Por: Rafael González.   3 junio, 2018

Un contribuyente tiene $1000 el 1.° de octubre. Ese día, el tipo de cambio es de ¢500 por dólar, de modo que en su contabilidad, que obligatoriamente lleva en colones, tendrá un activo por ¢500.000 colones.

Según establece la Ley del Impuesto sobre la Renta, el 30 de setiembre, al cierre del período fiscal, deberá volver a valuar esos $1.000. Si el tipo de cambio fuera de ¢510, habría tenido un “ingreso” por diferencial cambiario de ¢10. Nótese que sigue teniendo los $1.000 en su bolsillo… ni un céntimo más, ni un céntimo menos.

También puede ocurrir que esa persona tenga los $1.000 en un título valor, que vence el 30 de junio. Si el contribuyente renueva el título, sigue teniendo los $1.000. Pero si ese día el tipo de cambio hubiera sido ¢505, habría tenido que reconocer contablemente un ingreso por diferencial por ¢5.

Nuevamente, en la realidad, no tiene un céntimo más ni menos… tiene $1.000.

Puede ocurrir una tercera situación, donde el señor cambia sus $1.000 para realizar un pago en colones. Si lo cambia a ¢507 por dólar, entonces, ahí sí, se ganó realmente ¢7 desde la fecha de inicio del período.

Al sol de hoy, con las normas vigentes, aún no tenemos claro qué piensa la Sala Primera sobre el tema. Hay dos sentencias que dicen que se pagará impuesto nada más en el último caso explicado. Pero existe una tercera sentencia que, increíblemente, manifiesta ser conteste con las anteriores, pero grava las dos primeras situaciones también.

¿Y la reforma? Pues regula el tema del diferencial en el capítulo de las rentas del capital, para ahí decir que le resulta aplicable el impuesto a las utilidades. Además, sigue utilizando un lenguaje impreciso, que mezcla conceptos contables de balance y resultados.

Se entendería que el proyecto grava el diferencial “realizado”; pero entendido como la valuación por liquidación de la partida monetaria; pero no exige que exista verdadero cambio de moneda. Parece dejar por fuera únicamente la foto de la partida monetaria al final del período.