Economía y Política

AyA enfrenta encrucijada para concluir alcantarillado sanitario, ¿cuáles obras se quedaron sin dinero?

Estudios que no contemplaron la magnitud y el alcance real de las obras, así como una serie de imprevistos drenaron los recursos

Costa Rica tiene un lastre histórico en alcantarillado sanitario y al 2019 solo hay capacidad para tratar el 15% de las aguas residuales. El Proyecto de Mejoramiento Ambiental del Área Metropolitana de San José (PMAAMSJ) planeaba incrementar la cobertura, no obstante, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) se quedó sin dinero y solo podrá concretar el 80% de las obras.

Financiar el 20% restante le costará al país $172,7 millones de los cuales $53,9 millones serían para la atención de vulnerabilidades y $118,8 millones para obras en las redes de alcantarillado sanitario Zona Sur, así como la extensión en las cuencas Mozotal, Purral y Torres, y María Aguilar, Poró y Mina. Estos datos se desprenden de documentos proporcionados por la entidad a este semanario.

Con este panorama la institución descarta financiar las obras mediante la tarifa que cobra a sus abonados, según confirmó Marco Fidel Vargas, gerente de la unidad ejecutora.

Estudios que no contemplaron la magnitud real de las obras y una larga lista de imprevistos, drenaron los recursos y dejaron a la institución con las manos atadas para poder finalizar el proyecto.

La información sobre el hueco presupuestario que enfrenta la entidad la dio a conocer semanas atrás el diario La Nación.

Proyecto disminuirá brecha de alcantarillado sanitario

AyA cuenta con recursos para completar el 80% de la iniciativa

FUENTE: UNIDAD EJECUTORA PAPS DEL AYA.    || J.C. / EL FINANCIERO.

Obras pendientes

Financiar el 20% restante del PMAAMSJ costaría en total $172,7 millones y el dinero se utilizaría para dos grandes paquetes de obras.

Atender el sistema de colectores –es decir, las tuberías de gran tamaño que recogen el caudal del alcantarillado y que van a orilla de los ríos– es prioritario, según el gerente de la unidad ejecutora. Hay más de 50 puntos donde existe riesgo de derrumbe del terreno y por ende de la tubería; las estructuras tienen más de 50 años de antigüedad y están en mal estado.

En este caso los $53,9 millones serían para atender los colectores y subcolectores ubicados en Curridabat, Desamparados, La Unión y San José. El plan inmediato es obtener el dinero para ejecutar obras de protección en las márgenes de los ríos ya que en los últimos años los cambios en las riberas han generado deslaves y colapso de los terrenos.

También se requieren $118,8 millones para ampliaciones de la red de alcantarillado y la extensión de cuencas. Los trabajos en las redes del alcantarillado sanitario Zona Sur tienen un costo estimado de $37 millones y los recursos serían para construir nuevas redes terciarias, que son más pequeñas y que se conectan a los hogares.

Estas obras son necesarias en San José, Desamparados, Aserrí, Alajuelita, Curridabat y La Unión.

Mientras que las redes de alcantarillado y las cuencas que se deben ampliar son las de Tiribí, Chagüite y Damas, por un valor de $44,1 millones; las de Mozotal, Purral y Torres para las que se requerirían $20,7 millones; y las de María Aguilar, Poró y Mina que necesitarían $17 millones.

En dichas zonas hay necesidad de colectores más largos para que el proyecto pueda ir hacia el este de la ciudad, según Vargas. Marzo del 2020 es la fecha en la que el AyA espera contar con los nuevos recursos para iniciar con las licitaciones.

Ahora bien, la institución aún tiene disponibles más de $100 millones para concretar obras que ya están en marcha y para iniciar trabajos en los próximos tres años. Por ejemplo, las obras en los colectores de la cuenta Rivera y las redes terciarias de La Uruca, Goicoechea,Vázquez de Coronado, Tibás, Moravia y Montes de Oca están programadas para iniciar en agosto del 2020 y tienen un costo de $28,3 millones.

Con los recursos actuales el AyA logrará avanzar hasta el 80% de la totalidad del proyecto PMAAMSJ. Esto permitirá que la planta de tratamiento Los Tajos –que se construyó como parte de la iniciativa– pueda tratar el 75% de las aguas residuales.

Para financiar el PMAAMSJ el AyA contó con $150 millones de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), una contrapartida nacional de $100 millones ($75 millones fueron financiados por el Banco Nacional) y con $50 millones de un financiamiento con garantía soberana del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), indicó el gerente de la unidad ejecutora.

Actualmente la institución está en la búsqueda de recursos y tanto el Banco Nacional (BN) como el Banco de Costa Rica (BCR) han mostrado interés. El BID que también participaría si las entidades bancarias aceptaran sindicar el crédito para compartir el riesgo.

El AyA también evalúa opciones de una alianza público privada, según Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, “dado que las importantes necesidades de infraestructura hay que apalancarlas con el sector privado”.

Retrasos que drenaron recursos

Una larga lista de imprevistos dejaron sin recursos a la entidad para poder concluir de manera satisfactoria el proyecto y saldar la deuda histórica que tiene el país.

El consorcio NJS-Sogreahelaboró los diseños así como las reestimaciones de costos, no obstante, a la hora de iniciar el proyecto el AyA descubrió que las licitaciones de las ofertas eran mayores al presupuesto que se había estipulado.

Otro factor que incidió en los incrementos fue incluir el 100% del costo del equipo de microtuneleo, con el que se sitúa la tubería subterrránea a profundidades superiores a cinco metros. A nivel internacional el uso de estos instrumentos se hacen en varias obras, el costo se diluye y se cobra solo el 30%. No obstante, como las empresas nacionales no cuentan con ellos y deben importarlos se cobra el 100%.

También se dieron aumentos por trabajos que estaban programados para ejecutarse de día pero que tuvieron que realizarse de noche, por lo que el pago de planilla en horario nocturno y el alumbrado incrementaron los costos.

Además impactaron las obras que debieron ejecutarse en un horario limitado, sobre todo en áreas de mucho tránsito. El acomodo de la cuadrilla y de los instrumentos necesarios a la hora de iniciar y concluir las obras hace que el tiempo efectivo de labores sea menor.

Los equipos encontraron sorpresas con la ubicación de las tuberías subterráneas pluviales, las cuales estaban en posiciones diferentes a las del diseño, por lo que se vieron obligados hacer ajustes. La invasión de precarios en las márgenes de los ríos donde se debían ejecutar intervenciones también implicó retrasos.

Si el AyA logra reunir los recursos para concluir el PMAAMSJ el país lograría aumentar su cobertura en alcantarillado sanitario hasta 26%, actualmente es del 15%–. El porcentaje seguiría siendo bajo con respecto a la media mundial que es del 60%.

Laura Ávila

Laura Ávila

Es periodista de Economía y Política de El Financiero

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.