Economía y Política

EF Explica: Así se aplica la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 en el mundo

La dosis de refuerzo está siendo aplicada en países como Chile, República Dominicana, Uruguay, Israel, Rusia y Emiratos Árabes Unidos; Costa Rica lo hará el próximo año

El debate en torno a la aplicación de una tercera dosis de la vacuna anti COVID-19 calienta a nivel mundial pues todavía muchas naciones registran baja inoculación con el esquema básico de inmunización y la demanda de sigue sobrepasando a la producción.

Por eso, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, solicitó el pasado 4 de agosto que los países postergaran el refuerzo para asegurar que las vacunas estén disponibles para aquellas naciones que no han avanzado en el proceso de inoculación.

Pese a ello, Rusia, Israel y Chile ya habían comenzado o iban a empezar a distribuir la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19. Mientras que Estados Unidos, Francia y Alemania anunciaron que la implementarán en los próximos meses.

Costa Rica informó que compraría 2,5 millones de vacunas de la farmacéutica Pfizer, de las cuales un millón estarían destinadas a inocular con una tercera dosis, en 2022, a tres grupos específicos de la población.

EF explica cómo ha sido la aplicación de la tercera dosis de la vacuna anti COVID-19 en el mundo y cómo se va a implementar en Costa Rica.

¿Qué países la están aplicando?

Actualmente, la tercera dosis está siendo aplicada en naciones como Chile, República Dominicana, Uruguay, Israel, Rusia y Emiratos Árabes Unidos.

Otros países como Estados Unidos, Alemania, Francia, Austria y Reino Unido anunciaron que la implementarán en los próximos meses.

¿Cuándo la empezaron a implementar?

República Dominicana y Rusia comenzaron el 1°. de julio, Israel el 30 de julio, Chile el 11 de agosto y Uruguay el 16 de agosto.

EF investigó cuándo se empezó a implementar la tercera dosis en Emiratos Árabes Unidos, pero no se encontró el dato.

¿Quiénes tienen luz verde para recibirla?

La dosis de refuerzo está siendo aplicada principalmente a los grupos más vulnerables, siguiendo los criterios de edad o factores de riesgo.

Además, hay países -como República Dominicana- en donde los médicos y personal sanitario son parte de las personas que pueden ponerse la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Sin embargo, el plan de vacunación es distinto en cada país. Por ejemplo, en Uruguay las personas que pueden recibir la tercera dosis son: las inmunodeprimidas moderadas y severas vacunadas con Pfizer, Sinovac o Astrazeneca, y todas las inoculadas con Sinovac.

Asimismo, el gobierno República Dominicana anunció a finales de junio que aplicará una tercera dosis a toda la población, para reforzar la vacunación de todos los ciudadanos a través de VacúnateRD. También, decidió que la dosis de refuerzo debe ser de una farmaceútica diferente a las dos primeras.

Mientras que en otros países solo los grupos poblacionales con factores de riesgo (edad o personas inmunodeprimidas) tienen la posibilidad de recibir la tercera dosis.

¿Por qué una tercera dosis?

En términos generales, a lo que apelan estos países que la están aplicando o la van a implementar es que la tercera dosis es necesaria debido a la aparición de peligrosas variantes de COVID-19.

También, la justificación en el caso de Chile y Uruguay se debe, además, a la pérdida de efectividad que pueda tener la vacuna de la farmaceútica Sinovac y a la caída natural de los anticuerpos neutralizantes.

¿Cuánto tiempo después de la segunda dosis se aplica?

El intervalo de tiempo entre la segunda y tercera dosis de la vacuna anti COVID-19 varía según el país.

  • Chile: Cuatro meses, pero para los pacientes inmunocomprometidos se definió un intervalo mínimo de dos meses.
  • República Dominicana: Un mes.
  • Uruguay: Mínimo 90 días.
  • Israel: Cinco meses.
  • Rusia y Emiratos Árabes Unidos: Seis meses.

¿Cómo se va a aplicar en Costa Rica?

Costa Rica compraría 2,5 millones de dosis de la farmacéutica Pfizer, de las cuales un millón estarían destinadas a inocular con una dosis adicional a adultos mayores de 58 años, personal de primera respuesta y personas inmunosuprimidas.

Este cargamento se prevé que pueda arribar “temprano” en el 2022 y la aplicación de la tercera dosis se iniciaría dependiendo de la disponibilidad de vacuna que vaya llegando, porque aún debe concretarse la cantidad de dosis que van a llegar a Costa Rica por semana, según dijo a EF el ministro de Salud, Daniel Salas.

La decisión de implementar la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19, se dio porque muchos de los mayores de 58 años tienen comorbilidades -varias enfermedades- que en ocasiones generan disminución en la respuesta del sistema inmunológico y en ellos se concentran mucho los datos de enfermedad grave y de mortalidad.

En el caso del personal de primera respuesta se debe a que tienen un mayor riesgo de contagio -tanto para ellos mismos como para la población que atienden-, y en las personas inmunosuprimidas se va a aplicar una tercera dosis porque tienen una condición directa de disminución en el sistema inmunológico por enfermedades congénitas, etc.

Con respecto al intervalo de tiempo que debe haber entre la segunda dosis y la de refuerzo, el Ministro expresó que se podría hablar de más de seis meses, sin embargo, no hay claridad de cuándo es el momento óptimo, entonces “hay que esperar a ver qué más nos dicen los estudios que están en curso”.

¿El resto de la población podrá recibir una tercera dosis más adelante?

De acuerdo con Salas, se deben valorar más las investigaciones que están en curso para entender en qué momento se recomienda de manera optimizada una eventual tercera dosis de forma general.

Por su parte, el epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA), Juan José Romero, calificó de “antiético e inhumano” pensar que Costa Rica aplique terceras dosis de vacunas de manera masiva mientras haya países en el mundo en donde no se ha vacunado a más del 5% de la población.

¿Cuáles deben ser las prioridades a seguir?

En lo que resta del año, según Romero, las prioridades son: completar las segundas dosis en la mayor cantidad de población e incluir en el esquema de vacunación a todos los que no han recibido ni una sola dosis -a través del convencimiento-.

Además, conseguir la inmunización de las personas menores de edad hasta donde sea posible. Mientras que las prioridades en materia de vacunación para el otro año van a ser definidas según los datos.

Los números publicados por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), el 16 de agosto, muestran que en el país 2,9 millones de personas ya tienen la primera dosis y 899.570 ya poseen el esquema completo.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.