Finanzas

Confianza de los consumidores registró un leve aumento, pero la mayoría sigue pesimista

Consumidores se mantienen negativos en cuanto a política económica y capacidad de compra

Para el tercer trimestre del 2021 el índice de Confianza del Consumidor (ICC) incrementó cinco puntos porcentuales (p.p.), es decir que por cada consumidor optimista hay dos pesimistas.

Pese a que la confianza aumentó en comparación con la medición anterior (hace tres meses) el Índice se posicionó en 38,6 puntos en agosto en una escala del 1 al 100, esto refleja pesimismo hacia la economía nacional.

Este comportamiento es similar al que vivió el pasado durante el 2018.

El grupo de pesimistas disminuyó de 38,4% a 26,4% y los optimistas aumentaron de 7,1% a 12,3%

De acuerdo con el investigador Jhonny Madrigal el aumento de la confianza pudo estar incentivado por varios factores, pero principalmente por las medidas tomadas por el gobierno en torno al COVID-19, desde inicios de setiembre del 2020, para retornar al funcionamiento habitual del país en diferentes áreas, tuvieron un impacto positivo.

“Es factible asumir que, aún bajo un contexto de pesimismo, estas acciones generaron una actitud positiva hacia la esperada reactivación económica del país, al tratar de fortalecer la producción, el empleo, el intercambio comercial entre otros” dice el informe.

Además, los investigadores a cargo consideran que el acelerado proceso de vacunación fue un factor positivo para mejorar la confianza.

El 4,7% de los costarricenses aseguran que en términos de política económica se está haciendo un buen trabajo mientras que el restante 69,3% expresan una disconformidad con el trabajo realizado.

Estos resultados muestran que, si se compara con tres meses atrás, existe un deterioro en la valoración hacia la política económica, pero también una mejora en lo referente a lo social.

En lo que respecta al ingreso familiar, el porcentaje que espera ingresos menores que los del año pasado disminuyó de 33,4% a 26,3% en los últimos tres meses. De igual manera, el grupo de quienes esperan una mejor capacidad de compra disminuyó de 41,1% a 35,7%

“Se afirma porque esas son las magnitudes en las que los consumidores esperan que el ingreso familiar crezca menos que el aumento de los precios, respuesta que revela una mejora. En general, puede deducirse que la situación económica personal, comparada con tres meses atrás, es más positiva que negativa”, expresó el informe de la Escuela de Estadísitica de la UCR.

Adicionalmente el 75,2% afirma que son malos tiempos para comprar casa, cifra que es similar a la de tres meses atrás, por lo que esta valoración se mantuvo estable. En el caso del carro, actualmente 83,9% dice que son malos tiempos para comprarlo y hace tres meses esa magnitud también era similar, por lo que también se mantuvo estable. En ambos casos, los datos revelan una valoración negativa hacia la compra de bienes duraderos, situación que es similar a la de tres meses atrás.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.