Por: María Fernanda Cisneros.   12 noviembre
Foto: Jorge ARCE / EF
Foto: Jorge ARCE / EF

El Gobierno inició la venta de los nuevos eurobonos por $1.500 millones.

El libro de las negociaciones se abrió la mañana del martes 12 de noviembre, y a partir de ese momento los inversionistas interesados empezaron a publicar sus órdenes.

La negociación se cierra este mismo martes y se paga dentro de cinco días, afirmó Antonio Pérez, director comercial de Mercado de Valores.

Tal y como se venía especulando, el Gobierno salió al mercado con un bono con vencimiento al 2031 (11 años plazo, con vencimiento al 19 de febrero de ese año), y también reabrió el bono ya existente con vencimiento al 2045.

El rendimiento en el que inició la negociación fue de 6% y 7%, respectivamente.

Cerca del medio día, los nuevos eurobonos se cotizaban a rendimientos que rondaban el 6,375% para el vencimiento al 2031 y 7,375% en el caso de la reapertura del 2045.

La demanda alcanzaba los $6.000 millones, principalmente para el bono con vencimiento a once años plazo, con un rendimiento entre 6,25% y 6,50%, afirmó Freddy Quesada, gerente de INS Valores (11:25 a.m. de Costa Rica).

Al término de la negociación en el mercado primario se asignaron $1200 millones al bono con vencimiento al 2031, con un rendimiento de 6,25% y $300 millones a la reapertura del 2045, a 7,25%.

Ahora estos bonos empiezan a transarse en el mercado secundario.

Según el economista y asesor financiero Douglas Montero, era probable que ambas emisiones salgan al mercado con tasas de interés y rendimientos acordes al mercado y a las condiciones actuales de Costa Rica.

Montero recordó que es probable que, a la hora de la colocación, se haga un descuento en el precio relativo de los bonos, es decir, se venda por abajo del 100% de su valor facial. Esto se haría para que el instrumento logre tener una tasa relativamente baja, pero ofrezca al inversionista un rendimiento mayor.

El proceso de colocación está a cargo de los bancos asesores HSBC y Citi.

La movida de reabrir el bono con vencimiento al 2045 es calificada como una buena decisión por parte de la Tesorería Nacional.

Este bono tiene en sus arcas $1.000 millones, con una tasa facial de 7,158%, y es probable que le sumen $500 millones provenientes de la nueva emisión que se negocia este martes.

“Con eso logran una estructura de vencimientos (de la deuda) a largo plazo”, afirmó Pérez.

Por su lado, Melvin Garita, gerente de BN Valores, explicó que “la apertura del Costar 2045 pareciera obedecer a la necesidad de darle más liquidez a esa emisión, con lo cual se mejora la formación de precios y la información que puede obtener respecto a cómo ve el mercado las emisiones de largo plazo costarricenses”.

¿Es común reabrir un bono, como se hace en este caso con el 2045? Según Montero, en el mercado de bonos soberanos lo es.

Esta opción “permite aumentar la emisión de una manera relativamente más segura porque el bono ya tiene condiciones conocidas en cuanto a tasa y plazo, así como comportamiento en el mercado”, explicó Montero.

La nuevos eurobonos llegan en un momento en el que las tasas de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos (a un plazo de 10 años) han tendido al alza entre octubre y los primeros días de noviembre. Pasaron de 1,52% a 1,94%, en el último mes (del 8 de octubre al mismo día de noviembre).

Sin embargo, a lo largo del año han caído. El rendimiento en el arranque del 2019 fue de 2,66% y ahora se ubican en 1,94%.

El que los bonos del Tesoro hayan incrementado recientemente “sin duda afecta el costo, porque a los emisores les piden un spread sobre tesoro, por lo tanto si el tesoro sube el costo también”, anotó Quesada, de INS Valores.

¿Porqué sube el rendimiento del Tesoro? La posibilidad de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y los resultados de empresas han promovido un ambiente de “relajamiento” entre los inversionistas, los cuales abandonan los activos refugio y se buscan activos de mayor riesgo, añadió Quesada.

¿Cuál es el proceso de la negociación?

El libro de ordenes realiza un levantamiento de apetito inicial, con el cual se mide el apetito y profundidad del mercado, explicó Garita. Este paso puede tardar hasta el mediodía del lugar en el que se forme el libro.

Luego, se revisa el rendimiento de la emisión y se definen las referencias finales de la colocación.

Los oferentes en la fase inicial tienen la opción de mantener su intención inicial o salirse del negocio, todo esto dependerá de cuánto cambien las condiciones respecto a la apertura inicial, añadió Garita.

Una vez que se reciban todas las ofertas en el plazo acordado, el banco colocador dará a conocer los rendimientos definitivos.

Noticia en desarrollo

Esta nota se modificó posterior a su publicación en el año de vencimiento del bono a 11 años.