Por: Laura Ávila.   7 enero
Las autoridades nacionales indicaron que respetan la decisión de Estados Unidos, pero consideran que el ajuste es desproporcionado por lo que realizarán acercamientos diplomáticos para solicitar mejoras. Foto: John Durán.
Las autoridades nacionales indicaron que respetan la decisión de Estados Unidos, pero consideran que el ajuste es desproporcionado por lo que realizarán acercamientos diplomáticos para solicitar mejoras. Foto: John Durán.

El Gobierno estadounidense elevó el nivel de advertencia por aspectos de seguridad para Costa Rica y las condiciones que ofrece el país en este campo para los turistas extranjeros.

Esto se debe a que Estados Unidos cambió la recomendación de viaje del nivel uno –tomar precauciones normales– al nivel dos, lo que significa que los turistas estadounidenses deben ejercer mayor precaución al ingresar al territorio nacional.

Esta medida es de efecto inmediato y la dio a conocer el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de un comunicado.

Las autoridades nacionales indicaron que respetan la decisión de Estados Unidos, pero consideran que el ajuste es desproporcionado por lo que realizarán acercamientos diplomáticos para solicitar mejoras.

“En esta ocasión, expresamos la enérgica protesta por parte del Gobierno de Costa Rica por la decisión de variar el nivel en las recomendaciones a los turistas estadounidenses al visitar nuestro país”, manifestó Manuel Ventura, ministro de Relaciones Exteriores.

Este cambio en la clasificación de viaje se debe a un ajuste en la métrica de evaluación, aunque no se detalló en qué consiste la metodología, esta información se dio a conocer en el sitio web del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Lo que sí se sabe es que la clasificación posee una escala de uno a cuatro, donde uno significa que el turista debe tomar precauciones, el nivel dos que debe ejercer mayor precaución, el tres que reconsidere el viaje y el cuatro que del todo no viaje al destino con esta clasificación.

La Embajada de Estados Unidos en San José también informó que variará la categoría de la mayoría de los países del mundo, pasándolos del nivel uno al dos. Este ajuste se dará de manera paulatina, y el argumento es que los estadounidenses estarán “más atentos a los riesgos”, de acuerdo al comunicado que emitió el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En nivel dos se encuentran países varios países de Europa como Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Italia, el Reino de los Países Bajos y Reino Unido. Mientras que en Latinoamérica Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Perú y Uruguay ostentan esa categoría.

La alerta para los turistas estadounidenses que consideren viajar a Costa Rica se debe a la amenaza que representan los delitos menores. El robo de celulares y pasaportes afectaron a 688 turistas en el 2019, según cifras del Ministerio de Seguridad Pública.

La baja en la calificación sorprende, según el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, pues equipara a Costa Rica con países del continente que figuran entre los más violentos del mundo, cuyas tasas superan los 50 homicidios por cada 100.000 habitantes.

En 2019 el país tuvo una tasa de homicidios de 11 por cada 100.000 habitantes.

Costa Rica recibió más de tres millones de turistas en el 2018 y 1,2 millones de turistas estadounidenses visitaron el país, según el comunicado.

Estados Unidos es el principal país emisor de turismo para Costa Rica. Precisamente, en esta administración el Instituto Costarricense de Turismo se ha enfocado en atraer nuevas aerolíneas estadounidenses y aumentar la frecuencia de viaje de las que ya están operando.

Este es otro revés de la imagen del país ante las autoridades estadounidenses. En mayo del 2019, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) bajó la calificación de seguridad de Costa Rica de categoría uno a categoría dos bajo el argumento de que las autoridades locales carecen de leyes o regulaciones adecuadas para supervisar compañías aéreas.