Por: Gerardo Ruiz R..   9 julio, 2015
El embajador Stafford Fitzgerald Haney dijo que Estados Unidos y Costa Rica están en un punto clave de su relación bilateral.
El embajador Stafford Fitzgerald Haney dijo que Estados Unidos y Costa Rica están en un punto clave de su relación bilateral.

El nuevo embajador de Estados Unidos, Stafford Fitzgerald Haney, viene con un mensaje claro: el gobierno del presidente Barack Obama pretende que Costa Rica asuma un liderazgo mayor en Centroamérica en ámbitos como el comercial, la integración regional y la lucha contra la inseguridad y el narcotráfico.

Según el diplomático, un hombre de negocios de 46 años, nativo de Tennessee y experto en economía Internacional, el país tiene lo que se necesita para asumir ese liderazgo regional, y Estados Unidos está dispuesto a cooperar para aumentar las capacidades de Costa Rica en materias como el desarrollo educativo y profesional de su mano de obra, las energías limpias y la atracción de más inversión directa proveniente de empresas privadas estadounidenses.

En perfecto español, “Fitz” Haney conversó de esos temas con EF. Lea a continuación un extracto de la entrevista concedida el miércoles 8 de julio.

¿Por qué Estados Unidos tardó dos años para enviar a su nuevo embajador?

-No duró dos años en nombrar. Me nombraron exactamente hace un año, el 8 de julio, pero el proceso nuestro es un poco complicado. El presidente Barack Obama nomina pero el Senado debe aprobarlo. El proceso toma tiempo, igual que hay política complicada aquí, también la hay en Estados Unidos.

Entonces tuvo bastante tiempo para enterarse del contexto costarricense ¿qué es lo que más le llama la atención del país?

-Además de la belleza del país y de la calidez de la gente, hace como 20 años yo venía a Costa Rica en varias veces. Yo trabajé en México y creo que venía por las mismas razones por la que la gente está viniendo hoy en día, porque hay mucha oportunidad de hacer negocios aquí. Creo que toda América Central es uno de los mejores lugares para hacer negocios de los Estados Unidos. Entonces, eso me llamó mucho la atención. Mi background son los negocios y espero poder ayudar a Costa Rica a que las empresas de los Estados Unidos vengan a invertir más acá.

¿Cuál va a hacer el norte de su gestión desde la Embajada?

-Estamos en un momento clave para la relación entre Costa Rica y Estados Unidos. Costa Rica yo creo que tiene la oportunidad de ejercer un liderazgo mucho mayor del que ha ejercido en el pasado en la región y espero trabajar con el Presidente Solís y con su Gobierno en ver cómo nosotros podemos trabajar juntos para mejorar toda la región.

”En segundo lugar me parece que el desarrollo económico es muy importante también y la gestión de cómo mejorar la competitividad de Costa Rica y cómo ayudarla a mantener el nivel de competitividad que ha tenido con mucho éxito.

Pero ese éxito también quiere decir que Costa Rica está a otro nivel. No está en competencia con Guatemala u Honduras, sino con países como Israel, entonces es otro nivel del juego.

Entonces, quiero trabajar con el gobierno, con los costarricenses para ver cómo nosotros podemos mejorar y mantener la competitividad que Costa Rica tiene y yo creo que también es importante ver que Costa Rica tiene la posibilidad, y yo creo en esto, de ser una fuente de innovación para la región”.

Ya que hablamos de negocios, la inversión extranjera directa hacia Costa Rica ha disminuido. Sabemos que la mayoría de esa inversión viene de Estados Unidos ¿qué tiene en mente la Embajada para mejorar la competitividad nacional? ¿Hay algún plan en específico?

-Creo que nosotros estamos trabajando en áreas técnicas con el Gobierno de Costa Rica y los retos que el país tienen no son un secreto. Yo ya hecho acercamiento con mucho del sector privado y lo que están diciendo en cuanto a la competitividad es que hay retos en infraestructura, costo energético, burocracia y también en la percepción de derechos de propiedad intelectual.

Y entonces nosotros, en cuanto a programas existentes, ya estamos trabajando en esto. Obviamente no podemos dejar de lado el tema de seguridad. Yo nunca empiezo por el tema de la seguridad, porque creo que la relación entre ambos países es mucho más amplia e importante que la seguridad.

¿Cómo se le puede sacar más provecho al Cafta?

-Primero, hay que reconocer que Costa Rica y los Estados Unidos se han beneficiado. Creo que esto toca un punto muy importante para nosotros ahorita. Costa Rica ha aprovechado mucho el Cafta, si no me equivoco el año pasado fue el segundo país en cuanto a intercambio bilateral con los Estados Unidos entre los miembros de Cafta.

”Pero si se ven los números de intercambio entre Costa Rica y los otros países de Centroamérica, casi no existe. Entonces, el intercambio comercial entre los demás países es muy importante y debe dar oportunidad de profundizar un poquito los beneficios de Cafta. Sé que es muy importante y uno de los retos del presidente Solís sobre cómo Costa Rica puede amplificar los beneficios económicos que ha traído Cafta. En cuanto a los tipos de negocios, creo que las PYMES se podrían aprovechar de un mejor intercambio entre los países de la región.

Hace unos meses, cuando el presidente Obama visitó Panamá, pidió a los países de Centroamérica que se unan más, pero parece que las aduanas son un problema para alcanzar esa unión comercial ¿Cómo puede contribuir Estados Unidos a que la región logre ese objetivo después de años sin avances claros?

-Tenemos que hacerlo en fases, yo creo que una integración completa de la noche a la mañana no va a ocurrir. Pero podemos empezar a trabajar juntos mejor con sistemas de software y de computación que en Estados Unidos sabemos cómo implementar y con los que podríamos ayudar a Costa Rica, que está liderando el proceso. Tenemos en el Programa de Seguridad de Centroamérica, y hay que tomar en cuenta la seguridad también.

Estados Unidos respalda las intenciones de Costa Rica de sumarse a la OCDE ¿Qué cambios espera ver su gobierno en la región centroamericana de alcanzarse ese objetivo?

-Es muy importante en el proceso político de un país alinearse con las políticas de un club como la OCDE. También sirve como ejemplo que es posible que un país de la región se pueda unir a este grupo.

En cuanto a los beneficios para la gente, creo que, como lo hemos visto en el Cafta, en materia de telecomunicaciones y seguros, siempre y cuando haya comercio libre y abierto y la gente tenga la oportunidad de mejorar en un sistema abierto es bueno.

China ha profundizado su presencia en Costa Rica y en la región ¿Siente usted que los chinos han ido ganando espacios y quitándoselos a los Estados Unidos en Latinoamérica?

-Quitando espacios no. Nosotros vemos a China como una oportunidad para todos. Es la segunda economía más grande del mundo y siempre y cuando respeten las leyes y haya una plataforma de igualdad en la que todos podamos trabajar juntos, es una cosa buena. El presidente Solís dijo el año pasado que es muy importante que Costa Rica tenga mayor diversidad en sus relaciones comerciales y nosotros estamos de acuerdo. La llegada de China a América Latina no tiene que ser una cosa mala, sino que podría ser una cosa buena para todos, como hacer crecer el mercado y generar más oportunidades para Costa Rica y la región. Pero, estamos de acuerdo con el Gobierno de Costa Rica en que hay que respetar las leyes y tener un proceso transparente y abierto. Eso es muy importante. Entonces, siempre y cuando es así, bienvenido.

¿Podemos prever un salto en la cooperación Estados Unidos-Costa Rica en el ámbito de energías limpias, especialmente en gas natural e hidrógeno?

-Es una de las áreas donde Estados Unidos podría aprender mucho de Costa Rica por la labor fenomenal en cuanto a energía renovable y hay una oportunidad tanto de negocios y política.

En cuanto al gas natural hay un paso que hay que dar. No lo veo tan cercano como otras cosas que podríamos hacer. Pero es otro ejemplo de que si los países de Centroamérica trabajaran más de cerca, a lo mejor podríamos hablar, porque un mercado de 5 millones de habitantes, como el de Costa Rica, es muy diferente a uno de 43 millones. Las inversiones que habría que hacer para traer el gas natural a Costa Rica no tendrían tanto sentido como si se hicieran para todo Centroamérica.

Primero hay que aprobar una ley en los Estados Unidos para poder exportar gas natural.

¿Cuál es el futuro de la cooperación en educación?

-Yo siempre digo que la oportunidad del intercambio educativo es un ganar ganar. Es una cosa que estamos trabajando con el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Banco Interamericano de Desarrollo para ver cómo se pueden dar becas a costarricenses que quieren estudiar en Estados Unidos en ciencias y matemáticas. El intercambio estudiantil y la capacitación son muy importantes para ambos países.