Por: AFP .   3 marzo
El canciller de Hacienda de Gran Bretaña, Rishi Sunak, asiste a una conferencia de prensa virtual en el número 10 de Downing Street en el centro de Londres el 3 de marzo de 2021, siguiendo su presupuesto anterior.
El canciller de Hacienda de Gran Bretaña, Rishi Sunak, asiste a una conferencia de prensa virtual en el número 10 de Downing Street en el centro de Londres el 3 de marzo de 2021, siguiendo su presupuesto anterior.

El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, presentó el miércoles más ayudas para proteger a las empresas y los puestos de trabajo frente a las restricciones contra el coronavirus y la primera tímida medida para mitigar la enorme deuda generada por estas generosas políticas.

Medida faro de la acción gubernamental, el sistema por el cual el Estado corre con el 80% de los salarios ―con un límite de 2.500 libras ($3.500, 2.900 euros) mensuales por persona― de los empleados que no sean despedidos pese al parón de la actividad, será prolongada cinco meses hasta finales de septiembre, anunció Sunak en la presentación de su ley de Presupuesto ante el parlamento.

La subvención se reducirá a 70% en julio y a 60% en agosto y septiembre. Aunque el desempleo aumentó a 5,1%, frente a 3,9% antes de la pandemia, los economistas coinciden en que se habría disparado sin estas ayudas.

También continuará un apoyo similar para los trabajadores autónomos, y las ayudas a las personas con bajos o ningún ingreso se prolongarán durante seis meses.

"Seguiremos haciendo lo que sea necesario para apoyar a los británicos y a las empresas en este momento de crisis", subrayó Sunak.

Estas medidas agregarán 65.000 millones de libras (unos $90.000 millones) a los más 280.000 millones ya gastados este año por el ejecutivo de Boris Johnson, y sumarán un total de 407.000 millones de libras (unos $570.000 millones) desembolsados desde el principio de la pandemia para mitigar los efectos de confinamientos y otras restricciones en la economía británica, sometida además a la presión del reciente Brexit.

Subida de impuesto ante la deuda

País más golpeado de Europa por la COVID-19, con más de 123.000 muertos, el Reino Unido está en su tercer confinamiento nacional desde principios de enero.

El próximo lunes debe emprender una muy progresiva desescalada que comenzará con la reapertura de las escuelas pero no permitirá la apertura de locales de ocio nocturnos o eventos multitudinarios hasta finales de junio.

Es también uno de los países desarrollados que ha sufrido la mayor caída de su PIB, un 9,9% en 2020. Y como consecuencia del tercer confinamiento, la previsión de crecimiento para 2021 se vio reducida a 4% en lugar del 5,5% estimado en noviembre, anunció Sunak.

Las generosas ayudas del gobierno han sido posibles gracias a las bajísimas tasas de interés del crédito. El Banco de Inglaterra mantuvo en febrero su principal tasa en el mínimo histórico del 0,1% y los economistas esperan que opte por los tipos negativos como ya hizo el Banco Central Europeo.

Pero, con más de 2 billones de libras, la deuda británica se disparó a casi 100% del Producto Interior Bruto (PIB), su mayor porcentaje desde 1960.

En este contexto, Sunak, un conservador probrexit defensor de la ortodoxia presupuestaria hasta que estalló la pandemia, anunció medidas para reducir la deuda, que dijo prever de 97,1% del PIB en 2024 y 96,8% dos años después.

Devolver los créditos será "el trabajo de muchos gobiernos durante muchas décadas", lanzó ante los diputados, dejando claro que una vez que la economía esté "en vías de recuperación, tendremos que empezar a arreglar las finanzas públicas".

No es momento aún de grandes subidas de impuestos que podrían cortar de raíz la recuperación, reconoció el ministro.

De momento, su ejecutivo se limitará a aumentar el impuesto de sociedades al 25% de aquí a 2023 aunque las pequeñas empresas seguirán pagando el actual 19%, precisó.

Ayudas a cultura, ocio y restauración

Durante la pandemia, el gobierno británico ha bajado impuestos, con recortes al IVA de alimentos, vivienda y ocio que se mantienen de momento. También elevó el umbral a partir del cual se pagan impuestos en las compras inmobiliarias, lo que ha ayudado al sector de la construcción.

Entre las medidas presentadas el miércoles, Sunak anunció un nuevo fondo de 410 millones de libras ($572 millones) para apoyar a las instituciones artísticas, la mayoría de las cuales se han visto obligadas a permanecer cerradas durante el último año, así como a los clubes nocturnos y centros de conferencias.

Otros 150 millones libras se destinarán a salvar los pubs y los restaurantes, uno de los sectores más duramente golpeados por confinamientos y restricciones.