Por: Andrea Hidalgo.   26 mayo
La educación financiera es clave para buenas finanzas personales y mejorar la calidad de vida. Foto ilustrativa Foto: Albert Marín.
La educación financiera es clave para buenas finanzas personales y mejorar la calidad de vida. Foto ilustrativa Foto: Albert Marín.

Si usted es del tipo de consumidor que tuvo una afectación en sus ingresos durante la pandemia, requirió que hacer arreglos de pago e inclusive se vio obligado a dejar de pagar algunas de las cuotas de sus créditos es posible que su “récord crediticio” refleje este comportamiento.

Pese a que el 2020 fue un año atípico en términos de medidas e inclusive algunas se flexibilizaron para que las personas y comercios pudieran hacer arreglos sin afectar su historial, poco a poco la superintendencia ha ido eliminando esta flexibilización de normas por lo que es posible que algunas de las acciones que antes no tenían repercusión en su hoja de crédito ahora sí tengan un impacto.

Desde el 16 de marzo el Banco Central de Costa Rica (BCCR) y el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) acordaron una serie de normativas de política monetaria y financiera.

En febrero de este 2021 Conassif aseguró que algunas de las medidas especiales se extenderían hasta diciembre, bajo la voluntad de cada entidad bancaria con su deudor.

Entre estas, las prórrogas donde las personas podrán efectuar refinanciamientos y readecuaciones sin necesidad de realizar análisis de estrés de deudores.

Sin embargo, quedará a criterio de cada entidad financiera la oferta de periodos de gracia sin el pago de intereses ni principal de la deuda.

Estos análisis son efectuados por las entidades financieras al calcular variaciones en diferentes niveles en las tasas de interés o el tipo de cambio y de esa manera determinan el eventual comportamiento de la capacidad de pago de los deudores.

¿Cómo revisar su historial crediticio?

Primero es importante aclarar que todas las personas cuentan con un récord crediticio el cual se actualiza mensualmente si tienen una operación que sea supervisada, pero si dejó de pagar uno de sus créditos o tuvo que recurrir a un arreglo de pago, esto quedará en su historial por cuatro años posterior a la cancelación de su deuda.

Ahora bien, si su interrogante es saber cómo y cuándo se puede consultar cuáles son sus pasivos e historial sobre la calidad de deudor usted podrá obtenerlo a través de dos medios.

El primero es su entidad bancaria. Los usuarios del sistema financiero podrán consultar su propia información crediticia registrada en el Centro de Información Crediticia (CIC), a través de las entidades financieras supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Este trámite, no obstante, deberá realizarse de manera personal. Cada persona deberá presentarse en la entidad donde tenga sus operaciones crediticias y con la cédula de identidad solicitar que le brinden su estudio crediticio.

La segunda opción es a través de la página de Sugef. Con está entidad sí se puede hacer de manera virtual, pero el usuario deberá contar con una firma digital.

La Sugef creó el “Reporte Crediticio al Ciudadano”, un servicio en línea con el que puede consultar el resumen de su información crediticia en el sistema financiero costarricense.

Para obtenerlo necesita una computadora, acceso a Internet y un dispositivo de firma digital. Posteriormente solo ingresa al sitio web autorizado y la página le irá dando una serie de pasos que debe completar.

Según la capacidad de pago de la persona, se sitúa en alguno de los cuatro niveles. En general, el nivel 1 es el de un buen deudor que nunca se atrasó o que lo hizo muy pocos días. La persona en el nivel 2 tuvo épocas en las que se atrasó 120 días en esos cuatro años, mientras que quien está en el nivel 3 tiene un comportamiento de pago bien complicado; si está en el nivel 4, aún más, explicó en un Facebook Live, José Álvarez, gestor de riesgo de la Sugef.

¿Cómo se forma mi récord crediticio?

El récord crediticio se calcula en el Centro de Información Crediticia (CIC), con base en los reportes de morosidad que todas las entidades reguladas le reportan durante los últimos 48 meses.

“Es importante que los clientes que cuentan con un crédito de cualquier tipo o tarjeta de crédito paguen sus deudas en las fechas que corresponde y, si tiene algún problema de pago, busque un arreglo o refinanciamiento de la deuda”, agregó Víctor Rodríguez, director de banca de personas del Banco Popular.

María José Acuña, gerente senior de productos de crédito de Scotiabank, advirtió que los clientes son calificados por puntaje de acuerdo con su comportamiento de pago, por lo que si siempre pagan al día todas sus deudas, mayor será el puntaje y mayores son las posibilidades de optar por un crédito en las entidades reguladas. Por el contrario, entre más bajo sea el puntaje, menos probabilidades tendrá el usuario de acceder a nuevos créditos.

La calificación toma en cuenta factores como la situación financiera, los ingresos que percibe la persona y la estabilidad de esas fuentes de dinero.

Por lo anterior, usualmente las entidades financieras solicitan cierto tiempo mínimo de laboral en la misma empresa, además de documentos, como constancia salarial y otros, para conocer el detalle de sus ingresos.

“Si el cliente es responsable con sus compromisos de pago, cancelando en las fechas establecidas, el cliente construirá un historial crediticio que abrirá sus puertas para cumplir metas mayores. Por el contrario si el cliente daña su historial por pagos tardíos o incumplimientos, puedes quedar excluido de nuevos créditos”. Laura Moreno, gerente de relaciones institucionales BAC Credomatic.

Esa nota incorpora la revisión de los antecedentes del deudor y del negocio. Se analizan, asimismo, las variables que puedan afectar la capacidad de pago y la vulnerabilidad ante cambios en las tasas de interés y el tipo de cambio.

Bajo esos criterios, el deudor es clasificado según ocho categorías, que van desde la de menor riesgo (A1) hasta la de mayor nivel de riesgo (E).

Los créditos en el sector comercial (telefonía, supermercados, electrodomésticos, entre otros), no tienen incidencia sobre la capacidad de pago de las personas.

Sin embargo, aunque en el CIC únicamente se verán reportadas las deudas correspondientes a entidades reguladas, las deudas comerciales también pueden ser consideradas por las entidades financieras para establecer la capacidad de pago de los clientes.

La capacidad de pago es el porcentaje de los ingresos que estará comprometido al pago de gastos fijos y deudas, y permite a las entidades financieras determinar qué probabilidad tiene el cliente de hacer frente a las nuevas deudas

¿Puedo mejorar mi calificación antes de los cuatro años?

Si ya tiene uno o varios créditos de diferente naturaleza (consumo, vivienda, tarjetas, entre otros), se atrasó en alguno de los pagos deberá tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para mejorar la calificación en el transcurso de cuatro años o menos.

Si como deudor llegó a un nivel de historial de pago deficiente nivel 3 o 4 (debilidades graves en la capacidad de pago) debe esperar entre 4 y 5 años para mejorar la calificación.

Sin embargo, en los casos de clientes en nivel 1, con un historial de pago bueno, pero que se atrasó algunos días, puede poner al día las operaciones y al mes siguiente va a ver reflejado el cambio en su historial.

Recomendaciones

EF realizó una serie de preguntas a diferentes entidades financieras para conocer algunas de las recomendaciones desde la experiencia para mantener un buen récord de pago en el Sistema Financiero Nacional.

1. Realizar una consolidación es una excelente oportunidad para empezar de nuevo. Analice los factores que lo llevaron tener esos niveles de endeudamiento y genere conciencia sobre qué cosas debería hacer diferente para evitar comprometer sus finanzas, siempre es bueno escribir un par de acciones y revisarlas con cierta periodicidad para saber si se está caminando sobre el rumbo correcto.

Rodríguez del Banco Popular advierte que si la persona tiene dificultades para atender sus compromisos financieros, deberá buscar ayuda y tratar de hacer un refinanciamiento o una unificación de sus deudas a un mayor plazo y una mejor tasa.

2. Realizar una distribución eficaz de los ingresos, será fundamental para la buena salud financiera. Por ejemplo, del total del dinero percibido mensualmente, se recomienda destinar entre un 30% y un 40%, máximo, para cubrir gastos fijos, incluidos en estos, el pago de deudas.

“Hacer una priorización de sus operaciones crediticias; de la mayor tasa a la menor, eso puede ser una guía muy útil pasa saber qué operaciones debe cancelar primero” agregó María José Acuña, gerente de productos de crédito en Scotiabank.

3. Evitar sobreendeudarse aceptando nuevas ofertas de financiamiento y estar al día con los pagos será uno de los consejos base para que cada persona pueda mantener un buen récord crediticio. “Utilice la liquidez producto de realizar la consolidación de deudas para generar un ahorro”, agregó Acuña.