Por: Manuel Avendaño Arce.   8 abril

Tras varios días de espera entre diferentes sectores del país, finalmente el Gobierno presentó, a la 1:34 p.m. de este miércoles 8 de abril, el primer presupuesto extraordinario 2020 (19.918) para hacer frente a la emergencia sanitaria y económica provocada por el coronavirus.

El texto pretende obtener ¢377.078 millones para atender la primera etapa de la crisis en salud, dar ayudas a los afectados por el desempleo y pagar la deuda pública.

El proyecto de ley plantea un reacomodo de partidas, ajustes en el pago de la deuda gubernamental e incluye los recursos de préstamos de apoyo presupuestario aprobados recientemente por el plenario legislativo.

El Ejecutivo pretende redireccionar dinero de diferentes fuentes para obtener un monto cercano a los ¢150.000 millones que se destinará a la entrega de subsidios para personas en condiciones vulnerables (pobreza y pobreza extrema) y para quienes se quedaron sin empleo como consecuencia de las restricciones de aislamiento social para frenar el contagio del coronavirus.

El texto propone dirigir ¢67.865 millones al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) que nutrirán el Plan Proteger y servirán para dar subvenciones a los afectados por desempleo, suspensiones temporales de contratos o reducciones de jornadas laborales.

También se reasignarán ¢82.134 millones al subprograma de empleo y seguridad social del MTSS que se distribuirán como ayudas económicas a los desempleados.

Al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) se le garantizarán ¢171.000 millones para subsidios a familias en pobreza, pobreza extrema u hogares con personas de alto riesgo frente al Covid-19, por ejemplo, adultos mayores, enfermos crónicos o familias con jefatura femenina.

El Gobierno también propone a los diputados ajustes en los montos para el pago de la deuda pública. Los préstamos de apoyo presupuestario otorgados por la Corporación Andina de Fomento (CAF), por ¢224.649 millones y por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por ¢57.200 millones servirán para liberar una parte de recursos previamente presupuestados que se destinarían al pago de la deuda pública.

Estos créditos ayudarán al Ministerio de Hacienda a rebajar los recursos de colocación de títulos valores de largo plazo en el mercado interno por un monto de ¢281.849 millones con el propósito de aplicar un cambio en la fuente de pago de amortización de la deuda gubernamental.

El dinero de los préstamos de apoyo presupuestario ayudará a que Hacienda busque menos recursos en el mercado doméstico y estruje menos la economía nacional. Además, pretenden mejorar el perfil de la deuda pública cuyo nivel es del 58,5% del Producto Interno Bruto (PIB).

El presupuesto incluye la incorporación de recursos corrientes que son saldos de periodos anteriores, dinero de los préstamos de apoyo presupuestario con organismos internacionales y el traslado de partidas con rebajas en los gastos de diferentes instituciones públicas.

Plan económico
Pilar Garrido, ministra de Planificación y Rodrigo Chaves, ministro de Hacienda, presentaron el proyecto de ley de presupuesto extraordinario la tarde de este miércoles. Fotografía: Cortesía Asamblea Legislativa.
Pilar Garrido, ministra de Planificación y Rodrigo Chaves, ministro de Hacienda, presentaron el proyecto de ley de presupuesto extraordinario la tarde de este miércoles. Fotografía: Cortesía Asamblea Legislativa.

Pilar Garrido, ministra de planificación y coordinadora del equipo económico y Rodrigo Chaves, ministro de hacienda, explicaron la primera etapa del plan económico del Gobierno para enfrentar la crisis del coronavirus en el corto plazo.

Los jerarcas ofrecieron detalles en una conferencia de prensa la tarde de este miércoles en Casa Presidencial.

Chaves comentó que para la primera etapa requieren ¢501.420 millones para atender la emergencia sanitaria, para dar ayudas a las personas afectadas económicamente y para pagar la deuda pública.

¢377.000 millones se obtendrán por medio del presupuesto extraordinario presentado este miércoles, ¢75.000 millones de una donación directa que hará el Instituto Nacional de Seguros (INS) al Gobierno y ¢42.420 millones del congelamiento al precio de los combustibles.

Garrido dijo que el Ejecutivo retiró el proyecto de ley que pretendía crear un impuesto único a las utilidades del INS y emitir títulos valores de esta entidad. El texto se sustituyó por uno nuevo que permitiría una donación directa de recursos del Instituto al Gobierno.

“Necesitamos una forma más sencilla para traer recursos inmediatos”, apuntó la ministra.

Sobre las proyecciones para el 2020, el titular de Hacienda aseguró que tienen proyecciones sobre varios escenarios y aunque no dio cifras, reconoció que se espera una tasa negativa en el crecimiento económico y un aumento en el déficit financiero.

El Gobierno presentará este jueves 9 de abril la plataforma digital que utilizarán para recibir las solicitudes de ayuda a personas afectadas por una reducción en sus ingresos o por pérdida de empleo.

La página web permitirá que las personas incluyan sus documentos y comprobantes de pérdida de ingresos para solicitar el subsidio. Estas peticiones serán evaluadas por el MTSS y el IMAS para determinar si califica y el monto que se le puede otorgar.