Por: María Fernanda Cisneros.   28 octubre, 2017

Islandia cuenta con uno de los ingresos per cápita más altos del mundo y aún así quiere replicar la estrategia costarricense de atracción de turistas.

Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), afirmó que Costa Rica está en los ojos de este y otros países del mundo.

Aun así, destaca que el país debe buscar el desarrollo de su población y atraer más inversión, más allá de las zonas costeras.

Otro reto es que debe ‘tomar al toro por los cuernos’ y regular de alguna forma el servicio brindado por plataformas como Airbnb.

A continuación, un extracto de la entrevista con Rifai, tras su participación en la conferencia internacional Planeta, Personas, Paz (P3), realizada en el país.

 Secretario OMT: Costa Rica tiene el reto de atraer inversión más allá de las zonas costeras
Secretario OMT: Costa Rica tiene el reto de atraer inversión más allá de las zonas costeras

¿Cómo ve el resto del mundo a Costa Rica?

Islandia es un país en el norte de Europa, en el polo norte, un ambiente muy frágil y extremadamente sensible, en los visitantes y su ambiente. Estuve ahí por primera vez y ¿sabe lo que me dijeron? Están viendo a Costa Rica.

“Un país como Islandia, uno de los países más ricos del mundo en ingreso per cápita, que tiene todo los medios para hacerlo por sí mismo, está respetando a un país tan pequeño como Costa Rica, quieren conocer su experiencia y aprender algunas lecciones. Eso le dice cuánto respeto hay del mundo sobre Costa Rica”.

¿Qué ha hecho bien el país?

Costa Rica ha tenido éxito en hacer dos cosas. Uno, tiene las políticas correctas con la gente y la sostenibilidad. Dos, ha logrado construir su reputación alrededor de esto. No es suficiente hacer lo correcto, también hay que asegurarse que el mundo sepa que usted lo está haciendo”.

¿Qué retos persisten?

Uno de los problemas en relación con la sostenibilidad de Costa Rica es que hay que hacer que la gente entienda que la sostenibilidad no es solo el ambiente.

“Por supuesto que el ambiente es importante, pero también la gente y deben tratar de conectar ambas. Después de todo, incluso preservar el ambiente no es para el ambiente por sí mismo, sino para mantenerlo para la gente.

“El ministro y el presidente conocen esto, y el Gobierno quiere hacerlo pero debe haber más conciencia en los ojos de la gente.

“El punto número dos es que necesitamos establecer un sistema que motive más la inversión en todo el país y no concentrarla en las áreas costeras o los atractivos naturales tradicionales.

“En cuanto a áreas per cápita, es un país que puede recibir tres o cuatro veces más visitantes que su propia población. Y esto no es solo porque puede recibir más visitantes, sino porque las comunidades de áreas dispersas también deben ser beneficiadas”.

¿Qué incentivos pueden aplicarse para motivar la inversión?

Cuando hablamos de incentivos y conectarlos al sector privado, –ya sea que lo admitamos o no– hay que traducirlos en recompensas financieras.

“Debemos redistribuir y rediseñar nuestro sistema fiscal de forma tal que, por ejemplo, si un hotel va debajo de un 80% de empleabilidad de costarricenses, pierde descuento. A nivel local, si una empresa u hotel emplea más de 60% o 70% de personas del barrio, tendrá un incentivo.

“Deben pensar en los objetivos. El Gobierno debe pensar qué quiere hacer. ¿Quiere distribuir turismo en las áreas rurales, quiere preservar la energía o el ambiente, quiere emplear más gente? Ok, entonces define cinco o seis incentivos y dice: yo daré incentivos a las personas que me ayuden a lograr estos objetivos”.

¿Cómo afrontar el crecimiento de plataformas digitales, como Airbnb?

El problema con esto es que no podemos detenerlo, pero tampoco podemos ignorarlo.

“Tradicionalmente, los hoteles quisieran pararlo, los gobiernos quisieran ignorarlo. Eso no funciona. Usted tiene que abordar el tema y tomar el toro por los cuernos. Lo que debe hacer es traer esta actividad bajo control.

“En Barcelona o París, el 75% del alojamiento se hace a través de estas plataformas. Puede no ser tan grande acá, pero pronto va a ser más grande, porque este 75% era solo 36% hace cinco años. Está moviéndose muy rápido.

“Lo que usted necesita hacer con esto, es llegar a algún tipo de acuerdo con estas plataformas como Airbnb. Decirles, yo quiero que usted me diga cuáles son los apartamentos que usted alquila, tienen que brindar información.

Primero, hay que imponer algún tipo de impuesto. No tiene que ser como los impuestos hoteleros. Dos, tienen que tener algún tipo de inspección para garantizar que haya una higiene y seguridad mínima en estas instalaciones”.