Por: Paula Umaña.   26 marzo
El Ministerio de Hacienda logró colocar un 76% en el primer trimestre del 2021 del monto total requerido a junio. Foto: Rafael Pacheco
El Ministerio de Hacienda logró colocar un 76% en el primer trimestre del 2021 del monto total requerido a junio. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda colocó títulos de deuda interna tasa fija por ¢209.855 millones en 14 puestos de bolsa y con rendimientos más bajos, en la subasta de este viernes. También se colocaron bonos en dólares por un total de $21,7 millones.

Con las colocaciones, el Gobierno logró una rebaja en los rendimientos de 37 puntos base (pbs) y 6 pbs para las series con vencimiento en 2024 y 2028, respecto a la curva soberana.

En dólares, la reducción de rendimientos máxima se situó en 19 pbs para la serie que vence 2030.

En colones la serie con vencimiento en 2024, se asignó con un rendimiento máximo de 5,27%, con vencimiento en 2028 y 2031 con rendimientos de 8,38% y 8,99%, respectivamente.

Por otro lado, la serie en dólares con vencimiento en 2025 se colocó con un rendimiento de 5,73%; mientras que las series en 2027 y 2030 se colocaron con rendimientos de 6,40% y 6,84%, respectivamente.

La asignación en moneda extranjera se realizó entre 11 puestos de bolsa.

Plan de endeudamiento

A la fecha, Hacienda ha logrado captar un monto de ¢1.365.479,85 millones, lo que representa un 76% de la cifra requerida para el primer semestre del año. Con la subasta de este viernes, se cerró el calendario del I trimestre del 2021.

Dos de las calificadoras de riesgo, Standard & Poor’s y Fitch Ratings, reafirmaron en los últimos días la calificación “B” con perspectiva negativa para Costa Rica.

Fitch espera que el Gobierno pueda cumplir con las metas del programa del Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciado recientemente y que a la vez el financiamiento multilateral externo esté listo para aliviar las restricciones de endeudamiento.

S&P, por su parte, señaló que el rechazo del Servicio Ampliado con el FMI o de otras políticas en debate -como el proyecto de Ley de Empleo Público- para mejorar la situación económica podría generar condiciones de estrés en el mercado local, que complicarían el financiamiento para el Gobierno y un deterioro mayor de sus finanzas.