Por: María Fernanda Cisneros.   14 octubre
El Banco Nacional se traza una meta de eficiencia para el 2022 del 55%, mientras el Gobierno le estipuló un 52% para el 2021. Foto: Rafael Pacheco
El Banco Nacional se traza una meta de eficiencia para el 2022 del 55%, mientras el Gobierno le estipuló un 52% para el 2021. Foto: Rafael Pacheco

El presidente Carlos Alvarado quiere que la banca pública mejore el margen de intermediación financiera y la eficiencia operativa para el 2022.

Sin embargo, la meta podría haberse trazado más que optimista en el caso del Banco Nacional.

El Gobierno espera que la eficiencia mejore al 52% al 2022, pero el banco espera rondar el 55% o inclusive un poco más un año antes.

¿Ve posible lograr la meta propuesta por el Presidente?

El plan estratégico del banco se trazó la meta de llegar al 55% al 2021. Es difícil.

Se lo explicamos mucho al Gobierno, de que en realidad, ¿en qué está el banco? Siempre nuestro compromiso es que las tasas domésticas sean las más bajas del mercado, en cualquier actividad y por mucho.

¿Cuál es el interés entonces de que se reduzca?

Es un mito de que los márgenes... Es que en realidad el margen financiero de una entidad per se depende de su mezcla de negocios. No depende de que si cobra más o menos tasas de interés.

“Usted lo que debería buscar es que sus tasas activas sean lo suficientemente bajas para que permitan que los proyectos se ejecuten. ¿Cómo logra usted eso? Bueno, hay otra información importante. ¿De qué se compone una tasa? Del costo de los recursos. ¿Y el costo de los recursos por qué está impactado? Por la curva soberana”.

“Entonces, ¿qué es lo primero que hay que hacer para que el costo de los recursos financieros esté más bajo? Que se reduzca la presión de Hacienda”.

“Yo se lo digo a la gente así: ‘Póngase en mi lugar como gerente del banco, Hacienda está captando al 9%. ¿Usted le va a prestar a alguien a menos del 9%?’ Nadie, eso no se puede hacer”.

¿Han tenido dificultades para mejorar la eficiencia?

Llegamos al 63,1%, ahora a junio. Cuesta mucho, no es fácil. De pronto te sale una cosa. Te sale el IVA o te sale otra cosa. Es complicado verdad, pero sí, por eso cuesta cada vez más.

¿Cuál es el mayor reto del banco al intentar ser más eficiente?

Lo que más reta es la optimización de la parte de la red de servicios. Cómo hacer eso sin dejar de atender a nuestra vocación que es todo el país, porque uno puede cerrar oficinas y ya lo alcanza (el nivel deseado por el Gobierno), pero entonces para qué un banco nacional, para qué un banco del Estado.

¿Es un mito que la banca estatal es menos eficiente que la privada?

Así es. Es un mito, porque no se considera la red de servicios que tenemos. No se valora la realidad de las tasas que ofrecemos. La bancarización que tiene este país, es producto de la banca estatal. El que este país tenga una bancarización del 70% y México tiene 20%, la diferencia que eso genera en calidad de vida de las personas es dramático.

Ciertamente sí habían problemas de eficiencia cuando hablamos del año 95, pero eso no es cierto en este momento. La banca estatal tiene y debe que mejorar, en su nivel de eficiencia y tecnología, pero no es la banca más ineficiente del mercado. Eso no es cierto.

Más allá de la meta del Gobierno, ¿cuál es la que se traza el banco para la eficiencia operativa?

"La idea de este año es quedarnos en 62-63, irlo bajando dos o tres puntos por año. Está difícil llegarle al 55 (plan estratégico del banco) al 2021, pero tal vez podemos llegarle 56 o 56,5. Luego de eso, bajarlo medio punto por año, una meta más suavecita.

¿Cómo lograr eso? Inversión en tecnología, automatización de procesos, más con los mismo, más servicios, pero con la misma gente. Ser más productivo. Es básicamente eso, no hay ciencia oculta.

¿En qué están innovando?

Tenemos que invertir mucho en ciberseguridad. Invertimos mucho en equipos que son muy caros. Hay varios socios que tenemos que nos dan aplicaciones de ciberseguridad. Tenemos una muy bonita que es de inteligencia artificial, revisa todas las máquinas y nos dice ‘en la máquina de Gustavo está pasando algo’, genera una alerta. Y así montón de servicios, como los antivirus.

¿Han analizado aliarse a una Fintech?

Se ha valorado. Lo que pasa es que realmente la Fintech es una competencia. Es un tema que está ahí por verse.