Por: Diego Salto.   30 junio, 2018

Pocos temas generan tanta pasión como el fútbol y los impuestos. La relación fiscal del fútbol se refleja tanto en la parte organizativa como en el impacto que tiene el componente fiscal en los propios jugadores.

Según información detallada por los medios especializados, la FIFA incluye dentro de los requerimientos para calificar como sede del Mundial una completa cláusula fiscal, que le garantice una exención durante la preparación, organización previa, así como durante y después del evento. Tal ha sido el caso de la reciente elección de la sede del campeonato del mundo de 2026 que ganaron Estados Unidos, México y Canadá. La exención es tal que en algunos casos deberá mantenerse hasta el 31 de diciembre de 2028.

En Brasil 2014 el tema fiscal generó una enorme discusión, la cual tuvo que resolverse ante el Tribunal Supremo Federal, quien confirmó la legalidad del otorgamiento de las exenciones a FIFA.

Los jugadores suelen ser los más expuestos desde el punto de vista fiscal. En la prensa vemos reseñados muchos casos de futbolistas que han sido cuestionados por la Administración Tributaria por el impago de impuestos. Por su connotación mundial, los dos casos más relevantes recientemente han sido los de Messi y Cristiano Ronaldo.

Hace tan solo unos días, empezando el Mundial, se reveló que este último propuso a la Administración Tributaria un arreglo a fin de terminar el conflicto fiscal que tiene abierto desde hace ya algún tiempo, llegándose a proponer dos años de cárcel y el pago de una multa de $18,8 millones aún pendiente de aceptación por parte de las autoridades.

La gran mayoría de los futbolistas que han sido cuestionados por temas fiscales, principalmente en Europa, han sido por no considerar gravables los pagos por derechos de imagen. Ese fue el caso de Radamel Falcao, Coentrao, Di María, Xabi Alonso, Macherano, Eto´o así como los ya mencionados Messi y Cristiano, entre otros.

Los clubes de fútbol también sufren las consecuencias. Un ejemplo reciente es el Barcelona en relación con la problemática fiscal existente con el fichaje de Neymar.

A manera de ejemplo, se estima que la Hacienda británica recaudó en impuestos no pagados al menos 300 millones de libras en los últimos dos años de parte de futbolistas de las primera y segunda división. Y se estima que actualmente están en proceso de revisión unos 180 futbolistas de ambas ligas. La lista es larga y con seguridad crecerá en el futuro.

El fútbol genera importantes consecuencias fiscales en todos los niveles.

Carátula Columna Tributaria de Diego Salto
Carátula Columna Tributaria de Diego Salto