Finanzas

Guía de criptomonedas: el activo que penetra las economías rodeado de desconocimiento y pocas regulaciones

El bitcóin, la criptomoneda más utilizada a nivel mundial, tiene su origen en el 2009; su precio al 22 de julio es de alrededor de $32.000

El panorama de las criptomonedas impulsadas por la tecnología blockchain (cadena de bloques) tuvo un gran auge en el 2020 como un efecto más de la pandemia, el confinamiento y la necesidad de digitalizar las transferencias y los activos; pero al mismo tiempo algunos gobiernos intentan encontrar una manera de convivir con su apogeo sin ahogar al sistema financiero.

Costa Rica no es la excepción, cada vez son más los comercios que buscan la forma de incluir dentro de sus sistemas los pagos con criptomonedas. Además desde hace cuatro años el país cuenta con un cajero de bitcóin.

No obstante, con este interés también crecen las oportunidades de engaños y estafas. Las respuestas obtenidas en consultas realizadas por este medio dejaron en evidencia que existe interés en el tema por parte de las personas en obtener o hacer minería conforme crece la popularidad de las criptomonedas.

EF presenta Cripto+, una serie de reportajes en donde explicamos el funcionamiento de las criptomonedas, su inclusión en los sistemas financieros, los riesgos y las formas en se puede ganar o perder.

LEA MÁS AQUÍ

El abecé

El 2009 fue el inicio de uno de los activos digitales que vendría a revolucionar la manera en que se realizan transacciones: el bitcóin, una de las criptomonedas más famosas a nivel mundial. Además existen otras como ethereum o binance coin que mueven un mercado que es cada día más grande y con más cotizaciones.

Las criptomonedas son activos digitales descentralizados, se diferencian de las monedas fiduciarias de los países, es decir, de las emitidas por los bancos centrales o los estados. Al menos por ahora, puesto que El Salvador se convirtió hace poco en el primer país en aprobar el bitcóin como moneda de curso legal, aunque la medida no ha entrado en práctica.

Se pueden comprar a través de fáciles transacciones monetarias o de un proceso llamado minería y sus precios se mueven en gran parte de acuerdo al comportamiento de la oferta y la demanda.

El uso de las criptomonedas está ligado a la tecnología del blockchain, un sistema digital que permite la distribución de información o transferencias a través de “nodos” independientes, que registran y verifican la información del usuario de manera anónima.

Otto Mora, experto en blockchain, señaló que las criptomonedas son solo una de las aplicaciones de la tecnología de cadena de bloques, ya que las oportunidades de negocios digitales se extienden más allá de la minería.

“Está el tema de la tokenización de activos, que agarrás un activo real, una casa por ejemplo, y lo virtualizás y lo montas sobre blockchain. Eso combinado con los smart contracts o contratos inteligentes lo que te permite es hacer modelos de negocios que son completamente digitales”, explicó Mora.

El experto señaló que lo primero que se necesita para transar criptomonedas es instalar una aplicación de monedero en el celular; existen varias opciones ampliamente reconocidas en el mercado.

“Bajás esa billetera, haces respaldo de la llave privada y después de eso tenés que buscar una persona o un comercio que venda los bitcóins. Hay lista de vendedores con cierta reputación y se ponen de acuerdo sobre el precio”, explicó Mora.

Funcionamiento de la tecnología Blokchain

Las aplicaciones de blockchain no se limitan solamente a la minería de criptomonedas.

FUENTE: Douglas Montero    || INFOGRAFÍA / EL FINANCIERO.

Para realizar estos intercambios, ambas partes (vendedor y comprador) deben tener una llave criptográfica, que garantiza seguridad en la transacción y se encarga de rebajar o aumentar las criptomonedas en cada monedero; sin costos de comisión como los que se acostumbran en el sistema financiero tradicional.

Las claves criptográficas deben ser verificadas para realizar las transacciones; además, si el usuario extravía su llave privada (o contraseña) pierde sus criptoactivos.

“La única manera de mover fondos en una cuenta de bitcóin o de ethereum es teniendo la llave privada. La manera más sencilla de pensarlo es que tenés una llave privada y una pública. La pública es como tu cuenta Sinpe, tu IBAN, donde te depositan tus bitcoins o lo que sea; y la llave privada es la clave que maneja esa cuenta”, recalcó Mora.

“La llave privada lo que hace es controlar los movimientos sobre la llave pública. Si se me pierde la llave privada pierdo el control de mis criptoactivos; no habría manera de acceder a tus criptoactivos”, añadió.

Sobre la regulación de este tipo de transacciones en el país, la superintendente general de entidades financieras, Rocío Aguilar, explicó que el ordenamiento jurídico costarricense actualmente carece de alguna norma legal o reglamentaria que otorgue algún tipo de garantía a los usuarios.

“Las personas que realizan ese tipo de transacciones con cualquier tipo de plataformas, sean estas fintech, monederos electrónicos, empresas de cambio de monedas virtuales, entre otros, realizan ese tipo de operaciones bajo su cuenta y riesgo propio”, señaló la jerarca de Sugef.

Volatilidad del mercado

Además de su ligamen con la tecnología del blockchain, una de las características más importantes del mercado de criptomonedas es su volatilidad, es decir, las fluctuaciones en sus precios. El caso más claro es el del bitcóin, que inició el año por encima de los $30.000 e incluso en marzo superó los $60.000; pero luego cayó nuevamente en más de la mitad de su precio.

“Precisamente por ser muy nuevos, los precios pueden subir y bajar rápidamente. Hay que analizar si se está dispuesto al riesgo”, advirtió Douglas Montero, economista especializado en mercados internacionales.

El 22 de julio, el bitcóin se encontraba en un precio cercano a los $32.000, con un comportamiento alcista luego de que el magnate Elon Musk adelantara que existen posibilidades de que Tesla volviera a aceptar bitcoins.

El economista explicó que la fuerte subida que experimentó el bitcóin desde enero del 2021 hace que la gente “no quiera quedarse atrás”, lo que convierte a esta criptomoneda en una de las más cotizadas. La alta demanda genera que sus precios incrementen.

No obstante, factores como las políticas de grandes potencias como China afectan directamente en la cotización de la moneda. Hace algunas semanas experimentaron un fuerte desplome ante el anuncio de medidas restrictivas por parte de China para frenar la minería de criptomonedas.

Sobre la seguridad en las transacciones, relacionada al manejo de datos del usuario, tanto Mora como Montero señalaron que gracias a la tecnología que se utiliza las operaciones dentro de las plataformas de criptomonedas continúan siendo “muy seguras”.

Los riesgos

Si bien existen decenas de criptomonedas, el bitcóin continúa siendo el más utilizado y por ende es una de las que enfrenta más riesgos.

Según Vernán Mesén, corredor de bolsa de Grupo Acobo, existen varios riesgos latentes para esa criptomoneda. El primero de ellos es justamente su regulación, un tema que ha estado en discusión en los últimos años y que supondría cambios en la demanda.

Otro de los riesgos es la mencionada volatilidad del bitcóin, sensible a hechos internacionales. Asimismo, el efecto de la minería sobre el medio ambiente. Por último, también están las monedas ‘meme’, como el dogecoin, especialmente al verse relacionadas con estafas.

Los “memecoins” son criptomonedas creadas bajo el objetivo de ironizar la especulación que rodea al mercado de los activos digitales. Usualmente son buscadas por entusiastas de los activos que buscan invertir en nuevas monedas atraídos por la subida en los precios del bitcóin o el ethereum y con el pensamiento de que las nuevas criptomonedas crecerán de igual forma.

Por esto, comentó Mesén, la inversión en criptoactivos no puede ser un juego y, en cambio, el usuario debe analizar todos los riesgos que conlleva inyectar recursos en cualquier moneda digital; para evitar en la medida de lo posible -y según lo permita el mercado- una pérdida de dinero.

“Si hay algo complicado para una industria naciente es el riesgo reputacional, se está tratando de romper un paradigma y de generar un activo o medio de pago alternativo de lo que conocemos (...), pero en la evolución del desarrollo de monedas han aparecido un sinnúmero de criptomonedas que no tienen ningún proyecto detrás”, comentó Mesén.

Si quiere conocer más sobre el mundo de las criptomonedas, le invitamos a leer los reportajes del especial Cripto+:

Si quiere conocer más sobre el mundo de las criptomonedas, le invitamos a leer los reportajes del especial Cripto+:

Inversionistas de criptomonedas deben tener alta tolerancia a la volatilidad

Autoridades de Costa Rica mantienen una “tolerancia vigilante” frente a las criptomonedas

Diez respuestas para entender el mundo de las criptomonedas y entender sus usos en Costa Rica

Desarrollo de criptomonedas avanza en Costa Rica con poca regulación y muchas áreas grises

Paula Umaña

Periodista de Finanzas. Graduada de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

Andrea Hidalgo

Periodista de la Universidad Internacional de las Américas.