Por: Laura Ávila.   6 julio

El Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas experimentará cambios en temas claves durante las próximas semanas, ya que por primera vez en esta legislatura se habilitarán dos días para que los diputados presenten mociones de fondo.

La discusión podría enfocarse en preocupaciones compartidas por varias bancadas como el Impuesto de Valor Agregado (IVA) que se aplicaría a la canasta básica tributaria, los medicamentos, la educación y salud privada. Algunas agrupaciones como el Partido Restauración Nacional (PRN) y el Partido Integración Nacional (PIN) tienen intenciones de bajar este impuesto o incluso eliminarlo de esos cuatro puntos.

El Ministerio de Hacienda gestó nuevos cambios para el Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas que serán presentados como una moción de fondo por medio de la bancada oficialista. Fotos: Mayela López
El Ministerio de Hacienda gestó nuevos cambios para el Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas que serán presentados como una moción de fondo por medio de la bancada oficialista. Fotos: Mayela López

Otras fracciones como el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y el Frente Amplio (FA) desean modificaciones para cerrar espacios para la evasión y elusión que se da en el país. Mientras que el Partido Liberación Nacional (PLN) analizó cuidadosamente sus opciones, para que las mociones estuvieran acorde con la mega moción del Poder Ejecutivo.

Ese mismo texto, que comprende modificaciones en el Impuesto del Valor Agregado (IVA), el Impuesto sobre la Renta, empleo público y regla fiscal, es sujeto de análisis por parte de los legisladores del Partido Acción Ciudadana (PAC), desde hace varios días.

Tiempos de cambio

Durante la transición de la administración Solís Rivera a la Alvarado Quesada, una de las principales preocupaciones de los diputados electos era poder hacer modificaciones a la iniciativa de ley. Ahora podrán aplicar mociones de fondo en dos oportunidades: el jueves 5 de julio y durante un segundo día que podría programarse para finales de mes.

Las fracciones presentarán centenares de mociones, sin embargo, hay cambios que apuntan hacia direcciones comunes.

El PRN pretende que la canasta básica tributaria esté exenta del IVA y reducir al máximo las tasas de los alquileres, los medicamentos, la educación y salud privada.

“En alquileres lo que se pretende es un 13% y esto tiene gran impacto, (...) asciende a dos salarios básicos en el orden de los ¢480.000, hay gente de clase media que hace un gran esfuerzo para tener una vivienda de ese tipo”, indicó Carlos Avendaño, jefe de fracción.

El PIN cree que crear más impuestos no es la solución y por eso presentará mociones para exonerar la canasta tributaria, los servicios de salud privados, los medicamentos (y los equipos para producirlos), la educación privada y las primas de seguros personales y de riesgo del trabajo.

La bancada liberacionista manejó las modificaciones con cautela y presentó cambios que precisan mejor las exoneraciones, establecen mecanismos más técnicos para el cobro de impuestos y la implementación de tarifas.

“En materia de gasto, hemos propuesto mejoras en la aplicación de la regla fiscal definiendo mejor las obligaciones en materia de responsabilidad financiera con el Estado”, manifestó la diputada Silvia Hernández.

Por su parte los socialcristianos procurarán cambios en tres temas fundamentales: reactivación económica, IVA y empleo público.

Así llevarán a la discusión la jornada 4/3 y medidas para evitar que las mutuales pierdan liquidez. Además pretenden fortalecer el capítulo de empleo público, ya que a criterio del legislador Pedro Muñoz, las propuestas del Ejecutivo carecen de profundidad.

Otro partido que se enfocó en la reactivación económica fue el Republicano Socialcristiano que planteará cambios enfocados en temas como el teletrabajo, flexibilidad laboral e incentivos para el emprendedurismo.

Uno de los puntos en común que tiene el PUSC y el FA son las mociones para evitar el fraude fiscal y el contrabando. Según Muñoz, ambas bancadas comparten preocupación por lo que presentarán cambios en esa línea.

Mega moción

La otra gran fuente de modificaciones al proyecto de reforma fiscal son los ajustes planteados por el Ministerio de Hacienda, que serán presentados como una moción de fondo por medio de la bancada oficialista.

“Nosotros hemos presentado un texto base que es del Gobierno, que es de conocimiento de las demás fracciones. Tiene temas en renta global, topes a los salarios para los jerarcas del sector público y el Presidente. (Contempla la) aprobación de leyes en la Asamblea Legislativa, si implica nuevas obligaciones para el Estado debe tener definidos los nuevos fondos que se le estarán asignando”, aseguró Welmer Ramos, diputado del PAC.

EF analizó las modificaciones que podría experimentar el capítulo del IVA junto a Allan Saborío socio director de Deloitte y Carla Coghi socia de impuestos de la firma.

Los cinco principales cambios que podría enfrentar el IVA son:

-Elimina las exenciones en las transacciones de las instituciones parauniversitarias, de educación superior, el Consejo Nacional de Rectores (Conare), el Sistema Nacional de Acreditación (Sinaes), juntas de educación y administrativas de las instituciones públicas pertenecientes al Ministerio de Educación Público. Con el cambio estarían gravadas con 13%.

-Elimina las comisiones pagadas a las operadoras de pensiones de la tarifa reducida del 4%.

-La seguridad privada se gravaría en su totalidad con 13%, en el texto anterior la tasa era del 3%.

-El párrafo que hace referencia a la canasta básica cambió de redacción, ahora el término se conoce como canasta básica tributaria. Se deja con la tarifa del 2% a los servicios e insumos para la producción, pero no los que están relacionados con la comercialización que pasarían a una tasa del 13%.

-Se aplica la base imponible para los servicios o bienes intangibles cuando el prestador no está domiciliado en territorio nacional.

En cuanto a la Regla Fiscal, nuevamente se incorpora la cláusula de destinos específicos, que establece que si la deuda del Gobierno Central es mayor al 50% del Producto Interno Bruto (PIB), el Ministerio de Hacienda destinará dinero de acuerdo a la disponibilidad de recursos.

“Para poder controlar el importante déficit se dijo: aquí están los destinos específicos y existe la posibilidad, dada una situación fiscal determinada, que no se cumpla al 100% con la norma legal. Por supuesto que no es cuando Hacienda quiere, sino cuando haya una situación como la que tenemos hoy día, donde no se puede cumplir”, comentó semanas atrás Rocío Aguilar, ministra de Hacienda a EF.