Por: Laura Ávila, María Luisa Madrigal.   Hace 3 días
Un autobús le da vida a su mini casa y el anhelo de tener un hogar más contemporáneo no solo nació por haber vivido en este tipo de espacios en Europa, sino porque su tío abuelo Teodoro vivió en una tiny house en los años ochenta.
Un autobús le da vida a su mini casa y el anhelo de tener un hogar más contemporáneo no solo nació por haber vivido en este tipo de espacios en Europa, sino porque su tío abuelo Teodoro vivió en una tiny house en los años ochenta.

Desde hace seis meses Esteban de Jesús vive en una tiny house. Su hogar mide 33 metros cuadrados y está ubicada en Nosara en Guanacaste.

Ahí desarrolla Kingdom un proyecto que cuenta con un enfoque de impacto social, ambiental y financiero.

Un autobús le da vida a su mini casa y el anhelo de tener un hogar más contemporáneo no solo nació por haber vivido en este tipo de espacios en Europa, sino porque su tío abuelo Teodoro vivió en una tiny house en los años ochenta.

¿Desde hace cuánto vive en una tiny house?

El proyecto concluyó aproximadamente hace un año y está habitado desde enero de 2020, yo vivo en este espacio hace casi seis meses.

Por la naturaleza del proyecto, su autenticidad y encanto del espacio usualmente conviven varias personas. Sin embargo al final del día vivo sólo.

¿Por qué decidió optar por este tipo de vivienda?

En cuanto aspectos racionales diría que por el costo económico, la facilidad de construcción y principalmente por un tema de reutilizar y optimizar recursos ya existentes (en este caso el bus) para tener un menor impacto en el entorno y el ambiente.

El hecho de que este tipo de construcción esté más orientado a la experimentación y tenga un enfoque más artístico que la construcción tradicional fue un factor clave. Al final de cuentas el proyecto necesitaba satisfacer nuestra sed de creatividad y experimentación.

En mi caso personal otra gran razón, de carácter más emocional, tiene que ver con mi tío abuelo materno Teodoro, él hizo de un bus escolar su vivienda en los años ochentas. Gran visionario.

Soy un viajero y este proyecto me permite satisfacer la necesidad de un hogar con aires de ligereza. Vivir acá, se siente como estar viajando en casa.

¿Ya conocía este movimiento de mini casas?

Sí, como te comenté sabía de este movimiento por experiencia directa de mi tío Teodoro y su proyecto en los ochentas, y por varias experiencias de viaje principalmente por Europa, donde tuve la oportunidad de viajar y vivir en trailers, campers y buses convertidos en casas.

¿Por qué tipo de casa optó (contenedor, autobús, otro) y por qué?

El proyecto optó por realizarse en un autobús por un tema más filosófico y romántico.

Cuando pienso en un bus escolar puedo escuchar las risas de los niños, visualizo la ilusión e inocencia mirando por la ventana, puedo sentir la voluntad del aprendizaje y la sed por el conocimiento. Camino a la escuela, algunas de mis mejores memorias fueron creadas.

Cuando abra mis ojos por la mañana quiero reconectar con esa forma tan pura y simple con la cual los niños viven su vida. Quiero compartir ese sentir con la mayor cantidad de personas posible.

¿Cómo fue el proceso de creación de esta casa? ¿Usted la construyó o fue comprada?

El artista y diseñador francés Daniel Aguacil lideró y dirigió el proceso constructivo. Se habilitó un taller en la zona de Maquenco, Guanacaste para su construcción.

Un proceso que incentivó la toma de decisiones y la resolución de circunstancias de maneras alternativas, creativas y eficaces. Hubo mucho aprendizaje.

Fue un proceso en el que se disfrutó muchísimo la paciencia y la dedicación fueron claves para lograrlo. Resalto y aplaudo la atención al detalle que se ve reflejado en el trabajo de “Danielon”, así como su gusto único y auténtico

¿Cuánto costó su vivienda?

Nos gusta enfocarnos en el valor de las cosas y no en su costo. Lo que te puedo decir aquí es que el valor de este proyecto es muchísimo más grande que su costo.

¿Es una tiny house una buena alternativa para buscar independencia financiera? ¿Por qué?

Definitivamente. Sus costos son mucho más accesibles que la oferta habitacional existente. No obstante, requiere de un cambio de mentalidad, el cual considero muy necesario en tiempos actuales.

¿En este tiempo, cómo ha sido la experiencia?

Invaluable, es muy gratificante ver el proceso en retrospectiva. Nos complace inspirar y ser ejemplo de las cosas que son posibles cuando somos fieles a nuestra esencia y le dedicamos nuestro corazón a ello.

¿Qué es lo que más le gusta de vivir en una tiny house?

Recordar de que en la simpleza de la vida está la verdadera belleza.

¿Qué es lo más complicado de vivir en una mini casa?

Viajar ligero. A su vez esa ligereza me aporta libertad. Esa “complicación” me ayuda a ser más simple día a día

¿Su casa es movible? Y si es así, ¿está en sus planes dejarla en un solo lugar o usarla para moverse y vivir en lugares distintos?

La casa en sí no lo es. Sin embargo, la idea, el concepto, la marca y el proyecto sí tienen la intención de migrar a otros puntos de Costa Rica y del mundo.

¿Esta vivienda es por corto, mediano o largo plazo?

El espacio en sí y su utilidad como casa es por corto plazo. Estamos trabajando en un concepto comunitario de punto de encuentro cultural, artístico y ambiental, el cual tenemos proyectado iniciar en enero de 2021 y ahí el espacio será casa de varios artistas y de la comunidad Nosara.

¿Es una casa autosuficiente o está conectada con el sistema eléctrico, acueductos y aguas negras?

Estamos conectados al sistema tradicional eléctrico, acueductos y aguas negras.

Sin embargo, estamos en búsqueda de asistencia, asesoría y colaboración de personas o instituciones que tengan el conocimiento y los recursos para trabajar en conjunto y obtener una autosuficiencia mayor. Nuestro objetivo es ser lo más sostenible y autónomo posible.