Por: Andrea Hidalgo.   23 marzo
Hotel Campo Verde es uno de los sitios que se ha decidido aportar por turismo. Imagen con fines ilustrativos. Fotos cortesía
Hotel Campo Verde es uno de los sitios que se ha decidido aportar por turismo. Imagen con fines ilustrativos. Fotos cortesía

En el proceso de reactivación de la economía nacional entidades públicas, privadas y organismos internacionales han habilitado herramientas y recursos no reembolsables a uno de los sectores productivos más afectados por la pandemia, esto con el objetivo de que se recupere lo antes posible.

EF identificó las diferentes entidades que ofrecen servicios de este tipo en el país.

Actualmente el Instituto Nacional de Turismo (ICT) junto con el Instituto de Desarrollo Rural (INDER) se unieron para generar un programa que le brinde apoyo gradual al sector turismo durante la reactivación económica.

La estrategia se denomina ‘Motor Rural’ y consiste en un fondo de apoyo económico que pretende ayudar a mujeres emprendedoras del sector turismo golpeadas por la crisis.

En total ambas instituciones pondrán ¢300 millones en un fondo concursable no reembolsable. De acuerdo con la oficina de prensa del ICT este apoyo económico se entregará en montos de ¢5 millones para cada empresa ganadora y pretende impactar 60 iniciativas diferentes. Con respecto a los pasos para completar su ejecución estos serán anunciados en el perfil oficial de Facebook del Inder.

Otra entidad que tiene la disposición de un fondo de apoyo concursable es la Promotora de Comercio Exterior (Procomer). A través de programa Crecimiento Verde, donde brindan fondos no reembolsables a empresas exportadoras que tengan un impacto positivo en su productividad, y variables ambientales como el uso de agua, el uso de energía y la gestión de residuos, entre otros.

Hasta la fecha Procomer ya ha realizado varias ediciones de concursos, pero el pasado 17 de marzo abrió la convocatoria nuevamente de fondos no reembolsables. Estos proyectos consisten en prácticas más sostenibles que van en línea con lo que los mercados internacionales exigen, de esa manera hacen competitivas a las empresas de cara a su internacionalización.

Crecimiento Verde, se realiza en conjunto con la Fundación CRUSA y el BID, se trabajan diferentes indicadores, acreditaciones e inclusive certificaciones sostenibles para la disminución de costos en las empresas al incorporar estas mejoras prácticas, y el aumento en sus exportaciones ya sea de servicios o productos.

Pedro Beirute, gerente general de Procomer, explicó que una base productiva ambientalmente responsable y de calidad certificada, así como la adopción temprana de tecnologías, son factores que pueden promover un sector productivo y empresarial más innovador, sostenible y competitivo, con una estructura sólida que les permitirá a las empresas crecer e incursionar o aumentar su presencia en mercados internacionales.

Las personas pueden participar con proyectos que requieran asesoría técnica, adquisición de equipo, certificaciones e innovaciones. Sin embargo, para ser parte de este proyecto las empresas deberán cumplir con algunos requisitos como ser una pyme, estar al día con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), contar con el Diagnóstico Único Exportador de Procomer y ser exportadora o con potencial para realizar ventas en el exterior.

Las pymes que resulten ganadoras podrán obtener hasta $12.000 para el desarrollo de sus proyectos.

Adicional a estas medidas las entidades bancarias se han comprometido a ejecutar planes de apoyo económico para las empresas del sector turístico, además dentro de los planes de ejecución de la línea de crédito especial concedida por el Banco Central, más del 70% de los desembolsos han sido utilizados para readecuaciones de créditos.

De todas las entidades financieras que recibieron la facilidad de crédito del Banco Central de Costa Rica, solo el Banco Promérica ya realizó el total de desembolsos.

Esta entidad también formó una alianza estratégica con Eco Business Fund y la asistencia técnica de Green LAC Consulting Group para poner a la disposición de sus clientes una especie de ‘caja de herramientas’ en las que abrió la posibilidad de que sus clientes se especializaran en cinco áreas.

El objetivo según Jonathan Sánchez, jefe de relaciones de banca corporativas para Promerica, es que los dueños de emprendimientos del sector turismo no solo tengan ayuda en términos económicos, sino que ejecuten acciones que les permitan crecer de manera sostenida durante el proceso de reactivación gradual.

La idea es que esta caja de herramientas ayude a las empresas del sector turismo asegurar su competitividad, su sostenibilidad y una adecuada gestión de riesgos tanto para su supervivencia durante la pandemia, como para la recuperación y el crecimiento posterior a la crisis.

Esta solución cuenta con 29 herramientas agrupadas en 5 ejes, el primero es el de nuevos enfoques y nichos de negocios, para aquellas firmas que perdieron su clientela habitual y requieren innovar para atraer más mercados. El segundo eje es bioseguridad, confianza y sostenibilidad, esto en el caso de las pymes que requieren certificaciones para un mejor posicionamiento en mercados internacionales.

El tercer eje está dirigido para las empresas que tienen todas las herramientas para hacer crecer su negocio, pero no cuentan con estrategia de comunicación y mercadeo, por lo que facilitan estrategias y profesionales que les acompañan en la ejecución de este tipo labores.

El cuarto eje está enfocado en tecnología para energía, el agua y el control antiviral, para aquellas pymes que desean alinear sus acciones con principios sostenibles. Finalmente el quinto eje está relacionado a otras acciones para recuperar ingresos y contener gastos, en el cual se les brinda una asesoría muy cercana con una persona de la institución bancaria que permitirá abrir espacios de conocimiento.

Karim Ben Amar, CEO del Hotel Le Camaleon en el Caribe, argumentó que este tipo de ayudas le permitieron dar un segundo paso en el proceso de reactivación de su hotel, además explicó que conforme Promerica le ofrecía ayuda, él a su vez iba observando los pequeños vacíos que tenía su empresa y logró entonces mejorar para la atracción de clientes.

Otras iniciativas

Recientemente con el cambio del reglamento de los fondos de inversión de Capital de Riesgo (FICR) se abrió una puerta adicional para el que el sector hotelero continúe su proceso de reactivación a través de esta fuente de financiamiento alternativa. Sin embargo, actualmente no hay fondos que puedan ser utilizados para este tipo de inversiones.

La aprobación del Reglamento para este tipo de fondos en noviembre del 2020 abrió las puertas para la creación de instrumentos financieros que permitan impulsar el crecimiento de pequeñas y medianas empresas en Costa Rica.

Además el Gobierno preparó una tercera redacción del proyecto para crear el fondo de avales y garantías de ¢180.000 millones, el cual respaldaría créditos bancarios a las empresas afectadas económicamente por la pandemia.

Sin embargo, el expediente se encuentra desconvocado de la agenda legislativa desde principios del mes de diciembre, cuando el Gobierno lo retiró de la lista como medida de presión para que los diputados aprobaran un crédito de $250 millones del BID que finalmente se perdió.