Economía y Política

Entrevista con Ottón Solís: ¿Agoniza el ideal del Partido Acción Ciudadana?

Diputado celebra despido de asesores que militan en Juventud Progresista, por haber recomendado uso de recursos políticos en beneficio del partido

El diputado Ottón Solís está "encantado" con las últimas señales enviadas por el Gobierno de Luis Guillermo Solís en contra del pacto que firmó el Partido Acción Ciudadana (PAC) con la izquierda y al despedir a seis jóvenes asesores que recomendaron utilizar recursos políticos del Gobierno en beneficio de la fuerza oficialista.

Esos signos llevan a Ottón Solís a pensar que empieza a relucir en el Gobierno la materia prima ética y programática del PAC; el giro le impide al fundador de la divisa oficialista pensar en la muerte del ideal fundacional que se pactó hace 15 años.

Mientras alaba al presidente de la República, Ottón Solís ataca sin ambages a la presidenta del PAC, Margarita Bolaños, quien, dijo, no conoce el norte del partido.

Lea un extracto de la entrevista que Ottón Solís concedió el martes pasado a EF.

¿Sus críticas por el pacto con la izquierda y por los desvíos éticos significan que presenciamos la agonía del ideal del PAC?

-En la decisión de don Luis Guillermo Solís de proceder a despedir a los muchachos (de la Juventud Progresista del PAC) veo la materia prima del PAC manifestándose.

”A mí eso me da optimismo de que podría finalmente retomarse la ruta que le prometimos a Costa Rica, de cero tolerancia a las prácticas de la política tradicional de esperar y esperar y espera y no investigar (casos de corrupción), podría ser que estemos más bien, tal vez un poco tarde, pero retomando la ruta que siempre se esperó de nosotros cuando asumimos el poder”.

LEA: Presidencia despide a militantes del PAC por 'insinuar' uso de recursos con fines partidistas

¿Recuperó la esperanza de que el primer gobierno del PAC fuera lo que usted planteó al fundar el partido?

-Pues ha habido algunas acciones en la fracción, como el tema de las plazas de asesores que se comprometieron para negociar la presidencia (del Directorio Legislativo), contratar a la expresidenta del PAC (Kattia Martin Cañas) en una plaza legislativa y que todo eso pasara sin que nadie se ruborizara, claro que esos son ejemplos de hechos que me han llevado a pensar, bueno, qué pasó, cuál era el cambio que íbamos a hacer nosotros. Esta acción de Luis Guillermo (despedir a los miembros de la Juventud Progresista) es el cambio que nosotros esperábamos, porque además se trató de personas muy cercanas a él, lo cual le da más méritos a la acción, que es lo contrario al amiguismo y al partidarismo que en el pasado indujo a la inoperancia ante hechos más graves que esos.

Unas horas antes de que el Presidente anunciara el despido de los asesores miembros de Juventud Progresista, Margarita Bolaños, presidenta del PAC, salió a defender el uso de recursos políticos del Gobierno a favor del partido. ¿Cómo entender la dicotomía en el pensamiento del PAC?

-Usted tiene razón de retratar la acción de la presidenta del PAC. Yo creo que con esos hechos, y con otros, ella demuestra que no tiene ni la más mínima noción de la ética que el PAC ha querido traer a la vida pública de este país. Debería de preocuparnos y a mí me preocupa mucho.

”Yo esperaría, aunque no estoy metido en el activismo partidario, porque he querido siempre hacerme a un lado, que la gente de la Asamblea Nacional se percate de que con esa presidencia del partido estamos lejos de ser la fuerza inspiradora de este país”.

Presidenta se extravió

¿Debe renunciar Margarita Bolaños?

-Es la Asamblea Nacional la que debe definir qué tipo de partido quiere. Es la asamblea la que debe asumir la responsabilidad en lugar de estar ahí fraccionada y viendo cómo entierra a lo que llaman “ottonismo”. Deberían preocuparse por que los principios del partido sean respetados, en primerísimo lugar, por la presidencia del partido.

¿En qué momento ese movimiento fundador, el “ottonismo” perdió fuste dentro del PAC?

-Creo que en las bases del partido eso es lo que prevalece. Es la visión original que justificó la creación del partido. Pero, hubo gente que nunca creyó, ni se tomó en serio esos principios y rigores y, una vez que yo dejé de ser candidato, ya dejaron de disimularlo, porque ya no importaba. Como yo ya no iba a ser presidente, entonces manifestaron su verdadera naturaleza y se envalentonan y comienzan a tratar de debilitar los principios del partido y a llevarlo por rumbos ideológicos que no son los que nos llevaron a crearlo.

”(…) Se percataron de que si yo me molestaba no importaba, porque ya no iba a ser yo el que nombraba a nadie, pues ya no iba a ser candidato. Hubo un grupo de gente, por dicha no todos, que alabó esos principios interesadamente y no por convicción”.

Y en este contexto adverso al movimiento fundacional del PAC ¿usted ha analizado la posibilidad de dejar el partido?

-No, porque ese es un grupo pequeño. No es la mayoría del partido. Hay montones de gente a lo largo y ancho del país que creen mucho, no en el “ottonismo”, que es un nombre que usan para crear polarización y división, sino en los principios del PAC. Entonces, no. Si se consolida y fuera una mayoría, pues sería otra historia, pero son una pequeña parte de gente que sí es muy dedicada muy militante y hábil, con todas la 'mañitas' que hemos querido exterminar y, claro, logran posiciones”.

Usted se fue de Liberación Nacional señalando circunstancias muy similares a las que ahora le señala al PAC. ¿No es ambivalente permanecer en un partido que, según usted, se comporta como lo hacía el Liberación del que usted salió?

-Bueno es que ahí era toda la estructura del partido, la cúpula, el que no disimulaba practicaba y, además, Liberación se fue muy a la derecha.

”En el PAC es un grupito. Por eso hablan del 'ottonismo', ese fantasma al que le tienen pavor, que no es a Ottón, es al pensamiento que sigue predominando en las bases del partido”.

¿Usted aún confía en su partido?

-Sí, sí. Yo creo que, además, la actitud de Luis Guillermo, lo hace un presidente PAC, esta (el despido de los asesores miembros de la Juventud Progresista), digamos.

Carácter presidencial

¿En cuáles otros aspectos del Gobierno le gustaría ver esa firmeza que le alaba al presidente en el despido de los asesores de la Juventud Progresista?

-No me voy a poner a hacer ahora una elaboración. Yo no soy el que gobierna, no voy a empezar a hacer ahora programas de gobierno. Ahí está todo escrito.

¿Lo acercó a usted a Casa Presidencial, como se esperaba, la designación de Sergio Alfaro como ministro de la Presidencia?

-Yo con don Sergio tengo una relación. Nos hemos visto formalmente y socialmente.Claro, eso no ocurría con el anterior ministro. En lo demás yo respeto mucho lo que pase en Casa Presidencial y, en lo demás, la situación se mantiene igual (Ottón Solís afirma que no conversa con el presidente Solís desde la campaña).

El presidente Solís afirmó que la convocatoria a las próximas sesiones extraordinarias no estaría influenciada por el pacto que firmó el PAC con el Frente Amplio y los sindicatos. Supongo que usted ahora sí confía en que el presidente cumplirá su palabra…

-Sí. Esa es otra de las señales buenas que me tienen alegre: el desligarse de ese absurdo pacto, desligarse de ese acuerdo del Melico (en referencia al Teatro Popular Melico Salazar, donde se firmó la agenda el 26 de junio) de manera tan clara por parte del Presidente, es una señal que me encantó. Para eso se hicieron las sesiones extraordinarias, para que el Presidente de la República diga qué es lo quiere. Decir expresamente que esa agenda que se firmó allí no lo limitaba, es un golpe a lo que trató de hacer una parte del partido y además una reafirmación del liderazgo del presidente y un compromiso con la agenda PAC y no del pacto con el Frente Amplio y los sindicatos.

”No son Albino (Vargas, secretario general de ANEP) y Villalta (José María, líder del Frente Amplio) los que le van a decir al Presidente qué hacer”.

LEA: Costa Rica se enrumba al limbo político

Críticas al pacto con la izquierda

Dicen los analistas políticos que hay muchas similitudes entre la agenda que presentó Luis Guillermo Solís en campaña y la que firmaron el PAC, Frente Amplio y los sindicatos ¿Existen esas similitudes?

-Lo que no estaba en la agenda que presentó Luis Guillermo Solís a la ciudadanía era que de repente el PAC se iba a atrincherar en un pacto con Villalta y con Albino. Eso no estaba en ninguna parte. Y eso es lo más importante de ese arreglo, es un mensaje político en el que se divide todo en buenos y malos. Y los malos son los de la alianza del Castillo Azul (seis bancadas de oposición que se unieron el 1.° de mayo para desplazar al PAC de la presidencia del Congreso). Ese no es un planteamiento de campaña del PAC.

”Hay que negociar con todos los partidos porque no tenemos mayoría y satanizar a algunos es lo peor que se puede hacer”.

Conociendo al votante del PAC, al que respalda los postulados del partido, ¿usted avala las declaraciones de Margarita Bolaños, de que ese pacto cuenta con el apoyo de la mayoría de los que votaron por Luis Guillermo Solís?

-Pienso que 99 de cada 100 votantes de ese millón trescientos mil que apoyó a Luis Guillermo no está de acuerdo con ese pacto.

”Ni siquiera en la fracción tuvo el apoyo de la mayoría”.

¿Qué espera usted en términos del funcionamiento de la fracción tras la división que creó este pacto?

-Fíjese que yo creo que es tan absurdo y tonto ese pacto que no tendrá ninguna consecuencia, porque esa no va a ser la guía de la fracción.

”El PAC ha estado en algunos casos cerca de Liberación y de la Unidad Socialcristiana y en otros cerca del Frente Amplio. Esa agenda va a tener cero impacto, fue solo un mensaje, y malo.

Ya se van a lanzar a la calle los sindicatos. Es decir, ni siquiera paz social se logró con eso”.

Gerardo Ruiz R.

Gerardo Ruiz R.

Periodista de Política. Escribe sobre temas políticos, económicos y sociales. Cubre la Presidencia de la República.