Por: Laura Ávila.   15 diciembre, 2020
Con la aprobación del receso legislativo se terminó de sepultar el crédito de apoyo presupuestario del BID por $250 millones. El contrato del crédito se firmó el pasado 10 de julio, y por políticas del BID solo tenía 180 días plazo para aprobarse, según explicó Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica, este martes 15 de diciembre en la Comisión de Asuntos Hacendarios. Foto: José Cordero.
Con la aprobación del receso legislativo se terminó de sepultar el crédito de apoyo presupuestario del BID por $250 millones. El contrato del crédito se firmó el pasado 10 de julio, y por políticas del BID solo tenía 180 días plazo para aprobarse, según explicó Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica, este martes 15 de diciembre en la Comisión de Asuntos Hacendarios. Foto: José Cordero.

Este martes el Poder Legislativo vivió una jornada intensa tanto en la Comisión de Asuntos Hacendarios como en el Plenario. En horas de la tarde los diputados aprobaron el receso legislativo que regirá a partir de mañana miércoles 16 de diciembre y se extenderá hasta el 10 de enero del próximo año.

El receso impide la discusión de los únicos dos proyectos que el Poder Ejecutivo tenía convocados en las sesiones extraordinarias: la Aprobación del Contrato de Préstamo entre la República de Costa Rica y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para Financiar el Programa de Emergencia para la Sostenibilidad Económica (Expediente 22.131), y el Proyecto Ley de Marco de Empleo Público (Expediente 21.336)

La razón que motivó el receso anticipado fue que la directora del Departamento de Relaciones Públicas, Prensa y Protocolo, dio positivo por coronavirus, lo que obligó a poner en aislamiento a 12 funcionarios que laboran de manera presencial en la Asamblea Legislativa.

Por esta razón, el departamento debía permanecer cerrado y no se podía realizar ninguna transmisión de ningún órgano legislativo.

Este martes también se dio a conocer que el diputado del Partido Restauración Nacional y presidente del Congreso, Eduardo Cruicksank, dio positivo por el virus SARS-COV-2. El congresista se mantendrá aislado en su casa de habitación hasta el 22 de diciembre y presenta síntomas leves.

La discusión para aprobar el receso legislativo estuvo inmerso en un clima de tensiones, pues varios legisladores criticaron la validez de la sesión ya que no había publicidad.

Tal fue el caso de la legisladora independiente, Zoila Volio, que indicó que la sesión era “como estar tomando café en el cafetín” y que no tenía ninguna validez por la falta de publicidad.

Por su parte, el diputado liberacionista Carlos Ricardo Benavides, manifestó que la sesión no era “nula por ningún lado”.

“Hoy esta sesión se está grabando, va haber acta, la sesión es realizable desde el punto de vista jurídico y parlamentario”, indicó Benavides.

Luego de intensos minutos de discusión se aprobó el receso con 39 votos a favor y 10 en contra.

Crédito del BID quedó sepultado

Con la aprobación del receso legislativo se terminó de sepultar el crédito de apoyo presupuestario del BID por $250 millones.

El contrato del crédito se firmó el pasado 10 de julio, y por políticas del BID solo tenía 180 días plazo para aprobarse, según explicó Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica, este martes 15 de diciembre en la Comisión de Asuntos Hacendarios.

La fecha límite para la aprobación era el 6 de enero, pero el empréstito estaba a punto de perderse por el receso legislativo. No obstante, el Poder Ejecutivo aún mantenía la esperanza de que se aprobara pese a la férrea oposición del Partido Liberación Nacional (PLN), la mayor bancada del Congreso.

“Quiero ser optimista y también ponerme a las órdenes de las distintas fracciones para que tengamos un entendimiento sobre ello, porque eso va a ser, desde todo punto de vista, bueno para el país. Quiero plantearme abierto a que conversemos, que eso pase, nuestro país lo necesita”, declaró Carlos Alvarado, presidente de la República, durante la conferencia de prensa que dio este martes en horas de la tarde.

Sin embargo, el crédito ni siquiera superó la etapa de comisión.

La posibilidad de que el BID prorrogue el plazo de entrada en vigencia es nula, según comentó Garrido en la Comisión de Hacendarios.

“Como la naturaleza de este instrumento es especial no se puede prorrogar por el objetivo y la naturaleza del mismo, lo que se requiere es tenerlo aprobado en ese tiempo y lo que se contaba era con tener un financiamiento que diera una respuesta oportuna para la crisis por la pandemia”, dijo la jerarca.

Durante la sesión en Hacendarios, la diputada oficialista Laura Guido promovió una moción de orden para que se dejara sin efectos las audiencias que tenían pendientes la ministra de Mideplan y Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR). A fin de que continuara la discusión de la iniciativa y en el mejor de los casos, se aprobara.

La moción no prosperó y la diputada oficialista Nielsen Pérez lo calificó como una “burla”.

Seguido de esto, María Inés Solís, legisladora socialcristiana recordó el uso de la palabra que semanas atrás hicieron las diputadas oficialistas para que no avanzara la discusión del presupuesto.

“Les recuerdo cuando doña Nielsen y Laura se dedicaban a hablar, hablar y hablar en un presupuesto extraordinario donde pudimos estar aprovechando (el tiempo) para otras cosas e impresionantemente hablaban en contra de cosas que iban a votar a favor. Así que si hablamos de burlas, hablemos de burlas verdaderas”, agregó Solís.

Durante la sesión de la Comisión de Asuntos Hacendarios que tuvo lugar este martes 15 de diciembre, el presidente del Central señaló los beneficios del crédito con el multilateral.

Este era un crédito con condiciones muy favorables: a una tasa de interés del 2,27%, con un plazo de siete años y tres de gracia.

Esas características lo hacían un instrumento favorable para el país, pues el financiamiento en el mercado doméstico ofrece tasas más altas.

Por ejemplo, si el Gobierno solicita un crédito de $250 millones en el mercado interno a siete años plazo, deberá pagar una tasa de interés de 6,45% si es en dólares y 8,1% si es en moneda nacional.

Ante el fracaso en la aprobación del crédito, el Gobierno deberá acudir al mercado interno y por eso presionará las tasas de interés locales en los próximos meses.