Por: Francisco Ruiz León.   16 abril
Los socialcristianos tienen por delante su quinto proceso electoral desde que finalizó el último gobierno del PUSC en el 2006 con el expresidente Abel Pacheco. (Fotografía: Alonso Tenorio/Archivo)
Los socialcristianos tienen por delante su quinto proceso electoral desde que finalizó el último gobierno del PUSC en el 2006 con el expresidente Abel Pacheco. (Fotografía: Alonso Tenorio/Archivo)

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) cerró el periodo de inscripción de precandidaturas el pasado miércoles 14 de abril e inicia así la preparación de su convención interna a realizarse el 13 de junio próximo.

El PUSC irá a la convención para escoger su ficha presidencial entre tres precandidatos: la exvicepresidenta Lineth Saborío y los actuales diputados Erwen Masís y Pedro Muñoz.

Si bien el abogado Roberto Suñol anunció su intención de inscribir su nombre, finalmente desistió por razones de salud, según confirmó el presidente de la agrupación política, Randall Quirós.

Muñoz se mostró optimista de cara a la convención interna del partido y aseguró estar trabajando con diversos sectores. “Estamos escuchando a la gente e intercambiando ideas y propuestas”, dijo el diputado.

El legislador comentó que ha sumado el respaldo de figuras del sector agropecuario, entre ellos mencionó a la exdiputada Marlene Madrigal.

También dijo contar con apoyos del movimiento cooperativista, así como de varios diputados de su fracción.

Para Muñoz, el tema económico es la prioridad del país en este momento, pero dijo que no debe verse independientemente, pues considera que lo económico tiene implicaciones en la salud, la educación y la seguridad ciudadana.

Por su parte, Masís afirmó que su expectativa es ser el candidato de un “nuevo” PUSC. “Un partido que incluya experiencia y juventud, que sea dinámico, inclusivo y paritario”, comentó el precandidato.

El diputado contó que lo acompaña gente joven y también con experiencia, del sector privado, del agro, de educación y de ambiente.

Para Masís, el gran desafío del PUSC es responder al reto que propone el país: ser una alternativa de propuestas a dos generaciones, los jóvenes y los mayores, según dijo.

Se logró contactar a Lineth Saborío por medio de su asesora, pero al cierre de esta nota no se había obtenido respuesta.

La inscripción de las tres precandidaturas le deja al partido una recaudación de ¢120 millones, pues cada una tenía un costo de ¢40 millones.

Con estos ingresos, el partido podrá afrontar los gastos de la convención, según confirmó Quirós.

Las asambleas distritales también se realizarán el 13 de junio. El costo total de la organización asciende a unos ¢160 millones.

Los perfiles

Lineth Saborío es abogada y se convirtió en la primera mujer precandidata de la agrupación socialcristiana.

Saborío ocupó la vicepresidencia de la República durante el gobierno de Abel Pacheco (2002-2006) y también fue directora del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Por su parte, Pedro Muñoz es abogado y ha sido presidente del propio PUSC, además de regidor de la Municipalidad de Liberia.

En el 2012 manifestó su interés de ser precandidato pero retiró sus aspiraciones en ese momento. Desde el 2018 es diputado por la provincia de San José.

Finalmente, Erwen Masís es también abogado y es el más joven de los precandidatos del PUSC. Del año 2003 al 2011 ejerció como alcalde del cantón de San Mateo.

Asimismo, ha sido asesor municipal de otros gobiernos locales como el de Atenas. Actualmente es diputado en representación de la provincia de Alajuela