Finanzas

Cuatro hitos de las criptomonedas que marcaron su paso por el 2021

Los criptoactivos tienen mucha volatilidad por lo que las personas involucradas en este ambiente deben entender bien los riesgos

A lo largo de los últimos dos años el confinamiento y la necesidad de digitalizar las transferencias y los activos le permitió las criptomonedas desarrollarse hasta penetrar los sistemas económicos tradicionales.

Actualmente mientras algunos gobiernos intentan encontrar una manera de convivir con su apogeo sin ahogar al sistema financiero, otros crean sus propios monedas digitales para competir contra los criptoactivos y también está el caso de El Salvador que decidió adoptar el bitcóin (principal criptomoneda) como moneda de curso legal en el país sin importar los riesgos.

En setiembre El Salvador decidió adoptar el bitcóin como moneda de curso legal. El país centroamericano se convirtió en el primero a nivel mundial en dar dicho paso.

El presidente Nayib Bukele aseguró que la adopción del bitcóin facilitaría el envío de remesas al país y permitirá que la economía crezca.

Desde entonces el país ha atravesado por una serie de retos pues no cuenta con la infraestructura tecnológica para que toda la población tenga una cobertura y pueda transar monedas en sus compras de todos los días.

Ricardo Castañeda, coordinador para El Salvador del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), explicó las incógnitas y la opacidad crecieron junto con el anuncio de la adopción del bitcóin como moneda de curso legal.

Cuatro meses después de la aprobación del reglamento el país aún atraviesa una serie de retos e incertidumbre en su proceso de adopción. El principal, la alta volatilidad de la criptomoneda y los riesgos que representa para el lavado de dinero en el país.

El 6 de agosto el presidente del Banco Central de Costa Rica, Rodrigo Cubero, aseguró a través de un ensayo investigativo que la entidad se mantiene vigilante sobre la evolución de las criptomonedas en Costa Rica.

Aunque texto aclara que son reflexiones personales del autor, describe también la respuesta de las autoridades y el enfoque que hasta ahora ha seguido el BCCR en relación con el tema.

“El enfoque del Banco Central es, pues, uno de tolerancia vigilante: se tolera la existencia y circulación de los criptoactivos, y se da espacio a la innovación tecnológica para permitir el surgimiento de la industria fintech, y a la vez se da seguimiento continuo a su evolución”, reseña el artículo.

En cuanto al gravamen de estos activos el ministerio de Hacienda aseguró que por el momento no hay ningún reglamento para gravar específicamente las criptomonedas, pero cada contribuyente tiene la obligación de reportar sus ingresos y tributar sobre ellos.

Carlos Valverde, socio de Deloitte Legal y Fabio Salas, socio de impuestos y servicios legales, explicaron que en Costa Rica la determinación de cuál es la moneda de curso oficial corresponde a la Asamblea Legislativa. Es decir, sería por vía legal que una moneda podría introducirse en la economía costarricense.

Específicamente, según el artículo 42 de la Ley Orgánica del Banco Central, la unidad monetaria del país es el colón.

Un hito importante sobre el mundo de la criptomonedas surgió en octubre cuando por primera vez en la historia y después de muchos intentos, Wall Street le abrió las puertas al bitcóin a través de un ETF.

El primer fondo de inversiones indexado (ETF) al bitcóin debutó este 18 de octubre en la bolsa de Nueva York, y muchos participantes del mercado de criptoactivos ven en este nuevo producto un mecanismo para popularizar las monedas digitales.

Los ETF expuestos al bitcóin existen en Asia, Canadá y en Brasil, pero es la primera vez que se abre uno en la principal plaza financiera del planeta.

Luego del anuncio de “Bito” (el primer ETF de Wall Street indexado al bitcóin) y la apertura del mercado tanto la cotización de los bitcóin como del fondo indexado aumentaron su valor.

Actualmente Bito sigue rompiendo récords en términos de cotización y precio de liquidación.

Los Bancos Centrales a nivel mundial decidieron intentar alcanzar o tomar la delantera de las criptomonedas por lo que empezaron a crear sus propias monedas digitales.

De acuerdo con la calificadora de riesgo Moody’s la cantidad de países que desarrollan monedas digitales por parte de sus bancos centrales ha aumentado drásticamente a medida que aumenta las preferencia de los consumidores por los pagos digitales.

Desde el inicio de la pandemia, el número de países que investigan, desarrollan o prueban monedas digitales para bancos centrales (CBDC) se ha disparado, señala Moody’s

Algunos bancos centrales vieron este auge como una oportunidad para desarrollar sus propios mecanismos de monedas digitales que no solo fueran amigables con los usuarios, sino que también cumplieran con la misma función de una criptomoneda bajo la regulación de una entidad Central.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.