Por: AP y AFP.   7 enero
En esta foto de archivo, tomada el 6 de enero de 2019, una sección de la valla fronteriza entre EE. UU. Y México reforzada en el área de Otay Mesa, condado de San Diego, vista desde Tijuana, en el estado de Baja California, México. Fotografía: AFP.
En esta foto de archivo, tomada el 6 de enero de 2019, una sección de la valla fronteriza entre EE. UU. Y México reforzada en el área de Otay Mesa, condado de San Diego, vista desde Tijuana, en el estado de Baja California, México. Fotografía: AFP.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acudirá el jueves a la frontera con México, anunció su portavoz, en un nuevo intento por presionar al Congreso en las negociaciones sobre el muro, que han forzado el cierre parcial del gobierno estadounidense.

El mandatario "viajará a la frontera sur el jueves para reunirse con los que están en la primera línea de la seguridad nacional y de la crisis humanitaria", dijo sin más precisiones la portavoz, Sarah Sanders, en un tuit.

Enzarzado en una guerra con los demócratas que mantiene el cierre parcial del gobierno desde hace más de dos semanas, Trump subrayó que no renunciará a una petición: el desbloqueo de más de $5.000 millones para edificar el muro que prometió en campaña para luchar contra la inmigración clandestina.

"Tenemos que construir el muro. Se trata de la seguridad de nuestro país (...) No tenemos otra opción", añadió el domingo, afirmando que si se desbloquean las negociaciones está dispuesto a que la valla sea de acero en vez de hormigón.

Los demócratas, que tomaron el control de la Cámara de Representantes tras las elecciones de medio mandato, han reiterado su oposición al financiamiento de ese muro que consideran "inmoral", costoso e ineficiente.

Cerca de 800.000 funcionarios federales se han visto afectados por el cierre parcial del gobierno.

Trump, anunció que este martes se dirigirá a la nación acerca de la situación en la frontera con México y su demanda de un muro, que considera fundamental para impedir la inmigración ilegal peligrosa.

El mandatario, quien está forcejeando con los demócratas en el Congreso por la financiación del proyecto del muro, escribió en su cuenta de Twitter que hablará al país a las 21:00 p.m. locales sobre lo que llamó “la crisis de la Seguridad Nacional y Humanitaria en nuestra Frontera Sur”.

Presiones por el cierre

Con el cierre federal en su tercera semana, muchos republicanos observaban nerviosamente desde las márgenes mientras centenares de miles de empleados federales seguían sin recibir paga y el cierre afectaba las vidas de estadounidenses comunes.

Trump ha propuesto construir la barrera con acero en lugar de concreto, presentándolo como una concesión a las objeciones demócratas a un muro sólido. A ellos “no les gusta el concreto, así que les daremos acero” .

Pero los demócratas han dejado claro que consideran un muro inmoral e inefectivo y prefieren otros tipos de seguridad fronteriza financiadas con los niveles ya acordados.

Funcionarios de la Casa Blanca reiteraron el pedido de fondos de Trump en una carta al Capitolio tras una reunión celebrada el domingo con altos asesores del Congreso, dirigida por el vicepresidente, Mike Pence, que arrojó pocos avances. La misiva del director interino de la Oficina de Administración y Presupuesto, Russell Vought, solicitó financiamiento para una “barrera de acero en la frontera suroeste”.

La Casa Blanca señaló que la carta, así como los detalles proporcionados durante la reunión, buscaban responder a las preguntas de los demócratas sobre la solicitud de fondos. Los demócratas, por su parte, dijeron que el gobierno no ha presentado aún un presupuesto completo sobre cómo gastaría los miles de millones que pide. En su campaña presidencial, Trump prometió que México pagaría el muro, algo que el país vecino rechaza.

La carta incluye una solicitud de $800 millones de dólares para “necesidades humanitarias urgentes”, un reflejo de la creciente inquietud sobre la llegada de migrantes a la frontera, una cuestión planteada por los demócratas durante las reuniones, indicó la Casa Blanca. El documento recoge algunas demandas existentes como fondos para camas en centros de detención y agentes de seguridad, que ya fueron criticadas por el Congreso y podrían enfrentar la resistencia de legisladores demócratas.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tiene intención de aprobar leyes individuales para reabrir las agencias gubernamentales en los próximos días, empezando por el Departamento del Tesoro para asegurar que la gente reciba sus devoluciones de impuestos. Con esto se busca aumentar la presión sobre los senadores republicanos, algunos de los cuales están cada vez más nerviosos por la duración del cierre del gobierno.