Por: María Luisa Madrigal.   18 febrero

La última semana estuvo llena de cambios para el Ministerio de Hacienda. El ministro Rodrigo Chaves presentó una nueva propuesta para reducir el déficit fiscal, la deuda pública y reactivar la pausada economía nacional, mientras casi de manera simultánea, distintas direcciones y los dos viceministerios, sufrieron cambios en sus cabeceras.

Entre la salida de varios funcionarios de la institución, destacan los dos viceministros (ingresos y egresos), el director general de Aduanas y el director de Tributación. Estos cambios vienen junto con un discurso de cambio y modernización del ministerio por parte de Chaves.

Los pasos que deberá seguir Hacienda son varios. Primero, deberá ejecutar un mejor manejo en la recaudación de impuestos, una reducción en la evasión, un cumplimiento asiduo de la regla fiscal, todas estas tareas con herramientas que el ministerio ya tiene a mano. Finalmente, las nuevas cabezas de Hacienda deberán modernizar sus formularios e integrar sus sistemas.

Para todos los puestos, el Gobierno ya nombró a sustitutos. La cercanía con el ministro, así como su disponibilidad para trabajar para esos ejes son dos puntos fundamentales que garantizarán, o no, el efecto positivo de los cambios.

(Video) ¿Qué significan los cambios en Hacienda y podrían afectar al contribuyente?

Ajustes

El 1 de julio del 2019 entró a regir, finalmente, la reforma fiscal. Esta fue la primera reforma tributaria que se aprobó en el país en más de dos décadas, después de que en el camino fracasaran varias iniciativas en la misma línea.

La entrada de la nueva ley significó casi de manera inmediata, más dinero en las arcas de Hacienda, que estaba (y continúa) urgida de capital. También significó más control y en consecuencia, más procesos para ejecutar en los distintos departamentos.

Los movimientos de personal afectan las dos grandes áreas que componen el Ministerio: ingresos y gastos. En la primera, además, de la salida de Vladimir Villalobos como viceministro, quien será reemplazado por Juan Gerardo Alfaro, las dos direcciones que generan esos ingresos sufrieron cambios.

La Dirección General de Tributación (DGT), donde se manejan las cargas de Renta, Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) y otros cobros de impuestos internos, dejó de ser manejada por Carlos Vargas, en su lugar llegó al puesto Priscila Zamora. Mientras que la Dirección de Aduanas, que grava todas las importaciones y exportaciones, será ahora manejada por Gerardo Bolaños —por tercera vez en el puesto— tras la salida de Juan Carlos Gómez.

"Tras la reforma fiscal entran dos cambios importantes en el país: más impuestos y una reducción en los gastos estatales, en consecuencia, las personas que están en los viceministerios y direcciones tienen que ser congruentes con esas ideas. Tiene que venir gente comprometida con esto” explicó German Morales, socio director de Grant Thornton.

Herramientas a utilizar

Las herramientas para las nuevas cabezas en el manejo de los ingresos son los nuevos impuestos ya aprobados, mientras que del otro lado, el respeto a la regla fiscal es el principal paso para el control de los egresos. Pero además, Rodrigo Chaves anunció cuatro medidas bajo la misma línea: no proponer más impuestos y no generar más desempleo.

Esas propuestas se resumen en reducir la evasión fiscal, un planteamiento directamente asociado con las direcciones de tributación, aduanas y el viceministerio de ingresos, además del recorte al gasto público, que es una competencia directa del viceministerio de egresos y acuerpada por la regla planteada en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9635). En este tema el Gobierno ya ha tenido que enfrentarse a pulsos por hacer cumplir.

Además, Chaves habló de otros dos puntos. Primero, reemplazar deuda cara con deuda barata y después, hacer pagos extraordinarios u amortizaciones. Para estas dos últimos aristas, el ministro dio atisbos de dónde se conseguirá ese dinero, que son los superávits de algunas instituciones y las utilidades de otras.

¿Y el contribuyente?

Estos ajustes garantizarán la modernización del Ministerio de Hacienda, según explicó Chaves en un comunicado dado a conocer por la institución después de los cambios de personal. Es justamente en la conectividad y en la calidad de los servicios informáticos del pago de impuestos donde se destaca uno de los principales cambios que deberá realizar el ministerio para lograr esa modernización.

“Al llegar al Ministerio de Hacienda anuncié que una de mis primeras prioridades era valorar y conformar un equipo de trabajo. El anuncio de hoy culmina esa prioridad de gestión (...) Ellos tienen absolutamente claro que nuestro compromiso es modernizar Hacienda, simplificar la interacción entre los contribuyentes y el Ministerio, reducir la evasión, controlar el gasto y bajar la deuda nacional”, manifestó Chaves.

"El Ministerio de Hacienda tiene que buscar que todo sea el electrónico, para esto, eliminar el papel y la visita a la entidad tributaria es importante”, añadió Morales.

En esa línea, uno de los cambios importantes para el contribuyente podría darse en los formularios de declaración. La integración del sistema en los distintos impuestos es un tema necesario y tardío según Morales, además de la automatización de los distintos documentos que permitan rapidez y que los impuestos sean fáciles de pagar.

Finalmente está la seguridad de los datos. Hacienda deberá garantizar que los datos del contribuyente no solo sean fáciles de dar, sino que estén seguros. Una prueba de cómo funcionará el nuevo equipo de Hacienda será con la próxima entrada del cobro del 1% del IVA para los productos de la canasta básica, el próximo 1 de julio del 2020.