Por: María Luisa Madrigal.   23 agosto
17/07/2018. Comisión Legislativa acerca del plan fiscal, llevada a cabo en la Asamblea legislativa en el salón de beneméritos. Pedro Muñoz del PUSC. Fotografías: Ignacio G. León-Páez
17/07/2018. Comisión Legislativa acerca del plan fiscal, llevada a cabo en la Asamblea legislativa en el salón de beneméritos. Pedro Muñoz del PUSC. Fotografías: Ignacio G. León-Páez

El Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas ha recibido golpes, tras dos días de votación de mociones de fondo, la iniciativa perdió cerca de ¢91.000 millones, al eliminar las tarifas reducidas del 2% de Impuesto del Valor Agregado (IVA) a la canasta básica y la educación privada.

El recorte se dio después de que Gustavo Viales, diputado liberacionista, quebrara la línea de la bancada verdiblanca al votar a favor de la exención a la canasta básica, y de que Pedro Muñoz, diputado socialcristiano, decidiera dar su apoyo a exonerar la educación privada.

Eliminar las tarifas reducidas provoca que el expediente 20.580 pierda efectividad para combatir el déficit fiscal, que al mes de julio alcanzó el 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto de los últimos seis años, según datos del Ministerio de Hacienda.

EF conversó con Pedro Muñoz, sobre su decisión de apoyar la la moción que exoneró al educación privada, que significa una reducción anual de ₡26.000 millones en recaudación y de como esto, podría influir en el proceso que está llevando la reforma fiscal.

¿Por qué votó a favor de la exoneración privada en el proyecto del plan fiscal?

En Costa Rica no debería haber un trato distinto entre educación pública y educación privada. Si la educación pública estuviera cumpliendo, plenamente, a cabalidad, entonces yo entendería que se le de un trato diferenciado a favor de la educación pública. Pero hoy no es así. Hoy, la educación privada viene a suplir una función que no está cumpliendo la educación pública, entonces no es justo que se le penalice si le está levantando la carga la educación pública.

¿Rompe ese voto con la línea de la fracción del PUSC?

No. Además quiero que los que me ven y me escuchan sepan que yo presenté mociones mías al respecto. La moción 299, 300 y 301. Es decir, lo de ayer no fue una ocurrencia, no fue una salida. Si no qué yo había presentado mociones en ese sentido. Como ví que había una mayoría en ese momento, que de alguna manera representaba mi sentir entonces aproveché. Eso fue lo que sucedió.

¿Sin embargo, la fracción habló de apoyar la reforma fiscal que presentaba el texto sustitutivo.

No, no, no, no. La fracción, se comprometió a votar a favor en la comisión el texto sustitutivo. Y ese texto sustitutivo lo votamos afirmativamente y de hecho se aprobó. En ningún momento dijimos que íbamos a retirar las mociones nuestras que contradijeran el texto sustitutivo. Las mociones nuestras que en nuestra opinión mejoraban el texto sustitutivo se mantenían y se van a pelear a capa y espada.

Esta reforma, así como estaba en el texto sustitutivo ya tenía un rendimiento que la OCDE había calificado de insuficiente. Este voto de ayer (22 de agosto) le resta ¢26.000 millones anuales. ¿Cómo se suple ese monto?

En mi opinión se suple con reactivación económica y por eso es que nosotros hemos sido insistentes en ese tema. Creemos que el país, para que se reactive económicamente necesita profesionales de primer nivel y un pueblo educado. Si nosotros le quitamos fuerza a la educación, nos vamos a estar un tiro en el pie. Entonces nosotros creemos, nuestra receta siempre ha sido en el PUSC siempre se han resuelto los temas financieros y fiscales, a punta de crecimiento económico. Vea usted que siempre hemos entregado las arcas llenas, a pesar de que en múltiples ocasiones las hemos recibido vacías.

Ustedes entregaron un documento al gobierno pidiéndole justamente reactivación económica para votar a favor del texto sustitutivo pero, ¿hay algún proyecto específico de ustedes y de usted particularmente busque esta reactivación?

Claro, presentamos un proyecto, no recuerdo el número en este momento. Lo presentamos la semana pasada junto con la fracción del PIN, buscando la reactivación económica y eliminando la informalidad. Ese proyecto lo que busca es darle incentivos a las empresas que están naciendo para que tengan descuentos en el pago del impuestos sobre la renta y en lo que se paga a la Caja en los cuatro primeros años de vida.

Otro ejemplo, estamos reconstruyendo un proyecto de educación dual tratando de mejorar lo que hay hasta el momento. Otro ejemplo, dentro del texto sustitutivo va una norma, cuya patente es nuestra, que permite a las empresas deducir las pérdida que tengan las empresas en los primeros tres años, en años posteriores. Esa norma no estaba en el texto anterior, nosotros hicimos esa propuesta en el primer día de mociones y el Poder Ejecutivo, nos complace decir que tomó la moción nuestra y la metió en ese texto sustitutivo. Esos son tres ejemplos, de ideas completas para la reactivación económica.

¿Tienen contabilizado, este proyecto que presentaron con el PIN cuánto va a producir por año?

No.

¿Cómo no volverse irresponsable al empezar a quitarle pedacitos a este proyecto que ya de por sí, es débil? ¿Qué podría pasar si se sigue recortando?

La gran responsabilidad y quiero que los costarricenses entiendan la responsabilidad con la que tomamos esto. El PUSC votó no solo el texto sustitutivo que es la base de todo esto, sino que se mantuvo incólume en el momento del tema de canasta básica. El PUSC no es responsable de lo que pasó con el tema de canasta básica. Ahí nos mantuvimos nosotros y no caímos enamorados en los cantos de sirena del populismo de algunos partidos políticos. No pasó como pasó en otros casos que fracciones con varios miembros en la comisión, se dividió. El voto de nosotros fue certero y estuvimos ahí.

Nosotros no somos responsables de ese 0% de la canasta básica, pero el partido (PUSC) estaba preparado con un plan B, que es la moción 799. Esa moción, puede no solamente rescatar el tema de canasta básica sino que busca un consenso entre partidos políticos. Nosotros esperamos jalar a los extremos y buscar un consenso para devolver la canasta básica, devolver la trazabilidad, darle recursos al gobierno y buscar la armonía acá en la Asamblea Legislativa.

Hablando con don Erwen Masís, jefe de fracción del PUSC, él decía que esto no está escrito en piedra y que cuando usted votó por exonerar la educación, le tocó decidirlo en el momento en comisión, porque usted había presentado mociones sobre la misma línea, que no fue necesariamente una decisión de partido pero que las cosas no son definitivas. ¿Podría cambiar esa decisión en el plenario, como igualmente podría cambiar canasta básica?

No hay nada que esté escrito en piedra. Cuando se votó el tema de canasta básica, yo dije que podíamos buscar consenso y acuerdos. Nada está escrito en piedra. Hay una premisa que no es correcta, todavía pueden cambiar muchas cosas en la comisión. El tema de canasta básica puede cambiar en la comisión.

Efectivamente quedan mociones por verse...

Quedan mociones por verse. Han estado reportando como si las cosas estuvieran escritas en piedra y no es así. La gente está muy exaltada, el tema de impuestos es difícil, la situación económica es difícil, no hay plata y cuando se reportan cosas como si estuvieran escritas en piedra, eso no contribuye a la negociación que se está dando. Es un proceso de negociación y hasta que no se haya votado la última moción no termina.