Por: Manuel Avendaño Arce.   4 marzo
El excandidato presidencial de Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, presentó los documentos de inscripción de Nueva República. Lo acompañaron los diputados que se separaron de Restauración. Foto: Cortesía Nueva República.
El excandidato presidencial de Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, presentó los documentos de inscripción de Nueva República. Lo acompañaron los diputados que se separaron de Restauración. Foto: Cortesía Nueva República.

Los ocho diputados independientes del bloque Nueva República –y afines a Fabricio Alvarado– piden más plazas de asesores a cambio de dar sus votos de apoyo para aprobar la reforma al reglamento legislativo, una propuesta que pretende acelerar el trámite de los proyectos de ley en Congreso.

El proyecto de ley 21.116 “Reforma general al reglamento de la Asamblea Legislativa” fue construido, en noviembre del 2018, por Carolina Hidalgo y Víctor Morales, del Partido Acción Ciudadana (PAC); Erwen Masís, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); Jonathan Prendas, independiente de Nueva República; Carlos Ricardo Benavides, del Partido Liberación Nacional (PLN) y Zoila Volio, del Partido Integración Nacional (PIN).

Sin embargo, el ajedrez político cambió en los despachos de Cuesta de Moras. Desde la semana pasada la bancada del PUSC logró atrasar la aprobación del reglamento legislativo por diferencias con el Gobierno. Masís, jefe de la fracción socialcristiana, fustigó la decisión del Ejecutivo de desconvocar una iniciativa que pretendía regular el uso y la industria del plástico en el país.

Pugna por asesores

Este lunes, los ocho congresistas de Nueva República indicaron que quieren más plazas de asesores para dar sus votos a favor de la reforma al reglamento. Este proyecto de ley requiere ser aprobado con el apoyo de 38 legisladores en una única votación debido a que se trata de un trámite de control interno.

En la actualidad cada diputado tiene derecho a 5,8 asesores, cifra que se redondea a 6, según la cantidad de legisladores que tiene una fracción. Así lo explicó Antonio Ayales, director administrativo de la Asamblea Legislativa.

El bloque fabricista arrancó una pugna contra el Partido Restauración Nacional (PRN) para ganar más asesores. Este reclamo inició desde octubre del 2018, fecha en la que se dividió la bancada que comanda Carlos Avendaño.

Según el Reglamento del Congreso, la fracción oficial que tienen derecho a la asignación de plazas de asesores es Restauración Nacional. Sin embargo, los ocho independientes de Nueva República aseguran que cada uno de ellos debe contar con seis plazas por despacho.

El 12 de febrero los diputados fabricistas Jonathan Prendas, Marulin Azofeifa, Floria Segreda e Ignacio Alpízar, presentaron un recurso de amparo ante la Sala Constitucional para quitarle cuatro plazas de asesores al PRN.

Los magistrados constitucionales rechazaron de plano el reclamo de los independientes porque consideraron que se trata de un asunto de autodeterminación de los congresistas que se debe resolver entre ellos.

El Gobierno tiene hasta ahora los 17 votos del PLN, 10 del PAC, seis del PRN y uno de Zoila Volio, con lo que suma 34 sufragios de apoyo para la reforma al reglamento del Congreso, todavía necesita sumar al menos a cuatro legisladores más en el bloque.

Mientras que los ocho legisladores de Nueva República y los nueve del PUSC se suman a José María Villalta, del Frente Amplio (FA) y a Wálter Muñoz y Patricia Villegas, del PIN, como el grupo que se opone a la aprobación de la reforma al reglamento legislativo.

¿Qué cambia con la reforma?

El proyecto de ley que es impulsado por el PAC, PLN y PRN contiene 23 reformas al reglamento de la Asamblea Legislativa con el fin de agilizar y acelerar trámites.

Estos son los principales cambios:

1- En los debates reglados los diputados ya no podrán hacer uso de la palabra por 30 minutos, ese tiempo se reduce a 10 minutos.

2- Se recorta de 15 a cinco minutos el uso de la palabra en la discusión de mociones durante el primer debate.

3- Durante la discusión de mociones para segundo debate el tiempo de uso de la palabra de cada legislador pasará de 15 a 10 minutos y de 30 a 15 minutos cuando se trate de intervenciones por el fondo.

4- Con los cambios, los diputados no podrán pedir lectura de documentos, estos se adjuntarán en las actas.

5- Se establece un plazo de 60 días hábiles para que cada comisión emita un informe de dictamen sobre los proyectos de ley. Los presidentes de cada comisión podrán pedir una única prórroga de 60 días más para dictaminar el texto, de lo contrario, se archivará automáticamente.

6- Se elimina la votación secreta en casos de suspensión o acusación de funcionarios.

7- Se crea un nuevo procedimiento abreviado que se podría aprobar únicamente mediante una moción que reciba mayoría absoluta. En caso de impuestos, venta de activos o convenios internacionales se necesitarán 38 votos.

8- El procedimiento abreviado ocupará el primer lugar en el orden del día en la comisión y en el plenario y se debe dictaminar en un plazo máximo de un mes que se podrá ampliar únicamente por un mes más.

9- El procedimiento abreviado se podrá aplicar solamente a 10 proyectos de ley en cada legislatura y no se le podrán presentar mociones de reiteración.