Por: María Fernanda Cisneros.   14 noviembre
14/11/2019 Rodolfo Cordero, ministro interino de Hacienda, catalogó de exitosa la colocación de $1.500 millones de deuda externa en los mercados internacionales. A su lado Vladimir Villalobos (izquierda), viceministro de Ingresos, y Melvin Quirós, director de Crédito Público. Foto: Óscar Rodríguez A.
14/11/2019 Rodolfo Cordero, ministro interino de Hacienda, catalogó de exitosa la colocación de $1.500 millones de deuda externa en los mercados internacionales. A su lado Vladimir Villalobos (izquierda), viceministro de Ingresos, y Melvin Quirós, director de Crédito Público. Foto: Óscar Rodríguez A.

Gobierno de Costa Rica acudió al mercado internacional en busca de $1.500 millones, pero recibió ofertas hasta por $7.600 millones.

Los inversionistas que mostraron interés provenían del mercado estadounidense, el latinoamericano, el asiático y el europeo.

El 80% de los inversionistas a quienes se asignó la emisión correspondieron a tenedores de largo plazo, por ejemplo, administradores de portafolio, fondos de pensión y aseguradoras. El resto correspondió a bancos principalmente.

Los inversionistas del mercado costarricense también mostraron interés, con ofertas de entre $200 y $250 millones para ambas series. Al final, se les asignó $70 millones.

“La colocación fue exitosa y comprobamos el apetito que había después de tener cuatro años de no estar en el mercado internacional”, explicó Rodolfo Cubero, ministro de Hacienda a.i. durante una conferencia de prensa realizada la mañana del jueves 14 de noviembre.

Los resultados de la emisión se consideran exitosos, considerando la calificación de riesgo del país y la realidad fiscal, añadió.

¿Cómo se utilizarán estos recursos?

Los recursos provenientes de esta emisión externa llegarán a la caja única del Estado el martes 19 de noviembre.

De entrada, Hacienda utilizará $500 millones para pagar vencimientos del cierre del 2019, principalmente una fecha focal en dólares (miércoles 20 de noviembre, por un monto de $123 millones) y también, para necesidades presupuestarias.

Los $1.000 millones restantes quedarían para el 2020. Destaca que el Gobierno, “en la medida de lo posible” buscará no colonizar los recursos provenientes de la emisión de este martes 12 de noviembre.

Los eurobonos pueden ser utilizados para las necesidades del gasto -inclusive corriente- que tiene el Gobierno y para hacer cancelaciones del mercado, sea fin de año o alguna operación que se considere cara, explicó Cubero.

Hacienda, además, cuenta con los recursos de apoyo presupuestario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un monto de $350 millones y de la Corporación Andina de Fomento (CAF) por $500 millones.

Estos recursos se utilizarán para cambiar deuda interna por externa.

El monto que quede servirá de prefondeo, de tal manera que “nosotros tendremos que ser muy cuidadosos con el uso de los recursos y cuidaremos que nos quede una buena parte para el arranque del 2020”, apuntó Cubero.

“No nos preocupa solo 2020, sino que es ver más allá. Estamos trabajando en 2021, 2022, gracias a los canjes”, explicó Mauricio Arroyo, subtesorero nacional.

Detalles de la emisión

El Gobierno salió al mercado con un bono con vencimiento al 2031 (11 años plazo, con vencimiento al 19 de febrero de ese año), y también realizó una reapertura del bono ya existente con vencimiento al 2045.

Al término de la negociación en el mercado primario se asignaron $1.200 millones al bono con vencimiento al 2031, con un rendimiento de 6,25% y $300 millones a la reapertura del 2045, a 7,25%.

Desde el arranque de la negociación hasta el cierre se redujo en 25 puntos base el rendimiento, aspecto que se atribuye al mensaje dado en las reuniones agendadas con los inversionistas en los días previos a la emisión, dijo Melvin Quirós, director de Crédito Público de Hacienda.

Destaca que el bono con vencimiento al 2031 va a amortizar en tres partes iguales, iniciando en el 2029, 2030 y 2031, de forma tal que el promedio de maduración total es de diez años, aunque deba hacer un pago final en el último año.

La emisión no ha incentivado ninguna volatilidad importante en los precios de los valores que Costa Rica ya tenía en circulación.

Además, Hacienda espera que esto se traduzca en una reducción en la presión de las tasas de interés, menores tasas, y que también ayude a la reactivación económica, comentó Quirós.

Quirós también exaltó que el país requiere más recursos para atender las obligaciones de la deuda, por lo que es necesario contar con los $4.500 millones restantes.

El Gobierno pidió inicialmente $6.000 millones, pero los diputados aprobaron únicamente $1.500 millones para el 2019.

Al respecto, el ministro interino afirmó que el proyecto de ley ya está listo para ser presentado a la Asamblea Legislativa. Sin embargo, se decidió esperar al nuevo ministro para que este sea el que lo presente.

Asimismo, Cubero aprovechó la conferencia para resaltar la labor realizada por la exministra de Hacienda, Rocío Aguilar, con las reformas y cambios que al final, a su criterio, fueron un punto esencial para lograr una emisión exitosa.