Por: María Esther Abissi.   16 marzo, 2018

Entre junio del 2017 y marzo del 2018, las tasas de captación de depósitos electrónicos del Banco Central a través de la plataforma de Central Directo, se han ajustado hasta 400 puntos base, obligando al mercado de certificados de depósito a mover sus tasas.

También se afectaron otros instrumentos de liquidez; como el mercado de dinero y las recompras en el mercado de valores.

El Central ajustó sus tasas desde junio del año pasado cuando reactivó la plataforma para lograr transmitir los efectos de los aumentos de la Tasa de Política Monetaria (TPM) al mercado, También lo hizo ante posibles presiones inflacionarias.

De este modo, los depósitos a plazo de Central Directo a 180 días pasaron de pagar 3,67% anuales en junio, a pagar 8,10% en febrero y 7,80% en días más recientes de marzo de este año.

Por su parte, los bancos públicos a marzo ofrecen una tasa de 6,44% por el mismo plazo, mientras que los privados ofrecen una de 5,76%, según el promedio elaborado por el Banco Central.

A 360 días, mientras el Central capta a 7,8%, los bancos públicos siguen ofreciendo la misma tasa que hace ocho meses de 6,44%, mientras que en los privados en un rendimiento de 5,76% desde diciembre de este año, 200 puntos base debajo de Central Directo.

El resto de plazos tuvo comportamientos similares al alza.

Pese al estrujamiento, el sector bancario parece haber parado de reaccionar ante el aumento de las tasas y esto puede estar ocurriendo por varios factores, entre ellos, que los bancos sientan una presión que todavía pueden manejar ya que no todos los clientes prefieren o pueden invertir en el Banco Central, a pesar de que el rendimiento es superior.

Pasar las inversiones al Central implica varios trámites, entre ellos, tener una firma digital tanto para personas como para empresas

En las entidades bancarias, generalmente para el mismo producto solo piden tener una cuenta dentro de la entidad.

La competencia de las tasas está principalmente concentrada en entidades financieras que tienen necesidades de muy corto plazo.

Freddy Quesada, Gerente de INS Valores, explicó que aunque las tasas de los bancos no han mostrado mayores aumentos de tasas en los últimos tres meses, los efectos del mecanismo se han trasladado al mercado de corto plazo del sector financiero; como fondos de liquidez, mercado de dinero y recompras.

En esos instrumentos se ha visto más pronunciadamente en estrujamiento por tasa.

“El Banco le subió el costo al mercado de liquidez y afecta a quienes la necesitan al corto plazo, el costo de financiarse se incrementa” aseguró Quesada.

De esa manera, las entidades con necesidades de liquidez tienen dos opciones: pagar caro por el dinero que necesitan, o cubrirse mediante líneas de crédito.

Según el comentario de la economía nacional, publicado el 2 de marzo de este año por el Banco Central, el comportamiento de las tasas de interés del sistema financiero en general manifiesta no solo los ajustes en la TPM, sino también la mayor presión del financiamiento interno neto requerido por el Gobierno Central.

Los intentos del Central por mantener el premio por invertir en colones para que la moneda nacional no quede rezagada frente al dólar, por el aumento de las tasas internacionales, ha hecho también que el efecto de las tasas se demuestre en los saldos de sus depósitos a plazo.

Entre diciembre y enero, los saldos de Central Directo pasaron de ¢29.851 millones a ¢133.079 millones, un crecimiento porcentual de 345%.

Durante el mismo período los saldos de captación del sistema bancario registraron un crecimiento de 0,4%, pasando de ¢5,5 billones a ¢5,6 billones.

Sin embargo, se debe tomar en cuenta que la cartera del sistema bancario es mucho más grande, antigua e incluye las captaciones de todas las entidades del país.

Aunque el volumen que maneja el sistema bancario es sustancialmente mayor, lo que paga el Central por las captaciones sigue ganando la partida en rendimientos.

Sería de esperar que el comportamiento se mantenga durante este año, especialmente porque según el Programa Macroeconómico del Banco Central, la tasa de política monetaria subirá hasta el nivel que sea necesario para evitar presiones inflacionarias y cambiarias.

Según Mauricio Hernández, gerente de Prival Advisory and Strategy, si se toma en cuenta el monto anunciado para captar en el mercado este año por Hacienda y el Banco Central, es considerablemente superior al del año anterior, además de que se espera que el control de la inflación y de la liquidez estén muy presentes en la política económica de este año.

Lo esperado es que el Central capte en el corto plazo, aunque las entidades bancarias preferirían que fuera al largo plazo, eliminando así la competencia directa y favoreciendo la naturaleza del negocio de los barcos, que es el corto plazo.