla por 30 días, por honrar los compromisos del Gobierno con sus acreedores sin tener contenido presupuestario.

  • 14-2-2020

    Rodolfo Cordero, viceministro de Egresos

    Hacienda anunció en un comunicado de prensa que Cordero renunciaba al cargo el 14 de febrero. Sin embargo, no detalló los motivos de esta salida.

  • 17-2-2020

    Vladimir Villalobos, viceministro de Ingresos

    La institución cesó sus labores por el nombramiento de Juan Alfaro como nuevo viceministro de Ingresos.

  • 3-3-2020

    Juan Alfaro, viceministro de Ingresos

    Dejó la cartera luego de conocer que un analista de Casa Presidencial usó su nombre sin su consentimiento en un borrador que le envió a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), para acceder a datos del Centro de Información Crediticia (CIC).

  • 28-5-2020

    Rodrigo Chaves, ministro de Hacienda

    Renunció por diferencias de estilo con el presidente Carlos Alvarado. El extitular de Hacienda le había solicitado al mandatario vetar parcialmente el artículo 11 de la ley que exime a las municipalidades de cumplir con la regla fiscal. Sin embargo, el mandatario firmó la norma que le permite a los gobiernos locales acceder a más recursos para atender la emergencia por el COVID-19.

  • 30-5-2020

    Jorge Rodríguez, viceministro de Ingresos

    Dio un paso al lado tras la salida de Rodrigo Chaves e indicó en su carta de renuncia que se encontraba en el puesto para apoyar las ideas de Chaves. El funcionario estuvo 44 días en el cargo y fungía como ministro de Hacienda a.i. en el momento en que anunció su salida.

FUENTE: Elaboración propia    || INFOGRAFÍA / El Financiero.

Tres razones

La reciente renuncia del exministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, puso en evidencia la alta volatilidad que sufre la cúpula ministerial desde setiembre de 2019, momento en que Nogui Acosta renunció como viceministro de Ingresos.

A pesar de que las salidas se dieron por diversos motivos existen tres razones de comunes que explican el éxodo.

La primera es el hueco presupuestario de ¢600.000 millones heredado de la administración Solís Rivera. El caso provocó la renuncia de la exministra Rocío Aguilar, alfil del equipo económico del presidente Carlos Alvarado y principal promotora de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9.635).

La jerarca se retiró a finales de octubre luego de que la Contraloría General de la República (CGR) recomendara su suspensión por 30 días por honrar los compromisos del Gobierno sin autorización de la Asamblea Legislativa.

Este caso también se cobró las cabezas de otros dos funcionarios que lideraban puestos claves en mandos medios. La CGR recomendó el despido de Martha Cubillo, extesorera nacional, y de Melvin Quirós, exdirector de Crédito Público. Cubillo presentó su renuncia el pasado 27 de abril y a Quirós se le removió del cargo el 21 de mayo.

La segunda razón fue la llegada de Rodrigo Chaves al ministerio en noviembre de 2019.

Para el 14 de febrero el entonces jerarca anunciaba a su nuevo equipo. Juan Gerardo Alfaro fue designado como nuevo viceministro de Ingresos lo que implicó el cese de Vladimir Villalobos, quien ocupaba el cargo desde octubre de 2019 en sustitución de Nogui Acosta.

Ese mismo día también se dio a conocer la renuncia de Rodolfo Cordero, viceministro de Egresos. Ese vacío lo llenó Alejandra Hernández, quien fue juramentada por el presidente de la República el 16 de abril.

El paso por la cartera de Juan Gerardo Alfaro fue efímero, pues a las dos semanas renunció. Justificó su renunciar argumentando que un analista de Casa Presidencial utilizó su nombre sin su autorización para acceder a datos del Centro de Información Crediticia (CIC).

La llegada de Chaves también implicó un remozamiento en las direcciones de Tributación, Aduanas y la Policía de Control Fiscal. En esos puestos se nombraron a Priscila Zamora, Gerardo Bolaños y Jacqueline Soto respectivamente.

Cerrando el trío de hilos conductores en el remezón dentro de Hacienda está la propia salida de Chaves de la cartera debido a desencuentros con el presidente Carlos Alvarado sobre disciplina fiscal.

El exjerarca había llegado al Ministerio de Hacienda con un objetivo claro: aplicar de manera estricta la regla fiscal. Este es un mecanismo contemplado ley 9.635 que frena el crecimiento del gasto público con especial énfasis en el gasto corriente (remuneraciones, transferencias e intereses).

Sin embargo, la llegada del COVID-19 dio al traste con este objetivo que tiene como fin sanear las maltrechas finanzas públicas.

La negativa de Alvarado de vetar parcialmente la ley que exime a las municipalidades de cumplir con el instrumento de disciplina fiscal, catalizó la renuncia del jerarca y de su mano derecha, Jorge Rodríguez, quien se desempeñaba como viceministro de Ingresos desde el 16 de abril.

Rodríguez fue sustituido por Isaac Castro quien fue juramentado por el presidente de la República el 2 de junio.

Inestabilidad da frutos adversos

La volatilidad de la cúpula del Ministerio de Hacienda deja impactos en el funcionamiento interno de la institución y envía señales adversas a las calificadoras y organismos internacionales, considera el economista Eliécer Feinzaig.

“Por más que cada ministerio cuenta con una estructura permanente que no cambia, la rotación tan seguida de jerarcas afecta la moral y el rumbo de la institución porque cada jerarca imprime su estilo. Además empezamos a ver nombramientos en los viceministerios de menor calidad (...) Hay dificultad de conseguir personas idóneas para ocupar estos cargos”, agregó Feinzaig.

Las señales que envía la institución son trascendentales en esta coyuntura cuando inversionistas internacionales y otros actores externos posan sus ojos sobre Costa Rica. Un día después de la salida de Rodrigo Chaves los rendimientos de deuda externa costarricense sufrieron una caída de hasta cinco puntos.

Así lo apuntó el analista Juan Carlos Hidalgo en el diario La Nación el 1.° de junio, quien agregó que la consultora Eurasia Group consideró la designación de Elián Villegas como “una mala señal”.

El 2 de junio la calificadora Moody´s modificó la perspectiva de riesgo soberano del país, esta se encontraba en estable y pasó a ser negativa.

La fragilidad que muestra el Ministerio de Hacienda tanto en los niveles superiores como con los mandos medios da al traste con la continuidad de las estrategias fiscales de la actual administración, considera Álvaro Saénz, presidente de la Unión de Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

Pese a la volatilidad que mostró cartera en los últimos meses hay quienes prefieren enfocarse en las tareas que están pendientes.

Concentrarse en el control del gasto público para amortiguar la pérdida de ingresos por el COVID-19, mantener la aplicación de la regla fiscal e impulsar la ley de empleo público, es lo que espera Carlos Montenegro, director ejecutivo de la Cámara de Industrias para los próximos meses.