Por: María Esther Abissi.   3 diciembre

En momentos de desaceleración económica, es usual ver que el consumo se contrae y también las inversiones.

Sin embargo, hay quienes aún en estos momentos quieren colocar sus recursos en inversiones seguras y confiables, que les permitan obtener rendimientos en el mediano plazo, cuando la época de tasas a la baja e incertidumbre haya pasado.

Por esto, si tiene capital para invertir, lo ideal es que valore todas las opciones de instrumentos que ofrece el mercado y asuma sus inversiones dependiendo del riesgo que desee correr.

Los inversionistas suelen migrar a instrumentos de mediano y largo plazo, dado que, paradójicamente el futuro propone menos incertidumbre que el presente.
Los inversionistas suelen migrar a instrumentos de mediano y largo plazo, dado que, paradójicamente el futuro propone menos incertidumbre que el presente.

Usualmente, una desaceleración económica va a acompañada por una disminución en tasas de interés en prácticamente todos los plazos, sobre todo lo más cortos, que son los que reactivan la economía.

Sin embargo, en la primera etapa de la caída de las tasas, puede aprovechar para invertir en otros instrumentos que no se vean afectados por los movimientos de la coyuntura, pero que le generen un buen rendimiento.

Los depósitos a plazo son los primeros afectados ante la caída de las tasas, porque atienden a los movimientos cortos de la curva de rendimientos, son los menos recomendados para estas situaciones de la economía.

Por esto, los inversionistas suelen migrar a instrumentos de mediano y largo plazo, dado que, paradójicamente el futuro propone menos incertidumbre que el presente.

De acuerdo con Hernán Varela, gerente de Portafolios de Grupo Lafise, en este momento los inversionistas deben buscar instrumentos con una buena calificación de riesgo y de emisores conocidos y con trayectoria, porque son más seguros.

Para esto, los fondos de mediano plazo son una buena opción.

En el último año, los fondos de crecimiento y de ingreso en colones y dólares son los que han arrojado una mayor cantidad de resultados positivos, en términos de rendimiento.

Precisamente, estos son los principales fondos en los que se puede invertir a mediano plazo, dado que tienen vencimientos entre seis meses y un año.

Mientras que el año pasado los fondos de ingreso en colones rendían a un 6,54%, este año lo hacen a un 9,43%.

En el caso de dólares, los rendimientos pasaron de 1,09% a 7,78%.

Los de crecimiento pasaron de 6,78% en colones y -0,10% en dólares, a rendir 8,60% y 6,59%, respectivamente.

En estos instrumentos los montos de inversión inician desde los ¢5.000 y $20.

En el país, la Sociedad de Fondos de Inversión del BAC, el Banco de Costa Rica, el Banco Nacional, el Banco BCT, Ins Inversiones, Multifondos, Mutual Sociedad de Fondos de Inversión, Sama, Prival, el Banco Popular y Scotia Sociedad de Fondos de Inversión tienen productos con estas características.

Según explicó Pablo Montes de Oca, gerente de BN Fondos, aunque muchas personas consideran que cuando se habla de mediano plazo es estar sujeto a este, los fondos de inversión son productos flexibles que se adaptan a las necesidades de los clientes.

“Una inversión con un rendimiento de largo plazo, le permite evitar la renovación de la inversión en un período del ciclo económico en que las tasas de interés se ubiquen en un mínimo”, explicó Montes de Oca.

En momentos de desaceleración, los gestores de portafolio de los fondos buscan diversificarse con diferentes instrumentos y analizan cuáles sectores claves pueden verse más afectados por la coyuntura, como el sector industrial y consumo.

Los anterior aplica especialmente para el caso de fondos accionarios e inmobiliarios.

Opciones dependen del riesgo

Si está dispuesto a asumir poco riesgo, puede mantener una inversión en renta fija, como los bonos del Gobierno, para aprovechar el momento en que las tasas aumenten. Sin embargo, eso puede tardar meses o años.

Los bonos de Gobierno, por ejemplo, son un pasivo que no se ve afectado de forma directa cuando comienzan a bajar las tasas de interés, al igual que las acciones, pero el rendimiento no es tan alto.

Actualmente, un bono del Gobierno de Estados Unidos, con un vencimientos a cinco años ofrece un rendimiento cercano al 1,66%.

Mariela Alvarado, directora de Inversiones y Depósitos de Scotiabank, explicó que normalmente, se tiende a pensar que cuando ocurre un evento económico adverso, las inversiones deben quedar a la vista y destinadas a emisores con una calificación de riesgo más sólida.

Sin embargo, esa decisión queda sujeta a que el inversionista acepte un rendimiento más bajo.

Para Alvarado, la clave está en qué tanto riesgo esté dispuesto a asumir el cliente.

“En este momento, las tasas están a la baja como una medida de estímulo, por lo que los inversionistas deberán aceptar rendimientos bajos; mientras que quienes toleren un nivel de riesgo mayor preferirán activos de renta variable, que presentan un potencial de crecimiento mayor, pero con más volatilidad”, admitió Alvarado.

Según explicó, no es posible asegurar la duración de la desaceleración, ni qué tan bajo será el nivel al que lleguen las tasas, porque depende de la evolución que tengan las medidas de corrección.

Por esto, lo recomendable es que por muy pequeña que sea la inversión, la persona se informe para tomar una decisión bien fundamentada.