Por: AFP .   27 noviembre, 2020
Es el caso del precio de las acciones de AB Inbev que se hundió, provocando una fuerte caída en la fortuna del suizo-brasileño Jorge Lemann (-7.000 millones de francos suizos) y del belga Alexandre Van Damme (-5.000 millones), que residen en Suiza y controlan el 10 y el 7,7% del grupo respectivamente. Foto: AFP.
Es el caso del precio de las acciones de AB Inbev que se hundió, provocando una fuerte caída en la fortuna del suizo-brasileño Jorge Lemann (-7.000 millones de francos suizos) y del belga Alexandre Van Damme (-5.000 millones), que residen en Suiza y controlan el 10 y el 7,7% del grupo respectivamente. Foto: AFP.

El cuarto hombre más rico de Suiza, el suizo-brasileño Jorge Lemann, propietario de acciones de la cervecera AB InBev, vio su fortuna caer en picada en 2020 por el cierre de bares y restaurantes, consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Según la clasificación anual de la revista Bilan de las 300 personas más ricas de Suiza (que incluye a los suizos residentes en el extranjero y a los extranjeros residentes en Suiza), la cifra total de sus fortunas asciende a 646.000 millones de francos suizos (597.000 millones de euros, $712.000 millones), una cifra que se ha mantenido relativamente estable durante el último año.

Sin embargo, este año, marcado por la pandemia de COVID-19, fue particularmente difícil para muchos sectores, especialmente para la industria hotelera y la restauración.

Es el caso del precio de las acciones de AB Inbev que se hundió, provocando una fuerte caída en la fortuna del suizo-brasileño Jorge Lemann (-7.000 millones de francos suizos) y del belga Alexandre Van Damme (-5.000 millones), que residen en Suiza y controlan el 10 y el 7,7% del grupo respectivamente.

La mayor pérdida la registró la familia Kamprad (-11.000 millones), una caída que no se debió a la pérdida del valor de Ikea.

Según Bilan, los hijos de Ingvar Kamprad (en el puesto 25) no heredaron toda la fortuna del fundador de Ikea, que creó una estructura de fideicomiso antes de su muerte en 2018 para asegurar la continuidad de su empresa.

Como resultado, sus hijos ya no tienen ningún control sobre la fundación de Liechtenstein que posee la marca.

Las tres familias más ricas mantienen su posición.

La familia Hoffmann-Oeri de Basilea (grupo farmacéutico Roche) posee entre 29.000 y 30.000 millones de francos (+2.000 millones).

Está por delante del francés Gérard Wertheimer (accionista de Chanel) y de la familia brasileña Safra (finanzas).

La familia suiza Blocher (Ems-Chemie) se queda al pie del podio gracias a un aumento de 4.000 millones de francos, el más importante del ranking.

El segundo aumento más importante (+3.500 millones) corresponde a Guillaume Pousaz, de Ginebra, fundador de checkout.com, una startup activa en el proceso de pago del comercio online.

Robbie Williams entra a la lista

Un total de 18 nombres se incorporaron a la lista de 2020, incluidos seis multimillonarios: Mortimer Sackler (Purdue Pharma), Gregory Finger (un ruso con pasaporte estadounidense que retomó el Lausanne Hockey Club), Laura y Michael Paulus (que vendieron la startup Assurance IQ), Philippe Foriel-Destezet y la familia Bahadourian.

El cantante británico Robbie Williams también se encuentra entre los recién llegados a este club de los súper ricos de Suiza, con una fortuna estimada en 300 millones.

De su lado, los franceses ricos de Suiza no parecen ser sensibles por el momento a las reformas fiscales lanzadas por París, según la revista, que indica en su clasificación de 2020 que no hay indicios de que vuelvan a Francia.

La lista cuenta con 44 franceses con una fortuna total de 103.000 millones.

Dos franceses de Lyon entraron en la clasificación: Philippe Foriel-Destezet (riqueza estimada entre 2.000 y 3.000 millones), fundador de la empresa de trabajo temporal Interecco, hoy Adecco, y la familia Bahadourian (riqueza estimada entre mil y 1.500 millones), nietos de un armenio de Lyon que tenía una pequeña tienda y que se convirtieron en accionistas de los comercios Grand Frais.

La familia francesa Despature, que controla Somfy, una empresa especializada en sistemas de automatización para el hogar, vio su fortuna aumentar en 1.200 millones gracias a la subida de las acciones en los últimos meses.

En cambio, el francés Paul Dubrule, cofundador del grupo hotelero Accor, salió de la lista ya que su capitalización bursátil cayó bruscamente durante la pandemia.