Economía y Política

Impuesto a las casas de lujo se cobrará sobre viviendas de ¢137 millones o más en 2022

El impuesto a las casas de lujo sigue vigente en su versión inicial, aprobada en 2008

El impuesto solidario para el fortalecimiento de programas de vivienda (ISO), popularmente conocido como el impuesto a las casas de lujo, se cobrará en 2022 a las viviendas con un valor de su construcción superior a ¢137 millones.

El Ministerio de Hacienda actualizó los tramos del gravamen, como le corresponde hacer anualmente y publicó la nueva escala de tarifas, este 22 de diciembre, en el alcance número 262 del diario oficial La Gaceta.

La actualización anual se basa en la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide el Instituto Nacional de Estadística y Censos; que fue de 2,8% entre los meses de noviembre de 2020 y de este 2021.

En el mismo alcance del diario oficial, el Gobierno actualizó los tramos del Impuesto sobre la Renta para personas físicas y jurídicas; y de algunos otros gravámenes que deben ajustarse cada año.

La tarifa del impuesto a las casas de lujo es gradual, arranca en 0,25% y puede alcanzar hasta un 0,55%, conforme aumenta el valor de la propiedad.

El gravamen se cobra sobre viviendas “de uso habitacional, que sean utilizados en forma habitual, ocasional o de recreo”, con un valor constructivo principal y accesorio superior a la base mínima del gravamen (¢137 millones, en 2022). Por valor constructivo principal se entiende el de la vivienda en sí misma; mientras que por el accesorio se comprenden inmuebles adjuntos como ranchos, piscinas, muros, calles internas, canchas deportivas y similares.

En el caso de condominios, el valor de las zonas compartidas no se suma completamente al valor de cada vivienda, sino que se establece un monto proporcional de las amenidades para cada una.

Si el valor constructivo es mayor a la base exenta, entonces se suma el valor del terreno y se calcula el impuesto con la escala tarifaria.

Las personas sujetas al gravamen deberán actualizar su declaración este 2022, a través del formulario D-179, en el sitio de Administración Tributaria Virtual (ATV), recordó en entrevista con EF la socia directora de Deloitte, Carla Coghi.

El Gobierno de la República actualmente impulsa un proyecto de reforma al impuesto a las casas de lujo, como parte de su agenda de ajuste fiscal ligada al programa de financiamiento por $1.778 millones en tres años con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El proyecto ya fue dictaminado positivamente en la comisión de Asuntos Jurídicos del Congreso y reformaría cuestiones fundamentales del gravamen; sin embargo, todavía resta un importante camino para la iniciativa de cara a su eventual aprobación final.

Esto quiere decir que el impuesto seguirá en su versión actual para el período fiscal de entre el 1.º de enero al 31 de diciembre de 2022.

La reforma, en su redacción actual, reformaría la tarifa del impuesto y la convertiría en una tasa flat del 0,5% para todos los casos; y modificaría el método de imposición del gravamen, de modo que no sea autodeclarable (como en la actualidad) sino que sea definido por la administración tributaria y puesto al cobro, a partir de los registros de valor existentes.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.