Por: Francisco Ruiz León.   24 marzo
Uber fue la primera aplicación de transporte de pasajeron en llegar a Costa Rica, en el 2015. (Fotografía: AFP)
Uber fue la primera aplicación de transporte de pasajeron en llegar a Costa Rica, en el 2015. (Fotografía: AFP)

La Comisión para Promover la Competencia (Coprocom) manifestó este martes su oposición al bloqueo de aplicaciones para transporte de pasajeros como Uber, Didi o InDriver.

La institución expresó, mediante comunicado de prensa, que la intención de bloquear estas plataformas no se ajusta al criterio de la Autoridad de Competencia Nacional, al tiempo que aseguró que el país debe potenciar este tipo de tecnologías “disruptivas”.

“Los gobiernos, en atención al desarrollo de nuevos modelos de negocio de la economía colaborativa, deben formular soluciones proporcionadas y razonables, que permitan el ejercicio y desarrollo de la actividad económica”, afirmó la Coprocom.

El pronunciamiento de la institución llega después de que el Consejo de Transporte Público (CTP) solicitara el pasado viernes el bloqueo de estas tres plataformas, con la intención de “que se resuelva el cierre definitivo de esas operaciones en el país”, a la vez que solicitó una demanda por parte de la Procuraduría contra las empresas.

La decisión del CTP se tomó ante la preocupación sobre el riesgo que podrían corren los usuarios al utilizar un vehículo no autorizado o que estos viajen en unidades que no van a revisión técnica dos veces por año.

La Comisión agregó que, desde la óptica de la promoción de la competencia, es posible la convivencia entre los taxistas formales y las plataformas tecnológicas, lo que se traduce en una mayor variedad de opciones para los usuarios.

El presidente de la Coprocom, Guillermo Rojas, calificó la solicitud del CTP de “desafortunada e improcedente” y enfatizó en que sistemas de transporte eficientes pueden impactar positivamente en la calidad de vida de los usuarios, al permitir competencia en precios, tiempo o conveniencia.

Reacciones

La solicitud del CTP ha generado una serie de reacciones desde diversos sectores y del mismo presidente de la República, Carlos Alvarado.

El mandatario manifestó el martes su inconformidad con el proceder del CTP y le encargó al ministro de Transportes, Rodolfo Méndez Mata, tomar la batuta en el tema.

Además, Alvarado lamentó que el proyecto de regulación de plataformas digitales que presentó el Gobierno no haya prosperado en la Asamblea Legislativa.

Consumidores de Costa Rica también se pronunció en contra de dicha disposición, al afirmar que se trata de una “contundente ofensiva en contra de los usuarios y su libertad de elección”.

Asimismo, las empresas Uber y Didi rechazaron la petición del CTP contra sus servicios, alegando que tal pedido atenta contra miles de empleos, según informó el diario La Nación.

Seis años de debate

La llegada de Uber en el 2015 como la primera aplicación móvil de transporte de pasajeros en iniciar operaciones el país trajó consigo una serie de dudas respecto a su posible regulación, escenario que se ha repetido en otros países.

Durante estos seis años, han llegado otras aplicaciones internacionales y también han surgido algunas locales, todo esto ante la marcada oposición de los taxistas formales.

Sin embargo, el país aún no logra crear un marco jurídico para este tipo de plataformas, aunque desde finales del 2020 estas y otras aplicaciones están sujetas al cobro del impuesto al valor agregado (IVA).

Justamente, este miércoles 24 de marzo un grupo de taxistas convocó a una manifestación frente al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) para pedir el cierre definitivo de estas aplicaciones que consideran ilegales.