Por: María Luisa Madrigal.   18 marzo
La entrada del nuevo coronavirus pone a la Caja contra la pared. La institución deberá tomar en cuestión de días, decisiones que ha retrasado por años, ante la emergencia económica que acompaña la crisis sanitaria. En la foto, el presidente ejecutivo de la institución, Román Macaya, saluda de la forma recomendada por el COVID-19 al presidente Carlos Alvarado. Foto Jeffrey Zamora
La entrada del nuevo coronavirus pone a la Caja contra la pared. La institución deberá tomar en cuestión de días, decisiones que ha retrasado por años, ante la emergencia económica que acompaña la crisis sanitaria. En la foto, el presidente ejecutivo de la institución, Román Macaya, saluda de la forma recomendada por el COVID-19 al presidente Carlos Alvarado. Foto Jeffrey Zamora

Ante los efectos económicos de la propagación del nuevo coronavirus que amenazan al sector productivo de Costa Rica, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se podría ver forzada a flexibilizar el modelo actual de aseguramiento. Algo que la institución ha eludido por años.

El mismo Poder Ejecutivo presentó a la junta directiva de la institución, propuestas para ajustar el cobro de las cuotas de aseguramiento en medio de la pandemia.

En respuesta a las solicitudes del Ejecutivo y el clamor de los patronos, el 19 de marzo la CCSS comunicó la implementación de tres medidas:

1. Flexibilizar las readecuaciones de convenios de pago: para quienes tengan un convenio de pago y caigan en atrasos no tengan cobros adicionales.

2. Reducción de las tasas de interés para los acuerdos de pago, hasta el 31 de agosto: con el fin de disminuir la carga financiera a quienes en la actualidad tienen acuerdos de pago y para quienes lleguen a suscribir nuevos acuerdos.

3. Posponer hasta el 30 de junio de 2020 las gestiones de cobro a patronos y trabajadores independientes: específicamente, las relacionadas con el inicio de procedimiento de cierre de negocios por morosidad y la ejecución material del cierre.

Estos tres anuncios recogen, sólo en parte, las solicitudes realizadas por el Ejecutivo.

Opciones

El Gobierno identifica el aseguramiento como uno de los temas críticos, de acuerdo con la ministra de Planificación y coordinadora del equipo económico, Pilar Garrido.

Este equipo se planteó tres objetivos ante la crisis actual: aliviar el flujo de caja de las empresas y de las personas, proteger el empleo y asegurar los recursos necesarios para atender la emergencia. La reducción de las cuotas es una acción que fortalecería los dos primeros, de acuerdo con Garrido y así se lo hicieron ver a la CCSS.

Sin embargo, la institución tiene autonomía en segundo grado. Esto quiere decir, que cualquier decisión sobre el cambio en las cuotas deberá ser aprobado por su junta directiva. Como son medidas administrativas, significa también que las puede tomar en cualquier momento.

Según explica Paola Gutiérrez, abogada laboralista socia de Caoba Legal, la administración y gobierno de los seguros sociales es competencia exclusiva de la CCSS y así está establecido en la Constitución Política. En ese escenario, el país depende de la decisión de los miembros de esta administración para poder tener un alivio en la carga laboral y evitar despidos, o que trabajadores independientes tengan que cerrar sus negocios.

Por eso, el presidente de la República, Carlos Alvarado, se reunió con la junta directiva de la CCSS el lunes 16 de marzo para hacer la propuesta de los cambios.

El objetivo es tomar medidas complementarias al proyecto de ley de modificación de las jornadas laborales flexibles, que presentó el Ejecutivo a la Asamblea este miércoles 18.

“Se instó (a la CCSS) a apoyar la emergencia no solamente desde el sector sanitario sino también en las repercusiones económicas, con motivo de la crisis sanitaria”, detalló Garrido.

Estas son las tres medidas que el Gobierno presentó a la junta directiva de la CCSS.

  • Habilitar el pago de cuotas por la jornada realmente laborada, es decir, por la jornada efectiva.
  • Hacer pagos diferidos de las cuotas.
  • Establecer cuotas diferenciadas para los trabajadores independientes, para prevenir el doble cobro de patrono y empleado

Con lo presentado por la CCSS el 19 de marzo, la institución atendió parcialmente las solicitudes del Presidente. Por ejemplo, dejan de lado las dos primeras propuestas, mientras que en el tercer punto solo pospone el pago, pero no realizan el cambio para eliminar el cobro doble.

Sumado a esto, la institución ya tomó la decisión de no hacer cierre de negocios por atrasos en los pagos o rompimientos de compromisos de acuerdos de pago.

Acuerpadas por sector privado

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) respalda las tres propuestas hechas por el Ejecutivo. Según el presidente de la unión, Álvaro Sáenz, estas están en línea con los planteamientos que la Uccaep ha hecho por años. El grupo tiene tres miembros representantes en la junta directiva de la CCSS.

Sobre el primer punto, en detalle significa que si una persona trabajo media jornada, entonces el patrono tiene que contribuir con el pago de esas horas que el empleado trabajó. La Uccaep hace un llamado para que sea cambio permanente y no supeditado a la pandemia. Esto provocaría, según Sáenz, sacar a más empresas de la informalidad. De momento, esa decisión sigue sin ser tomada en la CCSS.

“Nosotros estamos pidiendo permitir el pago de cargos sociales sobre la jornada efectivamente laborada. Esto está en línea con lo que plantea el proyecto de ley (de flexibilización de jornadas), es decir, no echar a la gente completamente sino pagarles una parte de su salario”, declaró Sáenz.

(Video) Entrevista con Rodrigo Cubero sobre medidas económicas de mitigación ante coronavirus

Otras opciones del Ejecutivo plantean que la cuota baje a un 50% con la jornada reducida o la realización de pagos diferidos y que la empresa pueda pagar en un lapso de tres meses la cuota completa.

En la segunda propuesta, uno de los puntos más importantes para el sector privado es que el atraso de las cuotas no implique que el patrono quede como moroso, ni se le realice un cobro retroactivo. Este punto sí fue atendido en las medidas que la institución ya comunicó, aunque de forma específica para las personas con arreglos de pago.

La tercera propuesta es otro de los puntos que la unión de cámaras pide para un plazo permanente. “Hace años estamos pidiendo esta medida. El trabajador independiente no tiene patrono, sólo es empleado. No tiene por qué pagar estas dos”, explicó Sáenz quien argumenta que es otro punto que ayudará a formalizar trabajadores. Este punto quedó abarcado de manera parcial en las acciones publicadas por la institución.

Ante la consulta realizada por EF sobre las medidas presentadas por el Ejecutivo, la CCSS respondió a través de un correo electrónico que el área técnica responsable indicó que es un tema en este momento está en construcción.

“Dado que está en una fase de propuestas en construcción, que pueden cambiar en horas, no se puede adelantar información”, detallaron por escrito. Un día después, comunicaron las otras tres medidas que tomaron.

Solo durante la pandemia

Estas acciones están centradas en la posibilidad de tener cuotas diferenciadas por el tiempo que dure la pandemia. En un primer lapso, el planteamiento es por cuatro meses.

Una vez pasada la pandemia, según Garrido, la idea es tener una conversación estructural sobre la formula de cálculo de las cargas sobre situaciones de manera más permanentes que doten de mayor flexibilidad al sistema.

“Si ya visualizamos que hay una tendencia explosiva, que ojalá que no, estaríamos hablando sobre la ampliación de eso”, detalló Garrido.

Para Sáenz, el período de recuperación de las empresas va a ser lento. “Esto no va a ser de un mes para otro. Tiene sentido que sea más allá de la pandemia”, explicó.

El turismo es uno de los sectores más golpeados del país ante la emergencia sanitaria. La Cámara Costarricense de Hoteles explicó a La Nación que tiene reportes de más de 10.000 noches canceladas y esperan caídas del 80% y 90% de la demanda futura.

De acuerdo con la Ministra de Planificación, todas estas medidas de flexibilización en el pago de las cuotas obrero-patronales ayudarán a este golpeado grupo.

“Por ejemplo, que paguen por el tiempo verdaderamente trabajado o que paguen la mitad de la cuota por el tiempo trabajado”, declaró Garrido. “Hay que analizar cuánto le costaría al país y si habría que hacer una aportación extraordinaria de parte del Estado y encontrar entonces nosotros la manera de hacerlo”, detalló.

Nota de redactora: el reportaje fue actualizado el 19 de noviembre con nueva información publicada por la CCSS.