Por: María Fernanda Cisneros.   11 octubre
El plan de salvamento fue anunciado la mañana del 11 de octubre, por el Presidente Carlos Alvarado; Pilar Garrido, la ministra de Planificación (en la fotografía); y Rodrigo Cubero, el presidente del Banco Central. Foto Alonso Tenorio
El plan de salvamento fue anunciado la mañana del 11 de octubre, por el Presidente Carlos Alvarado; Pilar Garrido, la ministra de Planificación (en la fotografía); y Rodrigo Cubero, el presidente del Banco Central. Foto Alonso Tenorio

El Gobierno anunció un plan de auxilio a las personas físicas que enfrentan un sobreendeudamiento (sus gastos superan sus ingresos).

El plan llegará a través de una directriz, y también se presentará un proyecto de ley.

El objetivo principal es dotar de una mayor liquidez a esta población, pero también alentar el consumo en un momento de desaceleración económica.

¿En qué consiste el salvamento?

La directriz del Gobierno permitirá que la población más endeudada del sistema financiero pueda optar por una refundición de deudas.

Este mecanismo consiste en que una entidad financiera compra todas las deudas de uno de sus clientes y las unifica, para que pague una sola deuda, con tasas de interés y cuotas de amortización ajustadas a sus posibilidades económicas.

¿Quiénes podrán optar por el salvamento?

La refundición de deudas está destinada a personas físicas asalariadas que tienen un nivel de endeudamiento mayor al 40%, como proporción de sus ingresos.

El programa incluye tanto a empleados públicos como privados.

¿Cuáles serán las condiciones de los préstamos?

El nuevo crédito tendrá plazos extendidos de hasta 15 o 20 años, con una nueva tasa de interés.

La tasa de estos préstamos será Tasa de Referencia interbancaria (TRI) +5,5 puntos (máximo). Este indicador es calculado por la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras.

Por ejemplo, una persona con una deuda de ¢5 millones con un interés del 20%, paga ¢130.000 al mes, pero con el salvamento del Gobierno pasaría a una tasa del 12% y una cuota mensual de ¢60.000.

¿Cuáles entidades ofrecerán las refundiciones?

De primera entrada, el Banco de Costa Rica (BCR) y el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) serán los encargados de ofrecer estas condiciones a la población. También, el Gobierno invitó a unirse al Banco Popular.

Posteriormente, mediante un proyecto de ley, el Gobierno abrirá la puerta para que la banca privada, cooperativas y resto del sistema financiero puedan unirse a la iniciativa.

¿Si tengo una deuda en otro banco, el BCR y el Nacional pueden hacer la refundición?

Sí, estas entidades comprarán las deudas que el cliente posea en otras entidades financieras, incluidas aquellas en empresas no reguladas por el sistema financiero, como los almacenes comerciales de venta de electrodomésticos, explicó Pilar Garrido, ministra de Planificación.

Lo anterior también implica que las deudas que comprarán los bancos estatales pueden ser diversas: préstamos de consumo, tarjetas, vivienda, entre otros.

¿El salvamento es voluntario?

Sí. El deudor decide si quiere o no optar por una refundición de deudas de este programa, y es quien debe acercarse al banco en busca del salvamento.

Sin embargo, una vez que decide hacerlo debe cumplir con condiciones para recibir la ayuda.

¿Cuáles condiciones debo cumplir al obtener la refundición?

Debe cumplir con dos condiciones. Primero, un plan de educación financiera de tres años. El programa será diseñado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), pero los encargados de impartirlo serán los bancos públicos.

El segundo convenio entre la banca y el cliente que obtiene la refundición es que se congelará la opción de nuevo financiamiento. Es decir, la persona no podrá obtener nuevos préstamos en el sistema financiero formal hasta tanto no amortice el 50% de las deudas.

¿Cuál será la forma de pago de estos préstamos?

Al tratarse de una población con un alto nivel de endeudamiento, los bancos deben buscar formas de resguardar el riesgo. Por lo anterior, las deudas serán deducidas de forma automática del salario de los clientes.

Al mismo tiempo, la directriz estipuló un límite a la porción del salario que puede ser deducido, tomando como fundamento el salario mínimo inembargable estipulado por el Código de Trabajo (¢190.000 correspondientes al salario doméstico).

¿De dónde vendrán los recursos que los bancos prestarán a esta población?

El Gobierno habilitará el camino para que los bancos públicos puedan solicitar préstamos blandos y para lograrlo se reformará el artículo 4 de la Ley N° 1644 Ley Orgánica del Sistema Bancario Nacional.

La propuesta es eliminar el texto de este artículo que indica: “Los instrumentos financieros subordinados o los préstamos subordinados, así como las obligaciones y los derechos que de ellos emanen solo podrán ser adquiridos o contratados por bancos multilaterales de desarrollo o por organismos bilaterales de desarrollo”.

El objetivo es ampliar la posibilidad de que estos bancos obtengan recursos más allá de organismos multilaterales o bilaterales, e inclusive puedan captar deuda subordinada.

“Se busca que tengan recursos frescos, pero no implica riesgos para los bancos”, afirmó Garrido.

¿Se quiere ampliar la información que existe sobre las deudas del consumidor?

Sí, el Gobierno presentará un proyecto de ley que buscar ampliar la información que el sistema financiera tiene sobre las deudas que posee cada consumidor en entidades reguladas o no.

Para lograrlo, se propone ampliar la base de datos a la que tiene acceso el Centro de Información Crediticia (CIC), de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Esto mediante la adición de un artículo (133 bis) a la ley 7558, Ley Orgánica del Banco Central.

Este centro es el que dice cuál es el nivel de endeudamiento de una persona, a quién le debe y cuál es su historial de crédito.

Por ahora, el alcance está limitado a las entidades reguladas, por lo que están excluidas casas comerciales que financian la compra de electrodomésticos y empresas dadoras de créditos que no forman parte del perímetro de Sugef.

Con la creación de una nueva base de datos del sector no regulado, se pretende conocer cuál es el nivel de endeudamiento real de la población.

¿Qué se desconoce del plan de salvamento?

El Gobierno hizo pública su iniciativa de salvamento sin dar a conocer todavía la directriz o el borrador del proyecto de ley.

Tampoco se entró en detalle sobre cuáles serán los requisitos que se solicitarán a la población que acuda a los bancos en busca del salvamento, más allá de contar con un nivel de endeudamiento del 40% de su ingreso y ser asalariado.

Se desconoce si existirá un monto máximo por refundir, es decir hasta qué cantidad de dinero le comprarán al deudor para formalizar una sola deuda.

El Gobierno promete revisar cuáles mejoras regulatorias se deben aplicar para impedir que el nivel de endeudamiento de la población sea tan alto. Sin embargo, por ahora, tampoco es posible conocer qué aspectos de la regulación financiera a cargo de Sugef y el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) pasarán bajo la lupa del Ejecutivo.