Por: Andrea Hidalgo.   15 enero

El 14 de enero la junta directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) aprobó una nueva inyección de ¢142.887 millones para que las entidades bancarias las utilicen como facilidad especial de financiamiento a mediano plazo (ODP).

Para acceder a este nuevo crédito Los intermediarios deberán demostrar que las condiciones de crédito que ofrecerán con estos recursos ofrecen menores tasas y mejores condiciones. Fachada del Banco Central de Costa Rica (BCCR). Foto: Rafael Pacheco
Para acceder a este nuevo crédito Los intermediarios deberán demostrar que las condiciones de crédito que ofrecerán con estos recursos ofrecen menores tasas y mejores condiciones. Fachada del Banco Central de Costa Rica (BCCR). Foto: Rafael Pacheco

El Central anunció mediante un comunicado de prensa que este monto adicional fue aprobado con el objetivo de proveer a los intermediarios regulados por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) de financiamiento en moneda nacional a mediano plazo y bajo costo, condicionado a que trasladen esos recursos, en condiciones también favorables, a los hogares y empresas afectados por la pandemia de la COVID-19.

La línea de crédito especial de mediano plazo para las entidades financieras fue enviada a consulta el pasado 2 de setiembre del 2020 y recibió el aval de la Junta Directiva del Central en la sesión de este jueves 14 de enero.

Rodrigo Cubero, presidente del BCCR, explicó en una entrevista a EF el pasado jueves 7 de enero, que el país enfrenta un estancamiento del crédito por segundo año consecutivo.

Ante esta situación, se ha requerido que el BCCR coloque mejores condiciones de liquidez en el mercado para facilitar el otorgamiento de crédito, además de la líneas a disposición de los intermediarios financieros.

“El estancamiento del crédito es un factor al que hay que ponerle lupa, por eso hemos venido manejando la política monetaria y financiera para enfrentar algunos de los problemas que son consecuencia del estancamiento”, agregó Cubero en la entrevista.

Esta sería la segunda línea de crédito que abre el Central para las entidades financieras en los últimos tres meses. El pasado 3 de setiembre la entidad aprobó la inyección de ¢700.000 millones.

Sin embargo, según informó la entidad emisora, el pasado 16 de diciembre concluyó el proceso de aprobación de los planes en los que 22 de las 44 entidades financieras en el país pidieron recursos de la facilidad especial de crédito, por un monto global de ¢575.267 millones.

Once bancos, nueve cooperativas, una mutual y una financiera presentaron planes ante el Central para recibir la inyección especial de liquidez y dinamizar el crédito privado en condiciones favorables de cara a los primeros meses del 2021.

Para redistribuir los recursos restantes para completar el monto total de los ¢700.000 millones aprobados originalmente se realizó una consulta a las 22 entidades a las que se les aprobaron planes, esta reveló una demanda adicional total de recursos por ¢267.620 millones.

Fue por esta razón que la junta directiva del BCCR estimó oportuno y conveniente incrementar la facilidad por un monto de ₡142.887 millones para poder satisfacer la demanda adicional revelada adicional que manifestaron tener las entidades.

De acuerdo con el comunicado de prensa la junta directiva analizó que dicho incremento permitiría canalizar recursos crediticios adicionales al sector privado en apoyo de la recuperación económica del país y la estabilidad de su sistema financiero.

Por otra parte, estimaron que el aumento requerido tendría un efecto apenas marginal en la inflación.

“La inflación se mantendría dentro del rango de tolerancia para dicha variable, definido en la programación macroeconómica. Por lo tanto, no se afectaría el cumplimiento del objetivo de una inflación baja y estable” advierten las autoridades del Central en su comunicado de prensa.